por Alfonso de Terán Riva
mc250.jpg

Siguiendo con mi puesta al día, he visto hace poco PACIFIC RIM. Partiendo de la base de que la peli trata de monstruos y robots gigantes, hay una escena que me llama especialmente la atención. No voy a reventar ninguna sorpresa de la trama (tampoco es que haya muchas), por lo que podéis seguir leyendo aunque no hayáis visto la película.

En la escena en cuestión, un kaiju (monstruo gigante) con alas, agarra al jaeger (robot gigante) con las patas, y se lo lleva a gran altura. Cuando están tan altos que suenan alarmas indicando que el nivel de oxígeno es muy bajo, los pilotos se acuerdan de que el jaeger tiene una espada retractil, y la usan para cortar al kaiju. El bicho suelta al robot, que comienza a caer, y se oye la voz del ordenador diciendo que están a 15.000 metros. Casi al instante el jaeger comienza a calentarse por la fricción como en una reentrada, dejando una estela incandescente.

Lo primero es hacerse una idea de qué supone 15 kilómetros de altura. Veamos, los aviones de pasajeros, vuelan a una altura de crucero de entre 9 y 12 kilómetros. El jubilado Concorde lo hacía a 18 kilómetros. A estas altitudes, la presión atmosférica es muy baja (más o menos, una décima parte de la que hay a nivel del mar), pero aún hay suficiente aire para producir una sustentación con las alas y el empuje adecuado.

¿Puede el kaiju sobrevivir a esa altura? Bueno, es un monstruo alienígena de otra dimensión, así que no sabemos nada de su biología. Hay un caso documentado de un buitre moteado que fue engullido por la turbina de un avión, a unos 11 kilómetros de altura, así que podria ser.

¿Puede volar a esa altura con un jaeger? Esto es más peliagudo. A más altura, como hay menos aire, se necesitan alas de más superficie, o un mayor empuje, para conseguir una sustentación adecuada. Sin datos precisos, sólo podemos comparar las proporciones del kaiju con las de un buitre moteado (ya que sabemos que puede llegar a 11 km de altura). Es difícil conseguir una imagen del kaiju en cuestión con las alas completamente extendidas, y a la vez sin salirse del cuadro. Aún así, da la impresión de que la proporción entre alas y cuerpo, es mayor en el buitre que en el kaiju, aunque no he podido medirlo. En cualquier caso, el monstruo de la película carga un jaeger de miles de toneladas. Si nos fiamos de la wiki de la película, el jaeger (Gipsy Danger) tiene una masa de 1.980 toneladas, y el kaiju (Otachi) de 2.690 toneladas, es decir, el bicharraco está llevando una carga de algo más del 70% de su propio peso. Con estos datos, no parece probable que el kaiju pueda subir a tanta altura. Pero como desconocemos la fuerza muscular del monstruo, pues vamos a aceptar barco como animal acuático (no-premio para el que identifique la referencia).

Hay otro detalle sobre el vuelo del kaiju que llama mucho la atención. Desde que el kaiju comienza a ascender (no cuenta cuando vuela a ras de la ciudad, golpeando al jaeger contra los edificios) hasta que se dice que están a 15.000 metros, pasa menos de un minuto. La cota de altura se menciona una vez que el kaiju ha soltado al jaeger, por lo que en realidad, alcanza más altura en menos tiempo, pero vamos a darles un margen. Ascender 15 kilómetros en un minuto, supone viajar a una velocidad de 900 km/h, es decir, la velocidad de crucero de un avión de pasajeros. Un poco exagerado ¿no? Sobre todo teniendo en cuenta que un avión despegando viaja a menos velocidad, y además, no asciende de forma totalmente vertical.

Bueno, vamos a suponer que el director ha usado el recurso de la elipsis, y en realidad, la ascensión duró más. Imaginemos que la ascensión duró 4 minutos. Eso supondría una velocidad vertical de 225 km/h. El vencejo real es el ave que puede volar más rápido en horizontal, y puede alcanzar los 250 km/h. Pero ojo, no es lo mismo volar en horizontal que ascender con una carga que supone el 70% de tu propio peso. Además, esos 225 km/h que debería alcanzar el kaiju es únicamente la componente vertical. El bicho avanzaba a la vez que ascendía, por lo que su velocidad total debía ser aún mayor. E incluso así, 4 minutos es demasiado tiempo para que los pilotos reaccionen y se acuerden de que su jaeger tiene una espada. Así que, o bien el kaiju es capaz de ascender más rápido que un avión a reacción, o los pilotos son de una incompetencia inadmisible.

Bien, hasta ahora, todo lo que he mencionado, aunque improbable, no es totalmente imposible. Estamos hablando de un monstruo alienígena de otra dimensión, del que desconocemos sus características biológicas. Pero lo que sigue, es una mala ciencia en toda regla.

El jaeger cae desde 15.000 metros de altura, y en seguida se ve envuelto en aire incandescente, debido al calor de la reentrada... ¡Eh! Esperad un momento. ¿Reentrada? ¿Desde 15.000 metros? Esa altura corresponde a la zona baja de la estratosfera. Como ya he mencionado antes, los aviones comerciales tienen una altura de crucero de entre 9.000 y 12.000 metros. Y recordemos que el famoso salto de Félix Baumgartner se hizo desde una altura de 39.068 metros, es decir, más del doble de la altura desde la que cae el jaeger. Y Félix no cayó envuelto en llamas.

Como el propio nombre sugiere, una reentrada se produce cuando un cuerpo fuera de la atmósfera terrestre, vuelve a entrar en ella (siendo puristas, la atmósfera se extiende hasta más allá de algunas órbitas bajas, pero su densidad es tan pequeña que es prácticamente despreciable, salvo por sus efectos a largo plazo). Un cuerpo fuera de nuestra atmósfera, puede alcanzar velocidades inmensas, debido a la ausencia de rozamiento. De hecho, para que un objeto esté en órbita, debe ir a gran velocidad. La ISS, por ejemplo, se desplaza a una media de 28.000 km/h. Si un cuerpo en órbita no frena antes de entrar en la atmósfera (y eso supondría un enorme gasto de combustible para un vehiculo), la velocidad es tan grande que el aire que encuentra a su camino es comprimido muy rápidamente, aumentando drásticamente su temperatura.

En la peli, el jaeger simplemente cae. Y además, comienza su caída dentro de la atmósfera. Así que no tiene ningún sentido ese efecto de reentrada (salvo por que alguien piense que quede molón).

© Alfonso de Terán Riva, (1.357 palabras) Créditos
Publicado originalmente en MalaCiencia el
CC by-nc 2.5