por Alfonso de Terán Riva
COLLISION EARTH: tamaños y distancias

Vamos a retomar COLLISION EARTH, comentando la que considero es la mayor barbaridad de la película. Resulta que a medida que se acerca Mercurio, su campo magnético (producto, recordemos, de su magnetización por parte del Sol, durante su breve conversión en magnetoestrella) va afectando a nuestro planeta. El efecto más espectacular, es que los coches se elevan, hasta perderse en el cielo. Posteriormente, cuando más convenga al guión, caen envueltos en llamas.

Vamos a repasar la física de colegio. Para que un coche se eleve, la fuerza ascendente, que en este caso está producida por el campo magnético de Mercurio, debe ser superior a la fuerza producida por la gravedad terrestre. Una vez iniciado el ascenso, la fuerza gravitatoria va disminuyendo poco a poco, ya que aumenta la distancia entre el coche y la Tierra. Además, la fuerza magnética va aumentando, ya que disminuye la distancia entre el coche y Mercurio. Así que ¿por qué vuelven a caer? Para que eso ocurra, la gravedad terrestre debería aumentar, o el campo magnético mercuriano disminuir, o ambas cosas.

La gravedad terrestre no puede variar de esa manera, así que vamos a ver si pude hacerlo el campo magnético de Mercurio. En la peli se nos dice que el campo es impredecible, pero sin aclarar realmente por qué. Esto, podría ser plausible (si admitimos todo lo demás). El proceso de magnetización de Mercurio tendría que haberse dado sobre todo en su núcleo, ya que es muy rico en hierro. Este núcleo se encuentra fundido, al menos parcialmente. Es precisamente eso lo que explicaría su campo magnético natural (al igual que ocurre en nuestro planeta). Por tanto, tenemos hierro fundido magnetizado, moviéndose por ahí. La mecánica de fluidos es verdaderamente infernal, así que no podemos descartar que las corrientes internas de hierro fundido sean lo suficientemente caóticas como para que el campo magnético mercuriano aumente y disminuya. Así que eso tiene un pase, aunque pillado por los pelos.

Pero (y es un gran pero), como he dicho antes, los coches caen envueltos en llamas. Voy a explicarme bien: no es que exploten al golpear el suelo; es que ya están ardiendo en el aire, según caen. Es decir, en algún momento de su vuelo, simplemente explotan. ¿Por qué? Hace tiempo, a raíz de una escena bastante ridícula, comenté las condiciones necesarias para que un coche explote: el depósito de gasolina debe romperse para que el combustible escape, éste debe evaporarse y mezclarse con el aire en una proporción adecuada, y finalmente debe haber alguna fuente de ignición, como una chispa.

¿Qué rompe el depósito en este caso? ¿Qué produce la ignición? No creo que pretendan hacernos creer que el magnetismo de Mercurio también es capaz de hacer arder la gasolina de un coche, así sin más. No nos muestran colisiones, ni parece que estén incandescentes por una supuesta reentrada (que tampoco sería una explicación satisfactoria). No. Simplemente caen ardiendo, porque sí.

En fin, esta escena supera a la que mencioné anteriormente, en El ÚLTIMO BOY SCOUT, donde un coche explota al caer en una piscina llena de agua. Es digna de Los Simpson.

© Alfonso de Terán Riva, (519 palabras) Créditos
Publicado originalmente en MalaCiencia el
CC by-nc 2.5