por Alfonso de Terán Riva
mc042.jpg
Sistemas operativos gratuitos ¿Novedad?

En el último número de El País Semanal (para los despistados, el suplemento dominical del diario El País) aparece un artículo titulado 25 oportunidades en tiempos de crisis, donde enumera 25 casos en los que la crisis económica actual ha supuesto en realidad una oportunidad o ventaja. El punto 19 se titula Tecnología para geeks, y entre otras cosas, dice lo siguiente:

El netbook ha propiciado que los sistemas operativos, los programas generales que hacen funcionar el ordenador, también se abaraten. Pronto serán gratis. Google ha anunciado el lanzamiento de Chrome OS, que se descargará desde Internet sin pagar un euro.

Bueno, no es que los sistemas operativos pronto serán gratis. Es que ya los hay. Y desde hace varios años, además. Imagino que a muchos de vosotros os sonará Linux. No es el único SO gratuito, pero sí es el más conocido. Apareció a inicios de los 90, y si bien al principio no era algo que cualquier usuario pudiera utilizar, hace algunos años que es una alternativa viable al omnipresente Windows (salvo para algunos usuarios concretos, con necesidades específicas) De hecho, ya se pueden adquirir PCs con alguna distribución de Linux preinstalada (creo que desde hace uno o dos años) como el que tengo en casa.

Cuando se habla de estos temas, es habitual confundir una serie de términos, que si bien están relacionados, son cosas diferentes. La mayoría de la gente se queda con el hecho de que determinado software es gratuito, y ya está. Esto es normal, ya que es la ventaja que más directamente puede apreciar. Pero la verdadera cualidad de Linux y de mucho otro software que hay por ahí, es que se trata de software libre.

¿Qué quiere decir eso de libre? Pues que podemos hacer lo que queramos con él. Podemos copiarlo cuantas veces queramos, y dárselo a otro. Podemos estudiarlo por dentro, y ver cómo funciona, Podemos incluso modificarlo, para que se ajuste mejor a nuestras necesidades. Obviamente, si tenemos libertad para copiarlo y distribuirlo, el software debe ser gratuito (no tendría sentido cobrar por una copia) Si queremos estudiarlo y modificarlo, debemos poder tener acceso al código fuente del mismo, es decir, a lo que han tecleado los programadores al hacer el programa (el código fuente es posteriormente traducido por otro programa, en código binario entendible por el ordenador) Esto es lo que se conoce como software de código abierto, en el que no sólo se proporcionan los ficheros binarios (lo que la máquina puede ejecutar) sino el código fuente (lo que el programador puede leer y escribir)

Fijáos que, como he mencionado, estos tres conceptos no son el mismo. Un programa puede ser gratuito, pero no de código abierto. Un programa puede ser de código abierto, pero no gratuito. Y también, un programa puede ser gratuito, de código abierto, pero no libre, ya que pueden existir restricciones en la licencia de uso, como el no poder modificarlo (si bien, en la práctica, el acceso al código fuente hace muy difícil hacer efectivas las limitaciones que queramos imponer)

Pero volvamos al artículo de El País Semanal. Como veis, el hecho de que el sistema operativo de Google sea gratuito, no es ninguna novedad. Es más, va a estar construido precisamente sobre el núcleo de Linux (si bien el entorno de ventanas parece que será creado desde cero) Y es que por ser libre, existen muchas distribuciones de Linux, esto es, paquetes que incluyen el SO y determinadas aplicaciones, de forma bastante homogénea e interrelacionada. Existen distribuciones de propósito general, pero hay también distribuciones de usos específicos, como las que se centran en la parte multimedia, o en la seguridad y recuperación de datos.

De hecho, algunas Comunidades Autónomas han realizado su propia distribución, siendo famoso el caso de Extremadura y su LinEx, que llegó a salir en los medios. Esto, unido al hecho de que hace poco fue noticia el debate sobre si los famosos portátiles por alumno que anunció el Gobierno, debían llevar Windows o Linux, hace un poco incomprensible la frase pronto serán gratis y la novedad de que Chrome OS se descargará desde Internet sin pagar un euro.

© Alfonso de Terán Riva, (691 palabras) (691 palabras) Créditos
Publicado originalmente en MalaCiencia el 28 de julio de 2009
CC 2.5