por Alfonso de Terán Riva
EL ASTRONAUTA
EL ASTRONAUTA

He recibido un correo electrónico de un lector habitual, avisándome sobre unas declaraciones del alcalde de Sevilla (gracias Julio, ¿o debería decir Serlio?) a raíz de la inaguración de una calle llamada Avenida de la Astronomía. Podéis escuchar dichas declaraciones en YouTube (más comentarios en La Divina Comedia de Vailima y Cerebros no lavados) Para aquellos que no dispongan de una conexión rápida, las reproduzco aquí:

Es muy bueno que haya astrónomos. Estamos en la Avenida de la Astronomía. Está bien que haya astrólogos, pero es fundamental que haya astronautas. Porque ¿qué sería de nosotros los astronautas si no nos dijeran los astrólogos o los astrónomos cómo son las cosas? ¿Qué nos podemos encontrar allí, en el más allá? ¿O qué podemos hacer, o qué podríamos desarrollar nosotros, los que estamos allí, los que nos pisamos el suelo de la realidad de las cosas? ¿Qué sería de nosotros si no existieran los astrónomos y los astrólogos? pero ¿qué sería de todos nosotros sin la tarea de los astronautas?

Si podéis, escuchadlo. Es impagable. Sobre todo porque se oyen de fondo algunas risas y a una chica murmurar ¿pero qué dice?

¿Por dónde empezar? Veamos, tenemos un ejemplo de la confusión que, todavía hoy en día, tienen algunas personas entre astronomía y astrología. Hace tiempo escribí un extenso artículo en Hal 9000, explicando su origen común, y las diferencias entre ellas. Pero se puede resumir de forma muy simple: la astronomía es una ciencia, y la astrología una pseudociencia. La astronomía estudia la posición de los astros y su movimiento, así como la composición de los mismos, su formación, su evolución, las causas de lo que observamos... todo ello siguiendo el método científico. Por el contrario, la astrología pretende predecir acontecimientos o comportamientos, a partir de la posición de los astros, partiendo de una supuesta influencia que ejercen éstos sobre nosotros. Esta influencia, no es que no haya podido ser comprobada, es que es refutada experimentalmente.

El alcalde menciona una tercera disciplina: la astronáutica, que tiene poco que ver con la astrología, y bastante con la astronomía. La astronáutica es una ingeniería dedicada al diseño y construcción de aparatos capaces de operar fuera de la atmósfera terrestre. Esto incluye no sólo vehículos tripulados, sino sondas de exploración no tripuladas, o incluso satélites de comunicaciones. En realidad, el término astronauta, no se refiere a un ingeniero o técnico en astronáutica, sino al que realmente viaja en esos vehículos (o al menos, recibe entrenamiento para ello) Así que, o bien el alcalde no tiene muy claro tampoco lo que es un astronauta, o estamos ante el primer alcalde astronauta de España (y puede que del mundo)

Algo también destacable es esa referencia al más allá. Aunque es cierto que los planetas y estrellas están bastante más allá que acá, creo que todos estamos de acuerdo en que la expresión el más allá se refiere a algún tipo de vida después de la muerte, que obviamente no tiene nada que ver con la astronomía (ni con ninguna ciencia) y sí con las creencias religiosas personales de cada uno. No tiene nada que ver con el espacio exterior, que tal vez sea lo que habría debido decir.

En fin, da un poco de cosa comprobar el nivel cultural de algunos, que además tienen cierto poder de decisión sobre las vidas de los demás.

© Alfonso de Terán Riva, (456 palabras) Créditos
Publicado originalmente en MalaCiencia el 8 de mayo de 2007
CC 2.0