por Alfonso de Terán Riva
mc045.jpg

En su tiempo de la imposibilidad del eclipse ocurrido en PITCH BLACK, pero hay otro detalle de la película que también merece ser comentado aquí, y es el sistema de anillos del planeta que produce el eclipse. Si nos fijamos bien, el planeta tiene dos juegos de anillos, en planos paralelos entre sí. Eso, aunque muy bonito y exótico, es físicamente imposible.

¿Y por qué? Bueno, los anillos planetarios, como los de Saturno, no son más que fragmentos de hielo, roca y polvo, en órbita alrededor del planeta. Vistos desde lejos, parecen algo sólido, como ocurre por ejemplo con la arena de las playas. Y la palabra mágica es órbita. En envíos anteriores, ya comenté un poco el tema, pero centrándome más en el efecto de caída libre. Ahora comentaré otro detalle fundamental de cualquier órbita: una órbita estable siempre tiene forma elíptica (o circular) y el plano de la órbita corta el centro de gravedad del cuerpo orbitado.

¿Ein? ¿Qué es eso del centro de gravedad? El centro de gravedad, tal y como nos lo contaron en el colegio, es el punto hacia donde se dirige la fuerza gravitatoria total del objeto en cuestión. Es decir, si yo estoy quieto, a determinada distancia de un planeta y dejo caer algo ¿hacia dónde cae? Pues lo hace en dirección hacia el centro de gravedad. En un planeta, el centro de gravedad suele coincidir con el centro geométrico del mismo (la pequeña diferencia que pueda haber se debe a que un planeta no es una esfera perfecta, ni es totalmente homogéneo en su interior) Por eso las cosas caen hacia abajo. En realidad lo hacen hacia el centro del planeta.

Volvamos ahora a los anillos. Los fragmentos de hielo y roca que lo forman, están en órbita alrededor del planeta. Eso quiere decir que la órbita de cada fragmento está contenida en un plano que atraviesa el centro del planeta. Es por eso que los anillos suelen ser muy finos, ya que casi todos los fragmentos están en el mismo plano (si no chocarían entre sí en los cruces entre planos) Es fácil darse cuenta entonces, que si dos órbitas no están en el mismo plano, sus planos deben cortarse en una línea que atraviese el centro del planeta. O dicho de otra manera. Es totalmente imposible tener dos órbitas en planos paralelos.

Y eso es precisamente lo que ocurre en la película. En las imágenes del planeta anillado, vemos dos juegos de anillos. Pero en vez de ser concéntricos, son paralelos entre sí. Eso quiere decir que uno de ellos no se encuentra en un plano que atraviese el centro de gravedad, y eso es físicamente imposible. Espectacular y precioso, pero imposible.

© Alfonso de Terán Riva, (541 palabras) Créditos
Publicado originalmente en MalaCiencia el 29 de abril de 2005
CC 2.0