por Alfonso de Terán Riva
mc018.jpg

El sábado pasado, viendo la serie Alias, me fijé en una escena que creo que se ha convertido en un tópico (no sé si la he visto también en alguna película de James Bond), pero que no es realista. En ella, la prota utilizaba un pequeño láser para cortar el cristal de una ventana, y colarse dentro.

Podemos obviar el hecho de que hoy en día no existe tecnología para fabricar un láser tan pequeño, con potencia suficiente para cortar objetos. Uno siempre puede pensar que la Cia o el SD-6 tienen un grupo secreto de científicos que desarrolla tecnología avanzada y desconocida para el público en general. Lo chocante es que un láser (rojo, para más señas) pueda cortar el cristal de esa manera.

¿Qué es un láser? Bueno, ya lo expliqué hace unos meses en un envío anterior, pero para resumir, digamos que es un haz de luz concentrado. Concretamente, monocromático (un sólo color) y colimado (una única dirección). Lo importante es darse cuenta de que el láser es luz. Bueno, vale, existen láseres infrarrojos y ultravioletas, pero el que se utilizaba en Alias era rojo, es decir, luz visible.

¿Qué ocurre cuando la luz visible incide en un cristal? Pues que parte se refleja, y parte lo atraviesa. Un láser no es diferente. Si apuntamos un láser rojo a un cristal, parte se reflejará, y parte lo atravesará. Así que en la serie, parte del láser debería haberse reflejado en el cristal (dándole a la pobre Sydney Bristow en la cara), y parte debería haberlo atravesado sin dañarlo (haciendo un bonito agujero en la pared de en frente). Es posible que con un láser de suficiente potencia, la zona del cristal donde éste incide se termine calentando, y podamos hacer un agujero, pero no parece la mejor forma de cortar un cristal.

Pensad en algo tan común como un CD o un DVD. Los discos tienen unos surcos microscópicos se leen con un láser. Pero el disco está protegido por una película transparente, para evitar que se dañen los surcos. El láser atraviesa sin problemas esta superficie, precisamente por ser transparente.

Es posible utilizar un láser para cortar o tallar cristal, pero éste no debe ser de luz visible, sino más bien infrarrojo. De hecho, existen empresas que mediante un láser hacen bonitos dibujos tridimensionales dentro de un cristal. En éste último caso, es precisamente las propiedades transparentes del cristal las que permiten que el láser penetre sin problemas para crear figuras en el interior. Cómo alteran el trozo de cristal que quieren, ya no lo sé con certeza, pero puedo imaginarlo: haciendo converger varios haces distintos o uno no demasiado colimado, en un punto concreto, con la potencia justa para alterar sólo el punto donde ocurre esta convergencia.

© Alfonso de Terán Riva, (463 palabras) Créditos
Publicado originalmente en MalaCiencia el 7 de marzo de 2006
CC 2.0

Además, esta semana en MalaCiencia...

Revistas Científicas, 6 de marzo de 2006
La física de la música, 10 de marzo de 2006