por Alfonso de Terán Riva
VIAJE ALUCINANTE

En VIAJE ALUCINANTE. un submarino y su tripulación es encogido hasta un tamaño microscópico, mediante una tecnología secreta y experimental, para ser inyectado en el interior de un científico moribundo. Deben operarle desde dentro (no recuerdo la dolencia), pero sólo disponen de una hora, que es lo que dura el efecto miniaturizador. Transcurrido el plazo, todo lo que había sido encogido, volverá a su tamaño original.

Antes de empezar, merece la pena comentar algo interesante. Se encargó a Isaac Asimov una novelización de la película. Éste, al leer el guión se asombró de la cantidad de barbaridades que tenía y pidió que le dieran carta blanca para retocar ciertos aspectos de la historia. Como resultado, el libro es relativamente coherente y riguroso en muchos aspectos, mientras que la película tiene errores garrafales.

Comencemos. En la película (y en el libro) se especifica claramente que la miniaturización se realiza encogiendo los átomos (y es de suponer que todas las partículas elementales que lo forman). Aquí tenemos el mismo problema que con el crecimiento: ¿y la masa? Al decir que los átomos encogen, se sugiere que la masa también lo hace. ¿A dónde va? Creo recordar que en el libro se da entender que el proceso es una especie de desplazamiento a través de alguna dimensión desconocida (¿la Quinta Dimensión?). Así que la masa no desaparece, sino que se va a otra dimensión. Rebuscado, pero al menos se intenta no violar el principio de conservación de la masa.

Pero esta explicación tiene una implicación importante. Si el tamaño de los átomos de un objeto miniaturizado disminuye ¿cómo interactua con el resto del mundo? Este problema queda patente cuando el submarino se queda sin oxígeno y debe ir a repostar a los pulmones. En la película se dice que dado el tamaño del submarino, la presión del aire de los pulmones podría reventarlo si no se hace con cuidado, lo que da pie a la clásica escena de la tripulación mirando con tensión unos indicadores de presión. Pero el problema real es la diferencia de tamaño entre los átomos. ¿Cómo pueden respirar un aire cuyas moléculas son más grandes? Tal vez ni les quepa en los alveolos pulmonares. Asimov arregla esto en el libro, explicando que el submarino tiene un miniaturizador propio. De esa manera, el aire que recogen de los pulmones es miniaturizado antes de pasar al submarino.

Un problema aún mayor es el hecho de que todo lo que es miniaturizado vuelve a su tamaño original, transcurrida una hora. En la película, eso supone un peligro para la tripulación, ya que al aumentar poco a poco de tamaño, el sistema inmunológico del anfitrión les atacaría y les mataría. Justo al final de la peli, se ven obligados a abandonar el submarino ya que está siendo devorado por un leucocito. Los protagonistas se dirigen al lacrimal, donde son recogidos. Pero el submarino se queda dentro.

Es obvio que igual que los tripulantes recuperan su tamaño, también lo hace el sumbarino. Y el que sea devorado por un leucocito no supone ninguna diferencia. Todos los átomos del submarino deberían recuperar su tamaño original, aunque sólo quede chatarra. Así que si el submarino se queda dentro, debería haber crecido, reventando la cabeza del pobre paciente. Asimov nuevamente cambia la historia en el libro, y hace que los protagonistas encuentren un método de atraer al leucocito que se ha tragado el submarino, hasta el lacrimal. Así, recuperan su tamaño junto a los restos aplastados del submarino.

Lo mismo se aplica al líquido que se inyecta al paciente. En la película, la miniaturización se realiza en dos fases. Primero se reduce el submarino hasta el tamaño de más o menos una moneda. Después se introduce en un enorme conteendor de agua, y finalmente se reduce todo el contenedor hasta el tamaño de una jeringa (por lo que el submarino encoge aún más). Todo ese líquido es inyectado en el cuerpo del paciente, por lo que transcurrida una hora debería recuperar su masa original. Y estamos hablando de litros y litros. No creo que eso sea algo muy saludable.

En el libro, Asimov lo resuelve modificando la forma en que funciona el miniaturizador. Éste proyecta un haz más o menos regulable, y sólo se reduce lo que se encuentra en el haz. Así, cuando se deposita el submarino medianamente reducido en un tanque de agua, el haz es concentrado para que sólo afecte al submarino y al agua de alrededor. Uno de los personajes incluso explica que lo hacen para minimizar la introducción de agua miniaturizada en el cuerpo, ya que luego tiene que recuperar su tamaño original.

En fin, recuerdo que vi por primera vez esta peli siendo un niño, y ya entonces me di cuenta de que el submarino tendría que haber recuperado su tamaño al final de la peli. ¿Cómo entonces una persona adulta puede ignorar eso?

© Alfonso de Terán Riva, (813 palabras) Créditos
Publicado originalmente en MalaCiencia el 14 de febrero de 2006
CC 2.0

Además, esta semana en MalaCiencia...