Rumbo a Dune, 7
Consideraciones finales (y algunas polémicas) sobre DUNE
por Jorge Armando Romo

En esta breve serie de textos sobre DUNE y su próxima adaptación cinematográfica, no es posible dejar de lado puntos por demás polémicos que la nueva película parece que tomará en cuenta.

Uno de los aspectos más criticados por los lectores justo es la extensión y la complejidad de la obra, misma que se aleja un tanto de los parámetros de las novelas clásicas del género y, especialmente, de toda la edad de oro. En este sentido, DUNE es hija de la New Wave. Su amplia documentación y riqueza temática también han molestado a algunos fans, aunque han emocionado a muchos otros. Existe la creencia de que la novela fue escrita por un académico muy riguroso, mientras que el libro es visto como una obra dirigida únicamente a los amantes de la ciencia-ficción. Para refutar estas ideas, el propio Herbert señalaba frecuentemente en sus entrevistas que nunca obtuvo un título universitario, y que la documentación y escritura fueron procesos llevados a cabo por un autodidacta. En otra ocasión, el autor señalaba que el grueso de los lectores de su novela eran aquellos que leían literatura realista, mientras que un porcentaje menor estaba comprendido por los fans del género. Esto, explicaba, se debía a que muchos lectores aún estaban acostumbrados al aspecto más cohetero de la ciencia-ficción, y que la mayoría no podía resistir que el libro tuviera decenas de páginas en las que dos personajes se la pasaran hablando en habitaciones cerradas maquinando conspiraciones políticas y militares.

Ahora bien, tomando en cuenta algunos aspectos polémicos del libro para nuestros tiempos, la eugenesia fue por décadas una teoría científica aceptada por numerosas universidades a nivel mundial. Propuesta por Francis Galton, primo de Charles Darwin, a finales del siglo XIX, esta teoría sostenía que se podía llevar a cabo un proceso de ingeniería social para mejorar el mundo. Se sostenía que existían razas superiores e inferiores, y que éstas últimas deberían ir desapareciendo a partir de programas como la esterilización forzada o los cambios de alimentación en grupos humanos inferiores. Si bien se dice que la teoría perdió fuerza luego de que los nazis la incluyeran en su marco ideológico, ésta ha continuado hasta la fecha y aún existe aceptación social de la misma pese a las alertas académicas que hay en contra de sus ideas discriminatorias. En la década de los 60, muchos biólogos importantes como Theodosius Dobzhansky aún creían en la teoría, por lo que la literatura científica contaba con referencias suficientes para que Herbert ideara el programa eugenésico de las Bene Gesserit para guiar la herencia y obtener al Kwisatz Haderach. En los tiempos que corren, la racialización que persiste en los Estados Unidos puede que lleve al director a modificar la visión eugenésica de la novela.

Otro aspecto relevante es la comparación de Paul Atreides con T. E. Lawrence, o mejor conocido como Lawrence de Arabia gracias a la película de David Lean. Para muchos críticos, DUNE es una versión de Lawrence en el espacio. Pero de acuerdo con Kara Kennedy, especialista académica en la saga de DUNE, el asunto es más complejo. Por ejemplo, mientras que las memorias de T. E. Lawrence mostraban a un hombre muy inseguro de su liderazgo, Paul Atreides siempre se manifiesta estoico y convencido de que podrá aprovechar la Missionaria Protectiva para recuperar lo que le han arrebatado. Si bien Lawrence cae en visiones muy orientalistas al describir a los árabes como salvajes muy inferiores a los europeos que habitaban mundos exóticos, el orientalismo de Herbert es mucho más discreto al mostrar que Paul está consciente de la fuerza religiosa, política y militar de los fremen, describiéndoles como un pueblo fuerte aunque fanático. En esta línea, Kennedy sugiere que por supuesto que Herbert leyó las memorias de Lawrence, pero sólo para documentarse y construir una historia propia y original.

DUNE cuenta con guiños a muchas de las creencias de Frank Herbert en la época. Desde la mencionada eugenesia hasta la parapsicología, el autor dotó a su novela de muchos de los valores y el contexto de la década de los 60. Su visión de las mujeres en la novela es un tanto monolítica: Lady Jessica es algo así como una bruja espacial, la académica princesa Irulan apenas y es profundizada pese a que muchas de sus memorias introducen cada capítulo, mientras tanto, Chani apenas y tiene un papel secundario relativamente visible. De acuerdo con la actriz Rebecca Ferguson, quien interpreta a dama Jessica en la nueva versión, el director ha decidido darle mucho más peso al personaje al convertirlo en una guerrera más visible y una guía que cuestionará seriamente las decisiones de Leto y Paul Atreides. Asimismo, estas decisiones han continuado al darle un rol más protagónico a Chani y al cambiar el género del doctor Lyet Kynes. Si bien esta última decisión ha dividido a los fans, ya veremos qué tal le sienta el cambio al personaje y a la historia.

La homosexualidad también es otro de los aspectos presentes en la obra de DUNE. El barón Harkonnen, cuyo nombre es Vladimir (adivinaron, los Harkonnen representan a la Union Soviética y los Atreides a los Estados Unidos) es abiertamente homosexual y pedófilo. Para la década de los 1960, las orientaciones que se alejaban de la heteronorma eran consideradas como desviaciones y enfermedades que requerían tratamiento psiquiátrico urgente. De la misma forma, se correlacionaba la homosexualidad con la pedofilia. Así, Herbert propuso un personaje homosexual y, por lo tanto, enfermo aunque algo caricaturizado capaz de las peores bajezas. El actor Stellan Skarsgård, quien interpreta al barón en la nueva versión, ha comentado que Villeneuve busca darle algunos cambios al personaje, entre ellos, que deje de ser una caricatura para convertirlo en un estratega desalmado mucho más matizado. Será interesante apreciar los cambios que recibirá el personaje y sí se mantendrá el tono peyorativo de su homosexualidad.

Para muchos críticos, DUNE es una novela que manifiesta las posturas conservadoras de Frank Herbert. Si bien el autor también aborda la opresión de un pueblo por parte de otro más poderoso hasta que surge un estallido social en el que oprimidos se revelan en contra de los opresores, también se ha atacado al personaje de Paul Atreides como alguien que manipula a las masas para imponer visiones completamente tradicionales. Se le acusa de triunfar por ser blanco, republicano e incluso neoliberal. Su imposición como emperador que lleva la jihad a todo el universo es vista como una manifestación fascista. En este sentido, resulta que la novela se ha convertido en un libro de cabecera por parte de algunos sectores de ultra derecha en los Estados Unidos, mismos que coinciden en muchas ideas de la novela como la supuesta superioridad genética de los líderes (finalmente, una idea eugenésica). Así, aunque DUNE también es hija de la contra cultura estadounidense de los años 1960, aglutina elementos de diferentes ideologías políticas.

Debido a la pandemia, la nueva adaptación cinematográfica de DUNE ha sufrido todo tipo de demoras, pero finalmente la estaremos viendo ya sea en cines (si las condiciones lo permiten) o directo en streaming. Sirva este breve recorrido para prepararnos para apreciar más aspectos de la película y comprobar si la maldición del desacuerdo se ha roto. The Spice Must Flow!

Para finalizar

Estos textos surgieron a raíz de la efervescencia producida por la nueva versión cinematográfica de DUNE. Han aparecido decenas de textos y páginas web en inglés y francés que me han servido como guía. Algunas fuentes básicas, aunque sólo en inglés, permiten profundizar en algunos puntos señalados en esta breve serie de comentarios. THE ROAD TO DUNE (2005) es muy útil para conocer el camino que la novela tuvo que enfrentar para ser publicada a través de las cartas que Herbert le enviaba a su asistente y sus editores. DREAMER OF DUNE: THE BIOGRAPHY OF FRANK HERBERT (2003), escrita por el propio Brian Herbert, pese a que es muy extensa y aborda circunstancias muy personales en la vida del autor que no siempre resultan de mucho interés, contiene muy buenas anécdotas sobre la saga de DUNE y los intentos por llevar a flote una versión cinematográfica. Finalmente, aunque algo antiguo, FRANK HERBERT (1981), escrito por Timothy O´Reilly, resulta un agradable paseo por las anécdotas y los análisis detallados de las principales obras de Herbert hasta principios de los años 1980.


Notas

Kara Kennedy tiene muy buenos análisis de DUNE en su blog Dune Scholar, aunque sólo está inglés resulta imperdible (https://dunescholar.com/).

Algunos autores señalan que la metáfora va más allá, y en realidad la novela describe a los Atreides como representantes de los valores republicanos estadounidenses, mientras que los Harkonnen representarían a los judíos.

Incluso en DIOS EMPERADOR DE DUNE, un Leto II fusionado con las truchas de arena y convertido en gusano explica que la homosexualidad es una completa perversión que debe tratarse con sumo cuidado.

© Jorge Armando Romo
(1.476 palabras) Créditos