Especial Vigesimoquinto Aniversario, 2
Larga y próspera vida al Sitio
por Enric Quílez Castro

Retrocediendo al pasado remoto, mis primeros recuerdos de ciencia-ficción posiblemente fueron televisivos. Recuerdo series como Los siete de Blake o películas muy variopintas como PLANETA PROHIBIDO o EL PLANETA DE LOS SIMIOS. Y también las primeras películas de la saga de Star Wars en el cine y posteriormente en la pequeña pantalla.

Literariamente, empecé con Julio Verne y su VIAJE AL CENTRO DE LA TIERRA. Pero de hecho, considero que mi encuentro literario con la ciencia-ficción se produjo más o menos a los catorce años con tres libros que muy poco tienen que ver entre ellos: Fundación, de A, CÁNTICOS DE LA LEJANA TIERRA, de Arthur C. Clarke y LA NUBE NEGRA de Fred Hoyle.

Fueron años movidos de devorar hasta altas horas de la madrugadas montones de novelas y de series de relatos de ciencia-ficción. Vivía y vivo en un pueblo, por lo que por aquellos tiempos pretéritos pre-Amazon, conseguir este tipo de libros era más bien complicado.

Cuando bajé a estudiar a Barcelona, se abrieron las puertas del Paraíso, por dos motivos: porque tenía acceso a las librerías del género y porque pude conocer a un montón de friquis como yo mismo, habitantes de un fandom en el que empezaba a despuntar una cosa llamada internet.

No recuerdo exactamente cómo ni cuándo descubrí el Sitio. Supongo que fue hacia el año 2000, más o menos, aunque no estoy muy seguro. Eran años de mucho movimiento y no llevo ningún tipo de agenda personal que me permita fijar con precisión el momento.

¿Qué fue lo que más me gustó? Pues la variedad de temas que trataba. Pero sobre todo, dos cosas: el superextenso glosario, del que tiré más de una vez y después las portadas de actualización semanal que me ofrecían artículos de interés y noticias sobre el mundillo. Aún me sigue gustado y lo consulto con bastante asidiudad.

Parafraseando a Frank Herbert en DUNE: ¿Otros lo intentaron y fallaron? Lo intentaron y la espicharon. El Sitio goza de una excelente salud y a menos que su fundador, mantenedor y factótum decida chaparlo, espero que tenga mucha salud más y nos siga ofreciendo sus interesantes contenidos.

Debo agradecer al Sitio y especialmente a Francisco José Súñer haberme descubierto algunos productos de ciencia-ficción que tal vez habrían pasado inadvertidos para mí. Me refiero concretamente a la magnífica serie Babylon 5, de la que pude disfrutar a raíz del confinamiento pandémico y del consejo de Francisco José, aunque ya había oído tocar campanas con anterioridad.

La columna de noticias me ha sido siempre muy útil. Reconozco que tengo un cierto morbo por saber si se ha muerto algún famoso del género. Pero es que algunos ya está muy mayores y por aquí han ido desfilando en pocos años demasiados de ellos, algunos de los cuales apreciaba enormemente.

Otra de las cosas que tengo que agradecer al Sitio es que confió en mí para publicar algunos de mis escritos cuando me estaba planteando en más de una ocasión dejarlo. Fue un hecho que me animó a seguir y gracias a ello aún sigo manteniendo mi blog sobre ciencia-ficción (|El mundo de Yarhel|).

Finalmente, la mayor parte de las páginas de ciencia-ficción en español que conocía eran de carácter literario. Desde buen principio, el Sitio ha tocado también el cine y las series de televisión y eso me permitió descubrir nuevos horizontes.

En fin, que el Sitio es de esos referentes que parece que siempre hayan estado ahí y que si no existiesen, habría que inventarlos. ¡Larga y próspera vida al Sitio!

© Enric Quílez Castro
(596 palabras) Créditos
Enric Quílez Castro mantiene el blog El mundo de Yarhel