¿Quién es Ty Olsson?
por Luis del Barrio

Hace ya muchos años empezó a llamarme la atención un nombre de los créditos de series y películas: Ty Olsson. Era ubicuo, aparecía aquí y allá en múltiples series de múltiples géneros pero era incapaz de identificarle. Si, estaba allí, pero ¿quien era?.

Me voy a limitar a sus apariciones en producciones relacionadas con el género, porque en el IMDb la lista es enorme: en el cine se le ha podido ver en X-MEN 2, LAS CRÓNICAS DE RIDDICK, ELEKTRA, ARK, ALIENS VS. PREDATOR: REQUIEM, ULTIMÁTUM A LA TIERRA (2008), 2012, EL ORIGEN DEL PLANETA DE LOS SIMIOS, BOREALIS, GODZILLA (2014) o LA GUERRA DEL PLANETA DE LOS SIMIOS, y en la televisión en Arrow, Expediente X, Stargate SG-1, The Outer Limits, Dark Ángel, Jeremiah, Galáctica (2004), Supernatural, Flash Gordon, Defying Gravity, Eureka, V (2009), Continuum, Los 100 (10), El hombre en el castillo, Proyecto Blue Book.

Obviamente sus primeras apariciones fueron como figurante, muy al fondo de la escena, hasta llegar a papeles más relevantes, como el de mayor Tod Metzger en El hombre en el castillo.

¿Por qué me fije en el? Lo más evidente es su nombre, Ty, breve a la par que llamativo. En su caso se trata de un diminutivo al estilo de Joe, Jack o Jim, su nombre completo es Tyler Victor Olsson, y obviamente lo eligió para formar su nombre de guerra. Algo así como los muchos Pacos o Pepes, que pueblan la farándula hispana. Otro Ty famoso es Ty Burrell (Tyler Gerald Burrell) el desconcertante Phil Dunphy de Modern Family. Otra de las cuestiones que me llamaba la atención era su invisibilidad. Pese a lo ubicuo de su nombre en los créditos, fui incapaz de identificarle claramente durante mucho tiempo.

Nuestro Ty es uno de esos actores canadienses que no ha parado de trabajar desde que en 1998 participó en el episodio KITSUNEGARI de Expediente X. Anteriormente había participado en el doblaje de un par de animes, pero sospecho que por entonces, con catorce años, no tendría muy claro que fuera a dedicarse a la actuación de una forma tan sistemática. Desde entonces no ha parado de trabajar, según los datos del IMDb no hay año en el que no haya participado en al menos tres o cuatro series o películas.

No es que sea un actor espectacular, ni especialmente llamativo. Tiene la presencia del típico guardaespaldas que si bien impone físicamente, hay que mirar dos, y hasta tres veces para verle, y ya que decir de memorizar su rostro. Sus papeles, siempre como secundario, son de diálogos comúnmente breves, aunque con los años ha conseguido papeles con cada vez más visibilidad pero sin llegar a pertenecer al elenco principal. Como secundario no quita protagonismo, cumple con eficacia, seriedad, llenando la pantalla justo lo necesario.

Lo que viene a ser un profesional en lo suyo, uno de los muchos actores (y técnicos) canadienses que ha crecido primero cuando las productoras y cadenas yankis se desplazaban hasta Vancouver buscando unas condiciones más favorables, esto es, abaratar costes, y posteriormente cuando al calor de aquellas producciones, la propia industria del audiovisual canadiense creció hasta alcanzar entidad propia y a ofrecer productos independientemente del vecino del sur y de calidad equiparable, cuando no directamente indistinguibles por su origen.

En resumen, una industria que ha demostrado estar bien asentada, bien estructurada, contar con profesionales competentes en cada uno de los aspectos de la misma y de la que se pueden aprender muchas cosas. Ty Olsson es solo un ejemplo de que sin hacer ruido ni confundir el oropel con la profesionalidad, se puede desarrollar una carrera larga y fructífera.

© Luis del Barrio
(605 palabras) Créditos