La insólita deriva de Star Trek
por Antonio Quintana Carrandi

El bienestar de la mayoría supera al bienestar de la minoría. O de uno solo.

Spock en LA IRA DE KHAN.

La incorrecta corrección política se propaga a velocidad exponencial, así que era cuestión de tiempo que alcanzara a mi amada Star Trek.

La serie creada en 1966 por ese genio que fue Gene Roddenberry destacó desde un principio por su talante progresista. En posteriores entregas de la franquicia ese progresismo bien entendido, el que tiene el objetivo final de garantizar libertades, derechos y oportunidades a todos por igual, y no precisamente privilegiar unas minorías supuestamente oprimidas por encima de las mayorías opresoras, fue acentuándose.

Pero los guionistas procuraron siempre mantener la ecuanimidad y el buen gusto. Ahora, Star Trek: Discovery ha roto con ambas cosas. En el episodio EL SANTUARIO, Adira Tal (Blu del Barrio), de apariencia y ademanes femeninos si bien un tanto ambiguos, le ruega al comandante Paul Stamets (Anthony Rapp) que, cuando se refiera a ella, utilice la inexistente expresión elle, porque no se siente ni hombre ni mujer. Y el espectador medianamente sensato se queda boquiabierto ante salida tan desconcertante, porque la escena es un despropósito, un absurdo absoluto: Adira no solo exige que se le interpele con tal pronombre, sino que además sugiere que, como nadie más tiene noticia de su condición, Stamets sea discreto al respecto. ¿En qué quedamos? Está orgullose de su condición o es solo un capricho para los íntimos. Ver a un personaje de Star Trek expresándose así es simplemente penoso.

Comparémoslo con el momento en el que Spock pronuncia las palabras que encabezan este artículo. Tras derrotar a Khan es necesaria una inmediata, complicada y peligrosa operación en la sala de máquinas de la Enterprise, y Spock decide afrontar personalmente la responsabilidad, no ordena a nadie que se arriesgue, sino que lo hace él mismo en un decisión ha tomada voluntaria y libremente, sin coacción, lo que convierte su sacrificio en un acto virtuoso. Adira en una actitud rondando lo pasivo-agresivo no es tanto que sugiera, sino que en la práctica exige que sean los demás quienes se plieguen a sus deseos. La escena en si es apacible, pero lleva la semilla de la imposición, que a la larga se convierte en despotismo.

Resulta evidente que el guionista o los guionistas del capítulo en cuestión quisieron hacer un guiño a esa legión de librepensadores que, amparándose en la extática ideología de género, génera y génere, patrocinada por políticos ávidos de votos, feministas interseccionales y otros sujetos, sujetas y sujetes de idéntico pelaje, pretenden implantar en las sociedades occidentales sus delirantes obsesiones, de grado o por la fuerza, mediante leyes ad hoc promulgadas por sus cómplices políticos.

Estados Unidos tiene una enorme proyección a nivel mundial. Pero los USA de hoy son muy distintos a los de antes, han cambiado muchísimo y, en algunos aspectos, no para mejor. La progresía ha extendido sus viscosos tentáculos sobre la antaño digna y respetable nación norteamericana, maleándola con sus enmarañadas teorías. El cine, la televisión e Internet son, hoy más que nunca, no sólo medios de entretenimiento y comunicación, sino también de manipulación y adoctrinamiento de masas. Lo que se ve en la pequeña pantalla o en la red, por ejemplo, tiene un impacto inmediato y profundo sobre unas personas poco o nada formadas, salvo excepciones, cada vez más apáticas y zombificadas, que absorben como esponjas los mensajes colectivistas con que les bombardean series, programas y páginas web aparentemente inocuas. El objetivo es educar a la ciudadanía en los dogmas progresistas y el relativismo moral más siniestro, subvertir los principios elementales por los que la especie humana lleva guiándose miles de años, y, en fin, aborregar hasta el límite a la gente, para que acepte como normales cosas, comportamientos y actitudes que no lo son en absoluto.

Relativizarlo todo es el primer paso para transformar a la sociedad. Si se consigue que la gente se cuestione los principios y valores más básicos, éstos perderán su sentido y podrán ser reemplazados por otros más flexibles y acomodaticios, pergeñados por las élites posmodernas. Y así, se podrá reescribir la historia a gusto del poder, como lleva haciéndose en España desde hace décadas, además de alterar las costumbres sociales, el lenguaje y mil detalles más, hasta alcanzar el que parece su objetivo último; que no es otro que crear una especie de Nuevo Orden mundial, donde los pensamientos y las acciones de las masas estarán dirigidas y controladas por los integrantes de las diversas sectas identitarias.

Lo de ese episodio de Star Trek: Discovery es sólo un ejemplo más del adoctrinamiento al que se somete a una sociedad quebrada. Porque sólo de quebrada puede considerarse a una sociedad como la occidental, que reniega de su propia historia, abrazando las quimeras de un puñado de iluminados; que confunde la libertad con el libertinaje; que asiste complaciente a su propia destrucción, tramada no por un enemigo exterior, como el yihadismo, sino por esa especie de Quinta Columna que forman los adalides de la corrección política.

Las personas sensatas, sin renunciar al progreso entendido en su acepción más digna y respetable, aquel que, repito, tiene como objetivo garantizar libertades, derechos y oportunidades a todos por igual, deberían hacer frente con valentía y decisión a quienes pretenden obligarnos a comulgar con ruedas de molino, aceptar el falseamiento de la historia y resignarnos a que ciertos lobbys totalitarios nos dicten lo que está bien o mal, lo que podemos creer o no, las opiniones que podemos expresar y las que callarnos. A esos que, en definitiva, aspiran a destruir nuestra libertad.


Notas

Fragmento referido: https://www.youtube.com/watch?v=IuE8TwCpvPI

Una guía rápida respecto al tema pronominal: https://tinyurl.com/y543a9s9

Spock se sacrifica por la tripulación de la Enterprise https://www.youtube.com/watch?v=GFg1v5hEwAw

El asunto no es tan sencillo, habiendo incluso luchas intestinas entre distintas banderías de movimiento feminista al respecto de la aceptación de la forma de entender según que cuestiones https://tinyurl.com/y55e2kd9

Otra pequeña guía para no perderse entre gustos y tendencias LGTB, No obstante, el artículo es de 2017, y desde entonces se añadió el + para representar a cualquier otro lobby no representado y como punto final, porque seguir añadiendo más letras resultaba caricaturesco hasta para los propios activistas: https://tinyurl.com/y4fv84as

Vídeo histórico que resume el desconcierto incluso entre los progres más progres: https://www.youtube.com/watch?v=CHs1PF_cKLo

© Antonio Quintana Carrandi
(1.066 palabras) Créditos