Dave Prowse In Memorian
por Antonio Quintana Carrandi

Hay personas que, sin ser exactamente actores, han dejado una huella imborrable con su colaboración en algunas películas muy concretas, como por ejemplo el compositor Hoagy Carmichael. Eso es lo que ocurrió con el británico Dave Prowse, que alcanzó fama imperecedera, e incluso me atrevería a decir que la inmortalidad, al encarnar a Darth Vader, el oscuro señor Sith de la primera de la saga clásica de STAR WARS.

Como he dicho, Prowse no era actor, pero su impresionante físico le abrió las puertas del cine y la televisión, donde encarnó básicamente a monstruos. Ahora mismo se me viene a la memoria la criatura del doctor Frankenstein de EL HORROR DE FRANKENSTEIN (THE HORROR OF FRANKENSTEIN, Jimmy Sangster, 1970) y FRANKENSTEIN Y EL MONSTRUO DEL INFIERNO (FRANKENSTEIN AND THE MONSTER FROM HELL, Terence Fisher, 1974). O su aparición en la mítica Espacio: 1999, en el episodio de la segunda temporada titulado LA NUBE BETA.

Pero debe su inmensa popularidad internacional a LA GUERRA DE LAS GALAXIAS (STAR WARS, George Lucas, 1977) y a su creación de Darth Vader. En este filme compartió pantalla con el gran Peter Cushing, con el que ya había trabajado en la antes citada FRANKENSTEIN Y EL MONSTRUO DEL INFIERNO.

Prowse fue reclutado por el propio George Lucas que había quedado impresionado al verle en LA NARAJA MECÁNICA (Stanley Kubrick, 1971) donde interpreta a Julian, el peculiar gualdaespaldas de mister Alexander (Patrick Magee), al que Alex y sus drugos habían dejado paralítico de una paliza tiempo antes. Prowse tuvo la oportunidad de elegir entre el malvado Vader o Chewbacca, pero prefirió el primero (dejando a Peter Mayhew el honor de enfundarse el traje del peludo amigo de Han Solo) porque a los malos siempre se les recuerda.

Curiosamente, Prowse tenía el mismo defecto, por llamarlo de alguna manera, que acabó con las carreras de muchas estrellas del cine mudo cuando llegó el sonoro: su voz no se correspondía con su físico, pues era bastante normalita y, desde luego, nada intimidante. Esa es la razón de que fuera doblado, en la versión original, por ese formidable actor que es James Earl Jones. En nuestro país le puso voz el ya tristemente fallecido Constantino Romero, que también dobló a Roger Moore en todas las películas en que interpretó a James Bond, a William Shatner en la saga fílmica de STAR TREK y a Clint Eastwood en numerosas ocasiones.

El personaje de Darth Vader ha calado muy hondo en el imaginario colectivo. Alfred Hitchcock solía decir: una película es tan buena como bueno sea su malo. Vader es, sin duda alguna, uno de los villanos más memorables de la historia del cine, sólo superado por el Tommy Udo creado por Richard Widmark en EL BESO DE LA MUERTE (KISS OF DEATH, Henry Hathaway, 1947). El pasado 28 de noviembre moría Dave Prowse. Darth Vader vivirá para siempre en los corazones y el recuerdo de todos los fans de STAR WARS.


Notas
© Antonio Quintana Carrandi
(7 palabras) Créditos