Los lagartos terribles
por Marina Such

Diana, su cardado ochentero y un ratoncito blanco, inocente y a punto de ser devorado. Ésos son todos mis recuerdos de V, la serie de ciencia-ficción que se añadió a la lista los remakes, y que la ABC repescó para la midseason del año 2009. Mi mente era demasiado tierna e infantil para acordarme siquiera si la seguí con asiduidad o la vi entera, pero doy fe de que su éxito en España fue inmediato. Todos los niños de mi colegio jugaban a V, y pintaban por todas partes el símbolo de los lagartos invasores y la V de la resistencia humana.

Al igual que Galáctica, culpable en parte de esta moda por actualizar viejas series de ciencia-ficción, V empezó como una miniserie de dos episodios, emitida por la NBC en 1983, que era una evidente alegoría del nazismo y su ocupación de buena parte de Europa Occidental durante los primeros años de la Segunda Guerra Mundial. Su creador, Kenneth Johnson, reconoció que su intención era hacer un thriller político sobre el ascenso de un estado fascista en Estados Unidos, convenientemente disfrazado de una invasión de extraterrestres que, en el mejor estilo de la ciencia-ficción de los 50, eran auténticos lobos con piel de cordero, O, en este caso, lagartos con piel humana. Disfrazan sus verdaderas, y aviesas, intenciones de promesas de buena voluntad y sólo un pequeño grupo de resistentes se da cuenta desde el principio de que lo que pretenden es esclavizar y eliminar a toda la raza humana.

Ver todas esas series 20 años más tarde causa estupefacción como poco. En el caso de V, la miniserie original ha envejecido mal, si bien la temática, lógicamente, no pasa de moda, incluso reconociendo que esas historias distópicas sobre gobiernos totalitarios estaban muy de moda en los 80. La segunda miniserie que se produjo como secuela y la serie regular de después (que sólo tuvo 19 capítulos) todavía aguantan mucho peor el paso de los años. Sobre todo porque, con el correr de los episodios, el thriller político dio paso al culebrón sin sentido.

El remake (porque no lo llaman re-imaginación, menos mal) que presentó la ABC se muestra con un trailer más de acción que, a veces, recuerda a INDEPENDENCE DAY, y en el que vemos el primero de los cambios con respecto al original: Diana ahora se llama Ana y tiene las facciones de una Morena Baccarin con pelo a lo garçonne. Poco más podemos avanzar de él, excepto que la gran estrella es Elizabeth Mitchell, ya que es la que ha centrado casi toda la promoción.

© Marina Such
(434 palabras) Créditos
Publicado originalmente en El Diario de Mr. MacGuffin el 22 de mayo de 2009