Especial Vigesimotercer Aniversario, 5
De clones extraterrestres a las mafias del futuro
por Dixon Acosta

Recuerdo que hace algunos años, viviendo durante esa bisagra de finalizar y empezar un año, como nos encontramos ahora, hubo una noticia que durante varios días, conmocionó a los medios de comunicación. Una noticia diferente a todas las demás sobre guerras, conflictos, protestas, asesinatos, huelgas, deportes, chismes del mundo de la farándula. Un grupo cuya existencia desconocía este cronista, afirmaba haber patrocinado el nacimiento del primer humano clonado de la historia. La noticia impactante de por sí, palidecía frente a los antecedentes de aquella colectividad que creía en el origen extraterrestre de los seres humanos.

Un momento, clones... extraterrestres... conspiración? Acaso se trataba de un capítulo de Expediente X? Por casualidad Mulder y Scully estarían investigando el caso? Como suele suceder la realidad supera por amplio margen lo que ocurre en el mundo de la ficción. La comunidad de los raelianos (así se denomina este grupo), se afirmaba en su creencia sobre el origen alienígena de los hombres. Basta con ver las imágenes de sus miembros fundadores, unos señores franceses, para pensar efectivamente que estos personajes no son terrícolas, pues parecen una combinación entre hippies de la era psicodélica, practicantes de yoga y tripulación de alguna nave nodriza, de las que afirman efectivamente han sido pasajeros.

La verdad ignoro los fundamentos teóricos de esta asociación que algunos reconocen como secta religiosa, pero hasta el momento me decepciona la rutilante publicidad alrededor de este grupo, creo que en medio de los fuegos artificiales se pierde una importante oportunidad de conciliar ciencia y religión, pues es claro que si hacemos una lectura diferente a nuestra fe y credo, la Biblia nos confirma que la existencia en el planeta Tierra se debe a una fuerza extraordinaria, fuerza llamada Dios, superior, anterior y diferente a nuestro mundo.

Lo que se sabe es que una de las bases del grupo, es que su líder ha afirmado haber viajado fuera de nuestro planeta, visitado otros mundos y a su regreso, posiblemente por el cansancio, requiere que las mujeres de la comunidad le brinden todo tipo de atenciones, incluidas las sexuales. Esto, creo que lo hemos escuchado en otros casos, fraudes y atropellos por parte de algunos iluminados que no solo estafan dinero a los crédulos, sino que además abusan de ellos, en todo sentido.

En cuanto a la posibilidad de niños clonados, nunca se aportaron pruebas científicas, quizás haber realizado el anuncio justo la víspera del día de los santos inocentes, me produce la sensación que pudo tratarse de una inocentada de marca mayor, en la que pudimos caer todos, aparte de ser una inteligente campaña publicitaria que ya está rindiendo frutos monetarios, pues los voceros de Clonaid, la empresa fachada de los raelianos afirmó tener infinidad pedidos de parejas, que estarían dispuestas a pagar cientos de miles de dólares por cada supuesta clonación.

Vemos en este punto, varios elementos que nos dan para pensar en un escenario futuro de la clonación de seres humanos, algo que sin duda llegará, con raelianos o sin ellos. Con total seguridad, en un día que quizás no esté lejano un científico dará una rueda de prensa internacional, en la que presentará las pruebas del éxito de sus experimentos en materia de clonación humana. De hecho, ya hubo un preludio a esta escena futura, un científico chino que afirmaba sin sonrojarse, haber sido el primero en modificar genéticamente a dos mellizas. Se tata del genetista He Jiankui quien alteró el embrión de las mellizas, con el fin de evitar que pudieran contraer el VIH, virus del sida, aunque dejándolas expuestas a imprevisibles consecuencias.

La comunidad científica internacional condenó el anuncio, calificándolo como un experimento muy peligroso, algunos colegas del señor He Jiankui, dicen que de ser cierto, las niñas y su descendencia deberían ser permanentemente controladas, por las posibles variaciones genéticas que pueden desencadenarse, incluso algunos creen que se han disminuido las expectativas de vida de las niñas. Las autoridades de su país, que en el pasado han sido acusadas de incentivar este tipo de investigaciones, salieron al paso, responsabilizando a Jiankui, diciendo que solo buscaba fama y fortuna y que al haber actuado ilegalmente, sería castigado.

Lo que más inquieta, es que los expertos dicen que no sería extraño que el joven científico chino hubiera logrado lo que presentó a la prensa, considerando que la técnica de edición genética CRISPR, que permite mutar un gen, no es algo muy complicado para quien tenga los conocimientos y medios para llevarlo a cabo. Guardadas las proporciones, suena como si alguien viera un video-tutorial de los que abundan para cualquier cosa en esta vida y realizarlo sin mayor problema, ni control.

Hay un argumento claro, estamos entrando en la eugenesia, en la pretendida aspiración de mejorar individuos, razas, pues no se trata de curar una persona enferma, sino modificar a una sana. No hay una mucha distancia, entre este procedimiento y la doctrina nazi, que también tuvo sus científicos jugando a ser pequeños dioses. Las niñas Lulu y Nana, como han sido llamadas, serían los primeros seres humanos modificados genéticamente. He Jiankui ha desaparecido de la escena pública y quien sabe, si también de la privada. Resulta un argumento tentador para un thriller de ciencia-ficción.

En todo caso, se reúne la necesidad con la respuesta científica. En efecto, hay casos en los cuales, parejas anhelarían recurrir a un método como la clonación para tener hijos, no puede generalizarse, ni afirmar que todas las parejas con problemas para la reproducción o con anhelos de procrear, estarían dispuestos a esta posibilidad, pero en el amplio mundo, seguro habrá personas dispuestas a este tipo de alternativas, sin detenerse a pensar en consideraciones éticas.

Con esta necesaria salvedad, podemos imaginar varios casos posibles. Desde aquellos que no han podido tener descendencia, o quienes han perdido hijos y desean en cierto modo recuperarlos, pasando por parejas del mismo sexo, a quienes se les cierran otras puertas, o individuos solitarios que no desean tener pareja, pero sí la experiencia de ser padres. Esto deja la posibilidad, que ante los necesarios debates éticos, que no vamos a repetir aquí, sobre los grandes riesgos para el futuro de la humanidad, de permitir la clonación y la manipulación genética, se pueda crear una alternativa clandestina.

Estamos ante la gran posibilidad que las próximas mafias internacionales, estén relacionadas con clonaciones y modificaciones genéticas clandestinas? Redes de científicos renegados y empresarios codiciosos que ofrezcan soluciones a personas con diferentes necesidades, anhelos o ambiciones.

Espero estar equivocado y no estar prediciendo un mundo, que sería todavía mucho peor al que conocemos. Aunque lo triste del caso, es que seguramente en el fondo, casi todos, esperamos con gran curiosidad el día en que nos llegue la noticia, esta vez cierta, sin extraterrestres de por medio, falsos profetas o científicos truculentos y nos muestren las imágenes del primer ser humano clonado. No podemos evitar ese atávico morbo con el cual transitamos en este mundo pre-apocalíptico.

© Dixon Acosta
(1.152 palabras) Créditos
Dixon Acosta es diplomático, escritor y colaborador habitual del Sitio