Paso a nivel con barreras
por Álvaro Carrión de Lezama

Leo con asombro que se convoca el III Premio Ripley de relato corto de ciencia-ficción y terror para escritoras.

Solo para mujeres.

Si, en la convocatoria se explicita escritoras, y en las bases se habla una y otra vez de autora y autoras.

Desde mi visión cosmológica del blanco occidental de clase media, hetererosexual y cisgénero, aleccionado y concienciado por el continuo bombardeo mediático que pretende hacernos pasar a los hombres en general, y a este grupo en particular, como violentos mandriles, patriarcales opresores del sexo femenino, pensé que las bases se habían redactado desde el punto de vista inclusivo, o por decirlo de otro modo, feminizando los géneros gramaticales para darles un aire reivindicativo.

Pero no, leídas con detenimiento, en la introducción se dice con claridad Por segundo año consecutivo Portaldelescritor y Triskel Ediciones convocan este certamen de RELATO CORTO para escritoras residentes en España, con el fin de fomentar la visibilización de las autoras y de animar a la escritura de ciencia-ficción y terror entre las escritoras, y en el punto primero Podrán participar mujeres de cualquier nacionalidad, residentes en España, mayores de edad.

Es decir, nada de lenguaje inclusivo, se trata de un certamen dirigido con exclusividad a residentes en España siempre que en el apartado Sexo de su DNI/NIE conste la letra F.

Así que, Loretta, date por jodía (burdo juego de palabras), no solo no vives en España, detalle soslayable, y muchas veces soslayado, en estos tiempos de Internet, sino que incluso si lo hicieras en tu DNI/NIE lo más probable es que apareciera la letra M.

Aunque supongo que el jurado tendrá manga ancha con las autoras intersexuales o transexuales a las que la burocracia del malvado y tiránico estado patriarcal todavía no haya reconocido su identidad de sexo.

¿Qué puede impulsar a convocar un premio de esta naturaleza excluyente? ¿Crear uno de esos espacios seguros donde las escritoras puedan desarrollar sus propios temas sin tener que lidiar con demostraciones de viril masculinidad (machiruladas, en la jerga del activismo de género)? No creo, entiendo que el talento está por encima de cualquier tiroteo espacial, y que una buena historia bien contada no debe temer a nada.

¿Conseguir un nivel literario parejo entre todas las participantes? Yo pensaba que incluso mucho antes de los tiempos de Safo este era un debate más que superado.

A nadie se le ocurre pensar que la calidad de la escritura depende del sexo del autor, que no se puede sostener de ninguna manera que hombres y mujeres (sip, tanto los cis como los trans) tienen capacidades intelectuales, artísticas, y literarias, diferentes.

No hablo de percepciones, que eso ya depende de las particulares y personalísimas experiencias vitales, ¿pero talento y capacidad?

No estamos hablando de una competición deportiva donde la mayor fuerza y resistencia de los hombres hace de todo punto necesario segregar las competiciones por sexo para que la pruebas sean justas e igualadas.

Aquí es mente contra mente, imaginación contra imaginación, talento contra talento, y en ese sentido no hay diferencia alguna.

En resumen, que se puede participar de tu a tu en un concurso literario sin necesidad de quitarse de en medio a la mitad de los posibles competidores.

También se me ocurre que el motivo retorcido sea generar reacciones como este artículo, para a continuación responder con un rotundo ¿Ves como jode verse discriminado? Todo pudiera ser.

En fin, la propia convocatoria lo aclara: con el fin de fomentar la visibilización de las autoras y de animar a la escritura de ciencia-ficción y terror entre las escritoras, como si las mujeres no escribieran más literatura de terror, fantasía o ciencia-ficción porque no tienen suficiente acceso a ella o por simple desconocimiento.

¿De verdad alguien puede llegar a pensar eso visto el éxito de sagas como la de Crepúsculo o Los juegos del Hambre?

En el episodio La paradoja de la igualdad de género, de la serie documental noruega Hjernevask (Lavado de cerebro), el sociólogo Harald Eia (por algunos comentarios, da la impresión ser un guasón muy conocido en Noruega) se pregunta por la Paradoja nórdica, es decir, que aún siendo los países del mundo con la más altas cotas de igualdad y menor discriminación entre sexos, hombres y mujeres acaban eligiendo actividades y oficios tradicionales, sin importarles, en apariencia, que estén siguiendo unas pautas en teoría impuestas por el patriarcado opresor.

La conclusión viene a ser que es el alto grado de libertad que gozan las mujeres en esta nuestra sociedad occidental, cisheteropatriarcal y paliducha viscosona, les permite elegir aquello que les da la real gana.

No conozco tanto la literatura de terror, pero respecto a la ciencia-ficción, no es que haya pocas, es que a las mujeres, en general, la ciencia-ficción les atrae menos que a los hombres, así que por extensión también hay menos escritoras dedicadas a ello.

No porque nadie se lo impida, sino porque se decantan por otros géneros, y tampoco es por falta de ejemplos de tronío, ahí tienen a Rosa Montero como faro y guía para demostrar que se puede ser una gran escritora y escribir ciencia-ficción sin complejos, por no hablar otros ejemplos más endogámicos, como Elía Barceló o Lola Robles, y que decir cuando nos adentramos en el mundo de la literatura anglosajona, desde Lois McMaster Bujold hasta Ann Leckie, e incluso encontramos premios Nobel como Doris Lessing.

Como acaba mostrando Harald Eia vivimos en una sociedad en la que cada cual puede elegir lo que prefiera, no hay más que ver el alumnado de las universidades, ya hay más médicas que médicos, y a nadie se le ocurrió nunca lanzar pomposas campañas para animar a las niñas a ser médicos.

Sin más, cuando tuvieron pleno acceso (y cuando digo pleno hablo más bien del entorno familiar) han ido eligiendo lo que más les atraía.

Éste tipo de iniciativas, como la exasperante insistencia en introducir casi a la fuerza a la mujer en la ciencia y la tecnología, son bastante estériles, cuando no inútiles, por cuanto nada ni nadie se lo impide, y existe una notable libertad de elección.

Ni me imagino el volumen de la escandalera que se levantaría de existir una convocatoria de signo opuesto, pero si quiero apuntar que de estar las bases redactadas en genérico masculino patriarcal... todo el mundo entendería, sin dudas ni posibles ambigüedades, que cualquier escritor, de cualquier sexo, raza y condición, (incluso hani y xenomorfos), estaría llamado a participar.

Siempre que residiera en España.


Notas

https://www.ciencia-ficcion.com/novedad/aldia/2019/con201902180703.php.

12/03/2019 Edito, que no me gustaba el redactado original.

Si, otra ocurrencia de los pensadores de la ideología de género para etiquetar a los que nos quedamos con lo que hemos nacido entre las piernas (cis, unificado, igualado), de quien se lo ha cambiado (trans, alterado, mutado). Es decir, lo normal es ser cis heterosexual (Eres X y te gustan las Y, y viceversa, sin más líos), ya nadie se asusta de que alguien se proclame cis homosexual (eres Y, te gustan las Y, pero te quedas Y), se tolera al trans heterosexual (antes eras X, y te gustaban los X, pero estabas incómoda y te has trans formado en Y, es decir ahora eres Y y te gustan los X), y ya lo último es ser trans homosexual (Me explota la cabeza. Véase la serie [S:Sense 8]). En resumen, que como su religión les prohíbe llamar normal a lo que le sucede al 99% de la población mundial tienen que inventarse palabros para sortear la realidad. Además queda muy chulo en esos infumables artículos de supuesta sociología que escriben al respecto.

Di que si, guapi. Una perla reciente: Unidas Podemos: https://www.eldiario.es/politica/Podemos-IU-Equo-concurrir-elecciones_0_777972325.html. Ni me imagino las vueltas que han tenido que dar a ese Podemos para quitárselo de en medio... sin caer en el ridículo: Unidas Podemes. Más de une no podrá dormir al descubrir la brutal neutralidad del género gramatical no marcado. El enlace que he puesto ha sido, con toda la intención, al Pravda (o al Gramma, no se, a veces lo confundo con Publico.es) porque es interesante ver como en los comentarios el personal, por lo general compuesto por palmeros progres, ya da claros síntomas de agotamiento ante tanto melindre. Hay que fijarse sobre todo en los marcados como Socio, el resto suelen ser trolls aburridos.

Aunque la convocatoria sea para la III edición en el preámbulo se habla de segundo año consecutivo, incluso en la web del Portal del escritor. Debe ser un error en la corrección del copia y pega de las bases anteriores porque la primera edición fue en 2017 y la segunda en 2018.

En fin... ver LA VIDA DE BRIAN.

En la Asociación de Amas de Casa del pueblo de mi madre hay dos hombres. La junta de gobierno concluyó que, siendo uno de ellos viudo, y el otro atendiendo a su mujer con alzheimer, no había duda de su condición, y que si se querían asociar, que se asociaran. Eso si, no pensaban cambiar el nombre a la asociación porque por algo la habían fundado ellas.

Con matices. La Hipótesis de la variabilidad intelectual, (http://jesusgonzalezfonseca.blogspot.com/2011/09/la-hipotesis-de-la-variabilidad-son-los.html) propone que hombres y mujeres vienen a tener el mismo grado medio de inteligencia, pero mientras que a niveles medios las mujeres son más inteligentes que los hombres, hay más hombres idiotas que mujeres idiotas y a la vez más genios que genias, aunque para el caso que nos ocupa esto no es relevante. Como anécdota académica, el matemático Theodore Hill, ha propuesto una descripción matemática para esta hipótesis. Sin embargo, es muy curioso comprobar el nerviosismo que entre cierta pandilla ha provocado esta proposición. Un acercamiento al asunto en: https://naukas.com/2018/11/13/un-fundamento-matematico-para-la-teoria-de-la-variabilidad-o-no/, https://disidentia.com/matematicas-de-genero/ y https://es.sott.net/article/62336-La-Universidad-de-Chicago-y-la-Fundacion-Nacional-de-la-Ciencia-hicieron-desaparecer-mi-articulo-sobre-la-diferencia-entre-los-sexos.

https://www.imdb.com/title/tt3153646/, se puede encontrar subtitulado aquí: https://www.youtube.com/watch?v=UIfotAFjDkI.

© Álvaro Carrión de Lezama
(622 palabras) Créditos