The X-Files o cómo envejecer con gracia
por Héctor Horacio Otero

Antes de dar mi opinión sobre la décima temporada de los Los Expedientes X quiero comentar cuáles son los capítulos que he visto (están detallados debajo; son los elegidos por Chris Carter para realizar una maratón en Fox antes de la premiére).

Sí, vi algunos capítulos salteados durante los noventas, que no recuerdo demasiado. Al fin y al cabo ¡se trata del siglo pasado!

El detalle a continuación por si le interesa a alguien:

Los veinte episodios elegidos por Chris Carter.

  • Temporada 1, Episodio 1: PILOT
  • Temporada 1, Episodio 2: DEEP TROAT
  • Temporada 1, Episodio 3: SQUEEZE
  • Temporada 1, Episodio 8: ICE
  • Temporada 1, Episodio 13: BEYOND THE SEA
  • Temporada 1, Episodio 24: ERLENMEYER FLASK
  • Temporada 2, Episodio 3: THE HOST
  • Temporada 2, Episodio 5: DUANE BARRY
  • Temporada 2, Episodio 20: HUMBUG
  • Temporada 3, Episodio 4: CLYDE BRUCKMAN´S FINAL REPOSE
  • Temporada 3, Episodio 20: JOSE CHUNG´S FROM OUTER SPACE
  • Temporada 4, Episodio 2: HOME
  • Temporada 4, Episodio 7: MUSINGS OF A CIGARETTE SMOKING MAN
  • Temporada 4, Episodio 14: MEMENTO MORI
  • Temporada 4, Episodio 20: SMALL POTATOES
  • Temporada 5, Episodio 5: THE POST MODERN PROMETHEUS
  • Temporada 5, Episodio 12: BAD BLOOD
  • Temporada 6, Episodio 3: TRIANGLE
  • Temporada 6, Episodio 18: MILAGRO
  • Temporada 7, Episodio 12: X COPS
  • Temporada 9, Episodio: HE TRUTH I
  • Temporada 9, Episodio: HE TRUTH II

Respecto a esta selección y como nota al margen, me resultó gracioso ver el peinado de Mulder en el primer episodio; quiero decir, esa abundancia capilar (algo de envidia se me cuela aquí) tan propia de modelo de revista de peluquería masculina de los ochentas. Por suerte se lo plancharon un poco al capítulo siguiente, porque caso contrario se hubiese convertido en una distracción, como la improbable cabellera rubia de Colin Farrell (en ALEJANDRO MAGNO) o los peluquines de Nicholas Cage (que no me permiten ver ninguna de sus películas; no me pierdo tanto, ¿verdad?).

Quisiera aclarar lo que no me gusta ni me gustó nunca de la serie, para quitar prontamente ese tema de mi reflexión (que valora muy positivamente el show). Se trata de los episodios centrados en deformidades circenses dignas de T. P Barnum, o mejor dicho de Tod Browning en FREAKS (1932), no son mi taza de té, por decirlo de algún modo. Pero como aclaró el propio Carter, su selección reflejaba tanto la llamada Mitología como también algunos de los capítulos favoritos de los fans. Obviamente me gusta la Mitología con su contenido alien y conspiranoico, y soporto bastante bien todo lo paranormal. Y me parece que algo que hay que aceptar es que, en menor o mayor medida, a pesar del dramatismo siempre presente, el humor forma parte significativa de este programa. Volveré pronto sobre este punto.

Vamos al final; THE TRUTH I-II y las declaraciones en el juicio; excesivamente artificiosas en mi opinión. Evidentemente creyeron que era necesario hilar cada hecho importante de las nueve temporadas confeccionando una explicación totalizadora que diera sentido. Demasiado rebuscado a mi gusto; podrían haberse omitido algunos temas en pos de hacerlo más verosímil. Creo que hubo un exceso de afán por cerrar todas las líneas argumentales, pero bueno, los finales nunca contentan a todos y es materia opinable.

La nueva temporada son sólo seis episodios; ¡qué difícil responder a tanta expectativa, a las temporadas anteriores, a poder plantear algo nuevo en la trama, y que sin embargo respete la historia del programa y no defraude! Creo que podríamos dividir el análisis en tres bloques; Episodios 2-4-5, el infame capítulo 3 MULDER AND SCULLY MEET THE WERE-MONSTER, y los mitológicos 1 y 6.

Lo primero que quisiera destacar de los capítulos más comunes, por llamarlos de algún modo, es el tono irónico, a mi juicio correcto. No se puede volver veinte años después a hacer ROCKY o LA JUNGLA DE CRISTAL como si no hubiese pasado nada o que Han Solo retornara haciendo acrobacias (algún accidente hubo por ahí). No lo cree nadie y resulta eventualmente patético. La admisión del paso del tiempo por parte de los protagonistas en tono jocoso (en particular David Duchovny, que en su impasibilidad facial tiene más pasta para la comedia que el drama —dijo esto a riesgo de ser injusto porque no he visto sus otras series—) es un soplo de frescura que permite avanzar.

Vamos ahora al punto delicado: el capítulo 3 MULDER AND SCULLY MEET THE WERE-MONSTER. Confesé haberme reído a carcajadas, para indignación de un par de mis amigos (indignación por mi festejo y por el contenido del capítulo). No hay persona más cómica que la que no pretende serlo y no hay risa más espontánea que la no planeada. Para nada me esperaba lo que vi, me parece completamente válido y me divirtió mucho. No quiero decir nada más, ustedes tendrán su propia opinión.

Quisiera concluir con algunas palabras respecto al episodio final de temporada (para nada final de serie; es muy posible que continúe). Me gustó, tuvo de todo (en particular un tema personal de los protagonistas que se veía venir) y me dejó la alegría de esperar algún futuro reencuentro con este par de amigos.

© Héctor Horacio Otero
(854 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Ficción científica el 27 de febrero de 2016