Definir a la ciencia-ficción: una tarea compleja
por Cristián Londoño Proaño

La ciencia-ficción es un género muy extenso y tiene muchas aristas. Hay varios autores que han tratado de definirla, pero en sus definiciones han excluido a uno u otro subgénero.

La dificultad de definir el género radica, en primer lugar, que depende del propio autor. Si el escritor o el lector considera que una obra es ciencia-ficción entonces lo es. Esta consideración hace que la definición se vuelva inestable y sin límites claros. Por otro lado, el problema de definir la ciencia-ficción es complejo. Miquel Barceló en su libro CIENCIA-FICCIÓN, GUÍA DE LECTURA explica que: El problema de la definición del género deriva directamente de la inexistencia de límites precisos para la temática y los enfoques que utiliza la ciencia-ficción. Sus narraciones pueden transcurrir en el presente, en el pasado o incluso en un tiempo alternativo ajeno a nuestra realidad. Es decir, la complejidad de definir el término es propia del género.

A esto hay que sumar que la ciencia-ficción cambia continuamente y sus temáticas se vuelven cada vez más amplias y generalizadas. Es un género que no tiene las fronteras establecidas, donde todo es posible.

Por otro lado, muchas veces la ciencia-ficción y la fantasía se mezclan. La fantasía toma técnicas de la ciencia-ficción. Y la ciencia-ficción toma técnicas de la fantasía, por ejemplo, Ray Bradbury lo hace en su obra CRÓNICAS MARCIANAS.

Cito algunas definiciones de escritores célebres de la ciencia-ficción. Para el escritor británico Brian Aldiss, la ciencia-ficción es la búsqueda de una definición del hombre y su ubicación dentro de un universo que resulte coherente con nuestro nivel de conocimientos (ciencia), que es avanzando pero a la vez confuso. En este caso ubica a la ciencia-ficción como consecuencia de la ciencia. Muchas de las obras de ciencia-ficción quedarían definidas, pero habría otras que quedarían relegadas.

Para Isaac Asimov, autor monumental del género, la ciencia-ficción es la rama de la literatura que trata de la respuesta humana a los cambios en el nivel de la ciencia y la tecnología. Asimov define a la ciencia-ficción en función de una base científica amplia. En esta definición se quedan excluidas algunas obras, por ejemplo, MAÑANA SERÁ ASÍ de Robert Sheckley.

Robert Heinlein dice que una breve definición de casi toda la ciencia-ficción sería una especulación realista en torno a unos posibles acontecimientos futuros, sólidamente basada en el conocimiento adecuado del mundo real, pasado y presente, y en concienzudo conocimiento del método científico. Para que la definición cubra toda la ciencia-ficción (en lugar de casi toda) basta tan sólo eliminar la palabra futuro. Esta definición abarca bastantes obras de ciencia-ficción y quizás, sea completa.

Para la escritora norteamericana Judith Merril, la ciencia-ficción es la literatura de la imaginación disciplinada. Engloba a todas las obras del género y pone de relieve a uno de los actores principales del género: la imaginación. Pero alguien, con justo derecho, puede decir que la fantasía también lo cumple.

Por esta dificultad de definir a la ciencia-ficción, yo apoyo el planteamiento de muchos críticos, estudiosos y escritores de que el género debería llamarse ficción especulativa. Orson Scott Card dice que: la ficción especulativa se dirige, por definición, a un público que quiere enfrentarse a lo extraño, un público que quiere pasar su tiempo en mundos que definitivamente no sean como el que les rodea. En esta definición se incluye los géneros de la ciencia-ficción y la fantasía. Al final de cuentas, la ficción especulativa es el arte de imaginar el presente, el pasado o el futuro de un mundo posible en una cantidad infinita de multiversos.

© Cristián Londoño Proaño
(721 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Ciencia-ficción, fantasía y otras imaginaciones el 1 de febrero de 2015