El núcleo de la ciencia-ficción
por David Quintero

Pregunté hace unos días en los foros de ciencia-ficción escrita de Reddit qué premio del género era el más pro hard. Hubo multitud de respuestas, muy buenas, y casi todas coincidían en que los más importantes premios del ramo (Hugo o Nébula, por ejemplo) no se podían considerar como galardones que premiasen el hard. En mi opinión, diría incluso que el hard sale con desventaja inicial clara en esos premios, frente a la poderosísima fantasía o la space opera.

Bien, antes que nada debería decir lo que yo entiendo por ciencia-ficción hard. Creo que es básicamente lo que entiende todo el mundo, pero hagámoslo explícito. La ciencia-ficción: hard es el subgénero de la ciencia-ficción en el que la exactitud y el rigor científicos sirven como guía de la historia y son parte importante de ella; en estas narraciones es posible y hasta deseable tomarse licencias, ya que la especulación siempre es legítima, pero no se debe violar ningún principio científico básico o si se hace debe justificarse sobradamente. Por supuesto, esta definición es ambigua, y sin duda muchas obras podrían ser incluidas como hard por muchos aficionados mientras que otros aficionados no las considerarían así en absoluto (se me viene a la cabeza EL PROBLEMA DE LOS TRES CUERPOS, de Cixin Liu). Considero que esto es inevitable. Las fronteras entre géneros siempre han sido difusas, y además, como dice Miquel Barceló en su CIENCIA-FICCIÓN. NUEVA GUÍA DE LECTURA citando a Nietzsche: no se puede definir aquello que tiene historia. Así pues, asumamos las dificultades inherentes y prosigamos.

Hagamos un pequeño experimento que no pretende ser riguroso, pero creo que sirve para ilustrar lo que quiero decir. Tomemos los últimos treinta años de premios Hugo, es decir, retrocedamos hasta 1986 (en el momento de escribir esto los Hugo del 2017 aún no se han entregado). La cifra de treinta años es en gran parte arbitraria, pero en parte queda justificada por la cercanía a la edad de quien esto escribe (32). Analicemos cuántos premios Hugo a la mejor novela se podrían considerar como ciencia-ficción hard. En primer lugar debo decir que soy consciente de que algunas de las joyas de la ciencia-ficción están en narraciones más breves, pero no quiero extenderme demasiado, así que escojamos el premio insignia, que es el de mejor novela. En segundo lugar, confieso que no me he leído todos los libros premiados, pero creo que con mi aproximado conocimiento del género y las reseñas de otros lectores esto puede soslayarse; en cualquier caso, como dije al principio, el análisis no pretende ser totalmente riguroso. Es un análisis parecido al que hice sobre la presencia de extraterrestres en novelas premiadas en los Hugo y que pueden ustedes encontrar en el Sitio (Pero, ¿dónde están los extraterrestres? y Pero, ¿dónde están los extraterrestres? II).

Tomando la lista de los premios Hugo de los últimos treinta años a la mejor novela nos encontramos con tres obras que son, conforme a la declaración de lo que es el hard que hemos expuesto, claramente de este género: MARTE VERDE y MARTE AZUL de Kim Stanley Robinson. Creo que SPIN, de Robert Charles Wilson, es también hard, aunque los personajes y sus relaciones sean lo más importante. Creo que se puede incluir también a Cixin Liu y su EL PROBLEMA DE LOS TRES CUERPOS. También incluiría HOMÍNIDOS, de Robert J. Sawyer. Cinco obras claramente hard. Tengo algunas reservas con aceptar a Vernor Vinge, a quien veo como una mezcla de space opera o cyberpunk, salvo quizá su AL FINAL DEL ARCO IRIS. Y por último, LA REBELIÓN DE LOS PUPILOS, de David Brin, es una novela que probablemente no sea hard, pero que parte de un mundo imaginado por el autor que sí lo es, y se la puede incluir relajando un poco los requisitos.

En total, cinco obras hard, o siete si somos generosos, en un total de treinta años (a una o como mucho dos obras premiadas por año). Con un sexto o un quinto de los galardones, no parece que se pueda considerar al hard como un género insignia de la ciencia-ficción.

Y sin embargo eso es justamente lo que creo que es. Creo que el hard es la esencia de la ciencia-ficción, el núcleo, como he puesto en el título. ¿Por qué? Porque es lo que tiene la ciencia-ficción que la hace verdaderamente diferente a otros géneros literarios. Es decir, imaginemos un mundo en el que el hard no ha existido nunca. Tenemos space opera, cyberpunk... pero jamás se ha escrito una obra hard. No me extrañaría que en ese mundo se considerase a la fantasía y a la ciencia-ficción como indistinguibles. O si se las distinguiese, sería a nivel muy superficial, por la presencia de gadgets tecnológicos y el tipo de ambientación de la historia, más que por principios rectores más profundos. Yo aún diría más, creo que el hard le da a la ciencia-ficción algo que no tiene ningún otro género literario. La presencia rigurosa de la ciencia en una historia transforma totalmente una novela. La ciencia-ficción hard se alza como una isla en el mar de la literatura, desconectada del continente de otros géneros. Las diferencias entre una novela romántica y una histórica son de muchos tipos, claro, pero la más esencial es solo una: la temática. Esta misma diferencia se puede aplicar por ejemplo a la diferencia entre una historia de fantasía y una space opera, entre una policíaca y una histórica, etcétera. Pero en una obra hard hay algo que va más abajo, hacia lo profundo, un verdadero núcleo, un principio rector.

A decir verdad, no considero que esta propiedad sea exclusiva del hard. Diría que también la tiene la literatura más seria, la que no se limita a contar una historia, sino que da mucha importancia a la forma, al lenguaje, y que en ocasiones pretende innovar mucho (por ejemplo el ULISES de Joyce). Curioso, dos géneros tan dispares hermanados por esta propiedad. Supongo que más de un crítico de literatura seria alucinará si me lee.

Por supuesto, no quiero resultar dogmático ni radical. Soy el primero que lee de todo y que ha disfrutado muchísimo con space opera s. Creo que en la variedad conjugada armoniosamente está la riqueza de la ciencia-ficción. También considero que establecer un premio para ciencia-ficción hard exclusivamente sería muy polémico; como hemos visto, la definición de este subgénero está sometida a muchas imprecisiones y lo más probable es que con el tiempo el premio acabase degenerando de su propósito original, aceptando obras de todo tipo.

La ciencia-ficción hard, aunque no es previsible que sea inmensamente popular, creo que constituye la verdadera esencia de la ciencia-ficción. Ojalá sirva este artículo para apreciarla más y para que quienes me lean se acerquen (más) a ella.

© David Quintero
(1.144 palabras) Créditos