La hipótesis de la Tierra Rara
por Héctor Horacio Otero

He leído últimamente algún artículo acerca de la Hipótesis de la Tierra Rara; si me pidieran un opuesto, sería la Ecuación de Drake (influencia de COSMOS y Carl Sagan, obviamente). Más adelante daré ejemplos conocidos de estas propuestas en el campo de la ficción científica; pero creo que es significativo destacar que se trata de dos posturas diferentes a nivel de la ciencia en general.

Simplificando, tenemos al científico que dice El universo es gigantesco, es casi imposible que seamos el único planeta con vida y por el contrario, el que sostiene que Se necesitan condiciones muy particulares para el surgimiento de la vida. Para que nos entendamos, sólo podría darse (tal vez, por casi milagro) en planetas clase M (Minshara) —terminología vulcana—. Entonces analizan resultados de la exploración robótica en Marte o un asteroide, y se nota en las declaraciones que algun@s se salen de la vaina por decir que seguro hay alguna bacteria dando vueltas por ahí y otros todo lo contrario. Señoras/es, no me vengan después con el diario del lunes. El momento de tomar partido es ahora.

L@s asimovian@s: sólo estamos nosotros y vamos a poblar veinticinco, cincuenta, cien millones de planetas habitables y terraformados por nuestra cuenta —sí, claro, encima suena bastante geocentrica y medieval con algo de excepcionalidad y destino manifiesto agregado—.

L@s warsies: hay vida por todos lados, diferente en cada lugar, aunque raramente la mayoría tiene cabeza y miembros y respiran lo que nosotros —es la postura más lógica e interesante, a mi juicio—.

L@s trekkers o la vida se configura siempre de manera humanoide o hubo un poblamiento humanoide originario general y después se adaptó a cada lugar (opción práctica para solucionar toda producción audiovisual con un poco de maquillaje —la idea más enigmática, tal vez con un poco de ingeniero de PROMETHEUS en ella—.

En el número de agosto de 2015 de la revista Muy Interesante (edición argentina) la nota Receta cósmica (pgs. 20-23), se opta por la concepción asimoviana/hallazgos telescopio Kepler. Enumero: no todas las galaxias son aptas para la vida, las zonas de densidad estelar no son favorables, también explotan supernovas, las regiones alejadas del centro galáctico tienen escasez de elementos pesados, algunos astros penetran periódicamente en los brazos de las espirales, ni tan pequeño como Marte ni tan denso como Venus, con una luna grande y una tierra que se sacuda un poquito, con efecto invernadero en dosis adecuadas... ok, ya lo entendí. Igual, desde mi ignorancia total, me parece restringir la vida a las basadas en carbono como algo miope. ¿No se estremecieron al creer haber encontrado vida basada en el arsénico? ¿No existe la posibilidad de otras bioquímicas?

© Héctor Horacio Otero
(536 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Ficción científica el 28 de agosto de 2015