Alfonso Williamson, un ilustrador de ciencia-ficción con acento colombiano
por Dixon Acosta

La reciente película de la saga de LA GUERRA DE LAS GALAXIAS (Star Wars), de manera evidente recurre a la nostalgia de quienes vimos las primeras cintas de la serie. Recuerdo que una de mis películas favoritas en aquella época fue EL IMPERIO CONTRAATACA y cierto día encontré su versión en historieta, casi una novela gráfica por la calidad y complejidad del dibujo. En aquellos tiempos no me fijaba en los créditos artísticos, por lo cual ignoraba que la producción fue realizada por Al Williamson, importante artista gráfico, con asistencia de Carlos Garzón, historietista colombiano. Lo que también ignoraba era que Williamson tenía una relación muy estrecha con Colombia.

En España se ha publicado una retrospectiva de la obra gráfica de Al Williamson, autor del cómic estadounidense, apreciado especialmente por los aficionados a las historietas de ciencia-ficción por haber dibujado clásicos como Flash Gordon (conocido hace algunos años en Colombia como Roldán el Temerario), así como las mencionadas adaptaciones de las historias de LA GUERRA DE LAS GALAXIAS. En 2010 murió Williamson, a la edad de 79 años en Estados Unidos, en donde se lamentó su desaparición, pues se trataba de uno de los artistas gráficos más célebres del mundo del cómic. Lo que muchos desconocíamos era que Williamson era hijo de un colombiano y se había criado en Bogotá, en donde comenzó a aficionarse a las historietas y el cine.

Pero vamos muy rápido. Alfonso Al Williamson nació en Nueva York en 1931, luego su familia se trasladó a Colombia, en donde estuvo la mayor parte de su infancia y comenzó a interesarse en el noveno arte, de regreso en Estados Unidos tomó clases en escuelas de dibujo e ilustración. En Bogotá tuvo la suerte de ilustrarse (aquí el término cobra todo su sentido) tanto sobre los cómics estadounidenses como por las historietas latinoamericanas de la época, especialmente las escuelas mexicana y argentina. En Colombia conoce a otro joven que se convertiría en maestro del arte gráfico, el español Adolfo Álvarez- Buylla cuya familia se encontraba exiliada y quien posteriormente desarrollaría en España una carrera exitosa con títulos como Diego Valor, El Superdotado y Yago Veloz. La amistad entre los dos fue para toda la vida.

imag/20160228a.jpg

Williamson en Estados Unidos tomó contacto con los maestros y artistas más reconocidos del cómic. Se consagraría como historietista e ilustrador de la EC Comics especializándose en temas de ciencia-ficción y fantasía. Como ilustrador trabajo en publicaciones como Weird Science, Weird Fantasy, ilustrando obras de escritores como Ray Bradbury y Harlan Ellison, así como libros de Edgar Rice Burroughs. Las décadas del 50 y 60 fueron especialmente prolíficas, pero la cantidad no medró para ganar en calidad también, lo cual le fue reconocido por premios como el de la Sociedad Nacional de Historietistas de Estados Unidos, el premio Harvey en 7 oportunidades y el Will Esner. Williamson hace parte del salón de la fama de la industria del cómic desde el año 2000.

Williamson siempre se mantuvo en contacto con Colombia y no resulta extraño que varias de las aventuras de sus personajes se desarrollaran en nuestro país, específicamente en Bogotá (como el Agente Secreto X-9 o la heroína Modesty Blaise). Debo confesar, que en medio de una investigación de menciones colombianas en los cómics, fue como tropecé afortunadamente con Williamson.

En el caso del Agente Secreto X-9, él mismo se utilizó como modelo, en una entrevista con el periódico El País de España, contaba que ...necesité un modelo que no pidiera dinero. Al verme en un espejo descubrí el personaje, me quité las gafas, un poco de nariz y aumenté la musculatura. Este personaje fue creado por Alex Raymond, artista gráfico que fue el referente e ídolo para Williamson y a quien al comienzo de su carrera intentó imitar en su trazo.

imag/20160228b.jpg

Durante los años 80, el trabajo de Williamson se enfocó en las adaptaciones de LA GUERRA DE LAS GALAXIAS, allí trabajó con el ilustrador colombiano Carlos Garzón, otro ilustre desconocido compatriota a quien también debe destacarse, alcanzando un renovado reconocimiento. En los últimos años de su producción artística, Williamson fue entintador de grandes estudios como Marvel.

En varios sitios Al Williamson se le reconoce como colombo-estadounidense, para nuestro orgullo. Va el agradecimiento a su memoria gráfica y por su intermedio a todos aquellos artistas que permanecen cuasi anónimos, cuando han sido en buena parte responsables de nuestras mejores horas de diversión y entretenimiento.

En Twitter intento algunos esbozos como @dixonmedellin.

© Dixon Acosta
(902 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Cosmocápsula el 23 de enero de 2016