Stefan Wul, el poeta de la space opera
por Jorge Romo

A la hora de la ciencia-ficción, prefiero a los franceses. Como un tal Jean-Pierre Andrevon que experimenta con el género o un Stefan Wul que es un clásico aún muy recordado aunque ya superado en su país. Pese a que nunca se lo he escuchado a los franceses, me parece que Wul es el Asimov parisino, un poeta de la space opera que sin embargo no tenía un carácter del todo literario y escribía a la carrera; un autor que no fue soft sino hard, en un país en el que los autores han preferido la introspección a las descripciones a lo Arthur C. Clarke.

Sin embargo, las mejores novelas de ciencia-ficción francesa de los 50 emulaban a su contraparte estadounidense. Como si fuesen un John W. Campell Jr., los directivos de la editorial Denoel, especializada en el género, consiguieron darle seriedad al mismo a través de tramas en donde el factor científico estaba más que presente. Aquí es donde entró Stefan Wul como estrella fugaz, publicando once novelas entre 1956 y 1959. Su labor narrativa, una especie de placer recreativo cuando no ejercía su profesión de dentista, se prolongó por unos años más mediante la publicación de un puñado de cuentos y una última novela (NOO, 1977).

La velocidad de Wul para escribir también puede compararse con la del buen doctor. L´ORPHELIN DE PERDIDE se escribió de manera olímpica en tan sólo tres semanas. Si bien la velocidad parece estar peleada con la calidad, de haber sido escritor de tiempo completo, Wul puede que hubiera sido igual de prolífico.

Muchas de sus novelas también parecen estar inspiradas de otro clásico: Julio Verne. Teniendo seguramente en mente aquella frase de instruir deleitando, Wul a veces ofrece una clase de ciencias y trata de convencernos de que una buena historia de ficción científica hard debe tener siempre muchos datos científicos. Ahí está LE TEMPLE DU PASEÉ para aprender algunos términos bioquímicos y fisiológicos.

Pero el rasgo más característico de este autor innegablemente fue su gran gusto por las historias que transcurrían fuera de la Tierra. Los humanos que visitan los mundos alienígenas quedan pasmados por la rareza de la flora y fauna. Las descripciones de los mundos extrasolares son de lo más exótico y muchas veces recuerdan aquel planeta Venus de los 30 y 40 en el que habitaban las formas de vida más extrañas y surrealistas. Se me ocurren obras como OMS EN SÉRIE, L´ORPHELIN DE PERDIDE o RAYONS PEUR SIDAR, ya reseñadas aquí en el Sitio, y que transmiten el interés y la pasión que tenía su autor por las historias más allá de nuestro sistema solar.

Queda ahí la invitación para tratar de adentrarse en este autor. Por ahí rondan, aunque ya descatalogadas, las traducciones al español de sus primeras novelas, y las traducciones al inglés de algunas otras. Un autor disfrutable, con ideas interesantes y con una narrativa muy fácil de seguir y sin complicaciones estilísticas.

Posdata 1. Hace algunos años que ya se puede conseguir la traducción al inglés de OMS EN SÉRIE en versión impresa y electrónica. Gracias a que Wul escribía de una forma sencilla y sin complicaciones, quienes leen un poco de inglés pueden disfrutar ya de esta novela y empezar a compararla con PLANETA SALVAJE, su versión cinematográfica. Cuando el lector llega a la sección en la que se explica por qué la novela se llama HOMBRES EN SERIE, o cuando se descubre por qué los humanos cayeron a un estado de salvajismo después de haber alcanzado un nivel tecnológico impresionantemente avanzado, uno no puede más que sonreír y recordar que la novela guarda mucha de las ideas de la ciencia-ficción durante la Edad de Oro del género.

Posdata 2. En 2012, la editorial francesa Ankama Éditions inició su colección El universo de Stefan Wul, con el objetivo de adaptar las principales obras de este autor al formato gráfico. La primera parte de OMS EN SÉRIE ha sido escrita por Jean-David Morvan y los dibujos han estado a cargo del dibujante estadounidense Mike Hawthorne. No está de más decir que los dibujos recuerdan poderosamente a los trazos de Moebius. Otra novela adaptada al cómic es NIOURK, cuya historia y dibujos han sido realizados por Olivier Vatine, quien se dice que dibuja con un estilo inspirado en los clásicos del cómic francés. Así, se ha invitado a varios dibujantes a plasmar su propia interpretación de las historias de Wul con resultados más que interesantes.

© Jorge Romo
(748 palabras) Créditos