Prometheus y como se debe explorar un planeta
por Juan Raffo

1.- Al llegar a un planeta desconocido, después de viajar cientos de años luz, no es necesario realizar un mapa topográfico del planeta ni un estudio de su clima para evitar sorpresas. No busque desde orbita lugares interesantes para aterrizar solo tiene que...

2.- Aterrizar en cualquier lado, total, con 600 millones de kilómetros cuadrados para revisar casi seguro que adonde llegues habrá algo interesante. Y si no, después de miles de años seguro que algo queda que se pueda reconocer como un estructura artificial; una carretera, un edificio, y segurísimo que se pasa cerquita.

3.- Al bajar a explorar ese planeta desconocido no deje atrás sus elevados principios filosóficos. Esta es una misión científica, no sabemos con qué nos vamos a encontrar pero eso no es razón para llevar armas ¡Dile no a la violencia! ¡Deja atrás tus atavismos!

4.- Si la atmósfera es respirable, quítese el traje. Bacterias, virus, algas, esporas y polvos desconocidos no son importantes a la hora de respirar aire puro (total, la gente solo se pone desconfiada con las enfermedades desconocidas cuando te vuelves verde fosforescente).

5.- ¿Materia orgánica pegajosa y chorreante? tóquela con el dedo ¿Botones? presiónelos al azar ¿Una puerta cerrada con un cadáver al frente? ábrala sin precaución.

6.- ¿Quién ha dicho que los animales desconocidos, reptantes, parecidos a serpientes, blancuzcos y húmedos son peligrosos? Usted es un científico, deje atrás sus prejuicios y acarícielo.

7.- Si encuentra un extraño parásito desconocido la mejor forma de conocer su biología y la manera como actúa es suministrárselo a un compañero de la tripulación, ese que duerme en el cuarto de al lado y que comparte el aire en el ambiente cerrado de una nave espacial. En caso de ser nocivo esto además servirá para estudiar su velocidad de propagación y contagio.

8.- No importa que hayas encontrado restos, material genético, tecnología antigua, equipos, especimenes biológicos, lo verdaderamente importante para un arqueólogo y un científico es hablar con los extraterrestres, sobre todo después de miles de años que han estado callados. Si no hay alienígenas vivos, deprímase, todo este viaje no sirvió para nada.

Y un bonus track que funciona en cualquier situación además de los viajes espaciales por planetas desconocidos.

9.- Cuando algo le persiga rodando por una colina, corra en línea recta.

La única explicación para este esperpento (además de que a Scott le afectó la edad) es que en el futuro vamos a ser más idiotas por culpa de internet y el colesterol.

Y lo más asombroso, viene un Prometeus 2.

© Juan Raffo
(421 palabras)
Publicado originalmente en Irreflexiones el 11 de septiembre de 2012