Especial Decimoséptimo Aniversario
¡Pasado! ¡Presente! ¿Futuro?
Especial Decimoséptimo Aniversario
por Marco Baturan

Hagamos un repaso sencillo; a mediados del siglo pasado la ciencia-ficción nos prometió el oro y el moro con futuros viajes espaciales, coches voladores, robots que nos asistieran (¡Ah! ¡Ojala pase, porque estoy harto de trabajar!) y todas las mujeres serían rubias, pechugonas e irían ligeritas de ropa (Esperen un segundo ¡Eso sí ha ocurrido!). Nada de eso y más (Menos lo último) sucedió, y eso pasa por tomar en serio una extrapolación lógica y especulativa de una ciencia en su momento presente. Es una de las limitaciones de un sistema nervioso basado en estimulo respuesta (Si X entonces Y) cíclico y extrapólatelo, que acabamos desvirtuando una idea si por cada especulación no la sometemos a prueba rigurosa: Eso se llama creencia.

Pero no os pongáis tristes, porque cada novelita, cada cuento y cada historia; cada serial de televisión (Star Wars, Star Trek, Barbarella —¿qué les decía de las rubias?—) impulso la mente de miles de jóvenes chavales a dedicarse a la ciencia y tecnología, con ello llegamos a la era hipertecnológica que estamos viviendo actualmente y también distócica de la ciencia-ficción. Países muertos de hambre, tercermundismo disfrazado de primermundismo (Miren Spañistan, se está empezando a usar el término Eurodaca para referirse a los ciudadanos de tan curioso país ¡Ups! ¡Si yo soy de allí!). Por otro lado China lanza su rover lunar (en breve tendremos una tienda de chinos allí) con la mitad de su población esclava e ignorante. Yo poseo un tablet, portátil y smartphones de última generación (fabricados por niños hindúes, por el módico precio de un bol de arroz y sobrevivir a la disentería un día más) y a pesar de mi grado de estudios, mi oficio no es el mejor (¿Saben que si se repite mucho el par de vocablos informático-prostituta terminan por rimar?) Si eso no tiene el más puro estilo BLADE RUNNER que venga Buda y lo vea.

¿Y de cara al futuro amigo mío? Pues como siempre, lo que nos dicte nuestra imaginación será nuestra inspiración, pero ¡Ay! querido lector, tiempos oscuros se ciernen sobre nosotros. The Winter it´s coming a nivel intelectual, ya que empieza un nuevo movimiento mundial basado en el miedo, rencor, terror y todos los -ismos que podemos imaginar hacia lo distinto y la curiosidad, afectando de forma negativa nuestro ambiente, volviéndonos temerosos de saber más y crítico con el talento y genialidad.

Sin complicarnos mucho.,estoy relamiéndome de impaciencia por ver la última de Johnny Deep (¿Juanito Profundo?); TRASCENDENCE. Es la historia de un científico que se dedica a la inteligencia artificial en un proyecto sin precedentes para crear la primera mente artificial más potente que la de un ser humano (Que la de todos los seres humanos en toda la historia de la humanidad) y hete aquí que en plan las FARC, un grupo anti-tecnología terrorista le pegan un tiro al pobre de Johnny con una bala atómica y se empieza a morir de intoxicación radioactiva (Así que pasa de tener pinta de yonki de Hollywood a yonki de las Barranquillas) y no se le ocurre nada mejor que hacer un backup de su cerebro y ver si así salva el pellejo. Pero he aquí que en el trailer (la peli no se estrena hasta mediados de año) desde que Yonki Deep se digitaliza se vuelve super listo, su churri se acojona, su mejor amigo, Morgan Freeman (¿No falleció siendo presi de Sudáfrica?), se pone blanco (del susto) y de Humano pasa a ser una entidad cuasi divina super poderosa que amenazan a toda la humanidad.

¿Y qué tiene que ver con nuestra visión del futuro y por qué me enerva tanto? Solo investigando, criticando y pensando es cómo podemos superar las épocas duras y a eso se llama ciencia, atacarla solo significa cortarnos las piernas y convertirnos en enormes dioses con pies de barro (y ya saben, cuanto más grande más dura será la caída) que es la actitud que existe a todos los niveles. Y esto se refleja en Hollywood, con su producción/es que dicen siempre lo mismo: científicos=Maaalos, cachas-guapos=Bueeenos, Ciencia/Saber= Maaalo, Ignorancia/dogmatismo=Bueeeno.

Nunca o casi nunca el científico se activa como héroe. Kim Stanley Robinson en MARTE VERDE[N] tiene un capitulo que me encanta llamado El científico como héroe en donde [Jódanse, ESPOILERS] Saxifrage Russell, un hombre común, bajito, calvo y fofo, pero de brillante cerebro, por una vez en su vida tiene el valor de afrontar solo los problemas que le plantean. Ese es el héroe que debería existir en las películas, porque en la vida real existen, pero no son ni sexys, ni guapos, ni con melenas rubias, ni cachas. Y desde luego no se regodean con sus logros, es más, cuando finalizan un experimento piden que les refuten y así, si han fracasado, se corrigen. Eso es humildad y orgullo a partes iguales. Pero no los reconocerás fácilmente por la calle, son discretos, están entre nosotros, ocultos, y son los que nos hacen avanzar. Por eso no me gusta el futuro que está gestando el mundo, por eso no me gusta de antemano esa película (aunque la veré por sus efectos y argumentos).

Unos me dirán, Únete a nuestras filas y aprovéchate de la sociedad hasta el final y luego bueno, seguro que el final no están malo. Pero no es verdad, porque cuando haces eso por activa o por pasiva el resultado no solo te afecta a ti, o a los tuyos, o a los demás: afecta a todos y eso es estúpido.

Tú escoges o eres de los estúpidos o no, tuya es la decisión.

© Marco Baturan
(1.123 palabras) Créditos
Marco Baturan es colaborador habitual del Sitio