Un buen momento para el cine de ciencia-ficción.
por David Quintero

Tenemos suerte los aficionados a la ciencia-ficción, con la cantidad de películas que se nos avecinan de nuestro género favorito. En el momento de escribir esto, las primeras películas están a punto de estrenarse (superhéroes incluidos), pero hay bastantes más esperando su momento a la vuelta de la esquina. En este breve artículo tengo intención, más que de citarlas una a una y comentarlas de forma casi telegráfica, de hablar de dos de ellas; en especial de una que espero que llegue a nuestros cines. También quisiera analizar por qué tengo tantas esperanzas puestas en el cine independiente de ciencia-ficción (aunque por supuesto también aguardo con ganas películas más comerciales).

Una de esas películas que tanto espero es GRAVITY, con Sandra Bullock y George Clooney. Cuenta con un reparto de lujo, pero además su director es el muy interesante Alfonso Cuarón, quien ya se ha acercado al género con HIJOS DE LOS HOMBRES y que tiene una trayectoria que merece la pena seguir. No sé si GRAVITY es una propuesta de cine independiente o no, pero la verdad es que tampoco me importa, pues ardo en deseos de ver esas escenas filmadas en el espacio con extraordinario detalle (según expertos, el nivel de realismo científico es altísimo), en un futuro que podría ser hoy mismo. La historia (un accidente en LEO, Low Earth Orbit) promete y mucho, y nos acerca a ese terreno de la ciencia-ficción más próxima, lejana a las altas especulaciones sobre el destino final del universo o la vida; una ciencia-ficción que sin embargo no merece menos crédito que su hermana la especulativa: las dos enriquecen las posibilidades de nuestro futuro. Y de nuestro presente.

La otra película, que espero que llegue a nuestros cines, pues somos muchos los que la aguardamos, más otros tantos a los que podría agradarles la sorpresa, es EUROPA REPORT. Trata de una misión tripulada a la luna Europa, de Júpiter, posiblemente el lugar más prometedor de todo el Sistema Solar para encontrar vida. Europa es una bola de hielo, pero bajo esa corteza se piensa —con elevado grado de certidumbre— que existe un inmenso océano, y quizá (esto, desde luego, es más polémico) allí podrían nadar microorganismos y quién sabe si criaturas mayores. El argumento de la película pertenece también a esa ciencia-ficción cercana, espacial, parecida a GRAVITY en cuanto a que también algo se tuerce, pero poco más puede decirse del destino de los astronautas en tan insólito paraje (hasta que veamos la película, claro). Tal vez la cinta se atreva a especular osadamente con la vida en otros mundos... o en el nuestro; tal vez haya algún giro sorprendente de guión, algo que nadie esperaba; tal vez encuentren, en definitiva, en los helados océanos de Europa la respuesta a algunos de los interrogantes más profundos que se ha hecho el ser humano sobre su situación en el cosmos... y se les abran nuevas preguntas. O tal vez no, tal vez la película se convierta en una entretenida cinta de acción y aventura, en donde una extraña criatura quiere fagocitarse a los desprotegidos astronautas. Ya digo, no lo sabremos hasta poder verla. Personalmente, prefiero las primeras opciones, pero aceptaré con gusto la segunda propuesta si está bien hecha, claro, igual que con las anteriores.

No sé si EUROPA REPORT es exactamente una película independiente. Tal vez haya contado con mucho presupuesto. No tiene caras tan conocidas como GRAVITY, pero claro que eso tampoco significa nada. Lo que sí sucede es que el cine independiente (indie, con cariño) de ciencia-ficción me parece que ha alcanzado cotas de calidad excelentes. Sin perjuicio del cine comercial, ya digo, que nadie piense que tengo nada contra las películas de alto presupuesto. Pero resulta sorprendente que haya directores que apuesten por un género tan asociado a los efectos especiales y tan alejado (al menos si nos guiamos por los prejuicios) del interior del ser humano. Pero claro, los prejuicios nunca fueron buenos consejeros, y lo cierto es que hay toda una generación de actores y directores que apuestan claramente por la ciencia-ficción como un vehículo más para explorar el mundo en su conjunto. Y no solo eso, sino que tienen grandes historias que contar, la clase de historias que uno difícilmente olvida. Quiero citar aquí películas tan emocionantes como OTRA TIERRA, MONSTERS, PRIMER (¡qué ganas por ver la siguiente película, ya estrenada en EE.UU., de ese genio que es Shane Carruth !) o NUNCA ME ABANDONES. Cine de primer nivel, de muchos y bien pulidos quilates, que recomiendo efusivamente.

¡Ah! Casi se me olvidaba... Si hablamos de cine de ciencia-ficción de corte más independiente, no puedo dejar de recomendar también EL COSMONAUTA, película de unos jóvenes (¡y talentosos!) autores españoles, rodada gracias al crowdfunding. Hubo un estreno a lo grande en Madrid, pero la película se puede ver gratis online o pagando cualquier pequeña cantidad, cosa que los creadores agradecerán. ¡No os la perdáis!

© David Quintero
(827 palabras)