En busca de la adaptación perdida
por David Quintero

Hollywood ha adaptado varios libros de ciencia-ficción a películas de mayor o menor éxito, eso todos los sabemos. Algunos autores han recibido más atención que otros por parte de la gran industria del cine, véase por ejemplo el caso de Philip K. Dick, quien debe de tener pocas novelas ya sin adaptar a la gran pantalla (por citar algunas películas basadas en sus escritos: DESAFÍO TOTAL, A SCANNER DARKLY (UNA MIRADA EN LA OSCURIDAD), MINORITY REPORT o la inmensa BLADE RUNNER), y eso sin contar los proyectos futuros que vendrán; otros escritores, en cambio, no han sido merecedores de las atenciones de la industria del celuloide, y esa lista incluye grandes nombres como Asimov o Clarke. Y el caso es que repasando las obras de estos dos maestros de la ciencia-ficción, me sorprende que no se hayan adaptado algunos de sus libros, porque —al menos así lo veo yo— algunos de ellos piden ser filmados a gritos.

Tomemos por ejemplo el caso de Isaac Asimov. De su máquina de escribir salió una de las sagas de mayor éxito y calidad de la ciencia-ficción mundial: la Fundación. Recuerdo perfectamente cuando leí los libros, hace ya muchos años, en mi adolescencia. El primero fue en un verano, y me sorprendió muchísimo cómo las tramas se podían resolver apelando a la lógica, a la razón, a una política de alto nivel (de Asimov era la frase «la violencia es el último recurso del incompetente»). Unos meses después me hice con el segundo tomo y poco después con el tercero. Tengo un especial cariño por el segundo, FUNDACIÓN E IMPERIO, que leí con auténtica pasión, como he leído muy pocos libros en mi vida. Me intrigaba sobremanera la trama alrededor del mutante El Mulo: ¿quién era? ¿Qué quería? ¿Qué sería de la Fundación?.. No diré nada más pues es posible que alguien no haya leído esta gran saga (¡ ¿qué espera para ponerse con ella?!) y tal vez le maraville tanto como a mí.

El caso es que esta trilogía de la Fundación (luego vinieron más libros que estaban bien, pero lejos de la excelencia de los tres primeros y, sobre todo para mí, del segundo) es algo que bien podría adaptarse al cine. O puede que a la televisión. La pequeña pantalla vive una época dorada gracias a series de gran calidad que en los últimos años se han emitido o se están emitiendo. El ritmo pausado, de tramas elaboradas con muchos vericuetos de la Fundación la hace ideal para una serie de varias temporadas.

Y aunque me esté centrando mucho en la obra de Asimov, la ausencia de adaptaciones de libros de Arthur Clarke resulta poco menos que dolorosa. La tetralogía que comienza con CITA CON RAMA podría funcionar muy bien en la gran pantalla, por ejemplo.

Es posible que en Hollywood no conozcan bien las obras de estos autores de ciencia-ficción —aunque lo dudo, pues los guionistas tienen una gran formación— o tal vez crean que es un riesgo demasiado grande apostar por películas de ciencia-ficción sin pirotecnia, y que debe ser el sector del cine indie el que apoye estos proyectos (véase el caso de la excelente pero minoritaria PRIMER). No lo sé. En cualquier caso, si alguien da el primer paso y tiene éxito otros podrían seguirle después. Y tal vez haya un nuevo boom de la ciencia-ficción. Y es posible que se empiece a buscar la obra de nuevos autores, aprovechando el filón. ¿Se imaginan una adaptación de libros de la saga de la Cultura de Iain Banks en forma de teleserie?

© David Quintero
(599 palabras)