Mancillando Star Wars
por Antonio Quintana Carrandi

Era lo que nos faltaba por ver. La politiquería bajuna española, siempre dispuesta a superar su propio récord de torpeza, se dedica ahora a mancillar la mítica saga fílmica de George Lucas para hacer propaganda electoral. El 25 de marzo tocaron elecciones en Andalucía y también en mi tierra. Y fue aquí, en Asturias, donde cierta formación política más residual que minoritaria, que siempre recurre al radicalismo y a la demagogia porque no le queda otra, habida cuenta de sus pobres resultados en las urnas, vertió su «ingenio» sobre una de las series cinematográficas de ciencia-ficción de mayor éxito de la historia. Dispuestos a desprestigiar a uno de los candidatos como sea, no han dudado en recurrir a un trucaje de vídeo en el que, para enfatizar la supuesta maldad del susodicho, lo presentan como si fuese el Emperador Palpatine de STAR WARS. La « obra maestra» de esos «genios» fue colgada en Youtube, para regocijo de los descerebrados de turno e indignación de cualquier persona con un mínimo de buen gusto. Por suerte, alertada la Fox, procedió a bloquear el citado vídeo a última hora de la tarde del 7 de marzo, alegando, con toda razón, que vulneraba los derechos de autor.

Semejante patochada demuestra, por enésima vez, hasta dónde llega la desesperación de unos sujetos que hace lustros que se quedaron sin argumentos razonables que esgrimir ante la ciudadanía. Buscar la descalificación de un adversario político, tratando de equipararle a un villano de película, dice mucho sobre la «inteligencia» de los perpetradores de tal astracanada. Como aficionado al género desde siempre, y admirador de la obra de Lucas, me ofende que se mancille ésta para utilizarla con fines electoralistas. Hasta ahora, que yo recuerde, los politicastros españoles nunca habían recurrido a algo así.

Lo cierto es que, filias cienciaficcioneras aparte, me habría ofendido lo mismo si, en vez de a Palpatine, hubiesen empleado, por ejemplo, al personaje de Tommy Udo, el sádico asesino al que dio vida magistralmente Richard Widmark en ese clásico del cine negro que es EL BESO DE LA MUERTE ( KISS OF DEATH, Henry Hathaway, 1947). Ya saben, aquella peli en la que Widmark empujaba escaleras abajo la silla de ruedas de una ancianita, mientras reía como una hiena. El caso es que, lo que de verdad me molesta, es esa costumbre de la politiquería de emporcarlo todo. Nada parece escapar a sus manipulaciones, a su despreciable manía de buscarle a todo un uso electoralista. Ni siquiera el cine de ciencia-ficción se salva. Pero en esta ocasión, por fortuna, les ha salido el tiro por la culata, pues los estudios Fox han reaccionado con presteza, cortando de raíz tan indecente e ilegal manipulación.

Y esto de lo ilegal me lleva a otro punto. Megauload ha sido cerrado por violación de las leyes sobre derechos de autor. Aunque ambos casos no sean del todo equiparables, también en el que nos ocupa se han vulnerado esos derechos. ¿Qué piensa hacer la Fox al respecto? Lo lógico sería que exigiesen las responsabilidades debidas a quiénes correspondan. Pero mucho me temo que no será así, no por dejadez de la Fox, sino por las peculiaridades legales que, en este país de charanga y pandereta, amparan a los partidos políticos. Me explico. Existe algo llamado responsabilidad civil subsidiaria, que afecta a todos, personas y empresas. ¿He dicho a todos? ¡No! Existen dos... estamentos, por llamarlos de algún modo, que están blindados contra esa ley: los sindicatos y los partidos políticos. Si tiene una empresa, y uno de sus empleados comete un delito, usted, por muy inocente que sea, puede llegar a ser considerado responsable civil subsidiario y verse obligado a responder, ya sea económica o penalmente, por lo que haya hecho ese individuo. Sindicatos y partidos políticos, por el contrario, no tienen ese problema, pues están protegidos contra la responsabilidad civil subsidiaria por ley. Visto esto, ¿puede extrañarle a alguien que estemos como estamos? Si las formaciones políticas estuviesen sujetas a eso de la responsabilidad civil, si tuviesen que responder económicamente de los desmanes cometidos por muchos de sus miembros con cargo público, seguro que habría menos corruptelas.

Por lo expuesto, no creo que la Fox vaya a tomar medidas legales contra los perpetradores del ridículo y vergonzoso vídeo. Lo más probable es que no consiguieran nada. A los mandarines de esa formación les bastaría con alegar que el montaje es obra de un simpatizante, que ellos no tienen nada que ver. Y colaría. Cosas más raras se han visto. Y en el caso de que el autor de la «gracia» fuese alguien de cierta responsabilidad dentro del partido, tres cuartos de lo mismo. Aunque actuara siguiendo instrucciones de los jefecillos de la formación, ni éstos ni ésta podrían ser considerados, en ningún caso, responsables civiles subsidiarios de la tropelía. De asco, vamos.

De todas formas, uno se siente aliviado al comprobar la rapidez de reacción de la Fox. Confiemos en que esto no se repita, en que esa gente haya aprendido la lección y, en consecuencia, no se les vuelva a ocurrir emplear el cine de ciencia-ficción para sus sucios fines. Que dejen nuestro género en paz y se dediquen a lo suyo.

© Antonio Quintana Carrandi
(866 palabras)