Crónicas CienciaFiccionísticas
Carta a los lectores de las Crónicas CienciaFiccionísticas en el Sitio de Ciencia Ficción
por Guillermo Ríos Alvarez

Hace poco tiempo ahora en febrero de 2012 ha acabado la reproducción de las Crónicas CienciaFiccionísticas en el Sitio de ciencia-ficción, cuya primera publicación fue en mi blog Guillermocracia; republicación hecha por supuesto gracias al gentil auspicio de don Francisco José Súñer Iglesias quien administra el Sitio. Aprovechando el hito, me gustaría compartir algunas reflexiones con los lectores del Sitio, acerca de cómo nacieron las Crónicas y sobre su posible futuro destino.

En realidad, las razones por las que el proyecto nació fueron quizás un tanto prosaicas. Los primeros capítulos fueron escritos, y de hecho fueron publicados, para un proyecto aún más antiguo que fue el blog Tribu de Plutón. En ese tiempo andaba a la búsqueda de un tema que pudiera ser de interés, y susceptible de ser posteado en forma serializada. A la larga, el blog Tribu de Plutón terminaría discontinuado, por lo que para no desperdiciar dicho material, los episodios ya publicados allí fueron republicados en la Guillermocracia. Así, en lo que se refiere a los cuatro primeros episodios de las Crónicas, la publicación en el Sitio no fue la segunda sino la tercera, valga esto como trivia a pie de página.

Para ser sinceros, yo soy el primer sorprendido por el éxito de las Crónicas CienciaFiccionísticas, lo que se ve reflejado primero por el interés del Sitio en republicarlas, y segundo por los comentarios de los lectores. Como bloguero, tengo conciencia de que por cada persona que deja un comentario, existen cuatro o cinco más que han leído sin comentar, de manera que aplicando un factor multiplicador, me es fácil medir el impacto que las Crónicas han tenido. Es un éxito discreto, que no se puede comparar a la cantidad de «me gusta» que se les da a los videos más populares de YouTube por ejemplo, pero creo con firmeza que un «me gusta» de un lector del Sitio vale por diez de los otros. Como alguna vez don Sergio Meier mi prematuramente fallecido mentor dijo, la ciencia-ficción no es para literatura para tontos, y por ende, creo que una apreciación positiva aquí es mucho más valiosa que una del público adicto a cosas como los reality shows o la farándula.

Estoy profundamente agradecido tanto por la oportunidad que le ha dado el señor Súñer Iglesias a las Crónicas CienciaFiccionísticas, como por la participación de los lectores que por una vía u otra han hecho llegar sus observaciones y comentarios. Las Crónicas no fueron escritas pensando en hacer una historia exhaustiva de la ciencia-ficción, sino para ofrecer un recorrido panorámico sobre el género. Dentro de esta perspectiva, es inevitable que las Crónicas tengan numerosas falencias, aparte de sus varios aciertos. Los comentarios recibidos me han ido dando una visión más comprensiva de en qué puntos las Crónicas funcionan, y en qué puntos pueden mejorarse. Aunque no los haya contestado, los comentarios dejados por lectores en capítulos específicos me han dado guías acerca de hacia dónde deberían desarrollarse las Crónicas en un futuro.

Y respecto de este futuro, no he dejado de barajar alternativas diversas. Si las Crónicas han ejercido un impacto positivo sobre la comunidad de lectores, tanto de ciencia-ficción como en general, entonces dejarlas en este punto posiblemente sería un error. Después de ponderar varios factores, el tiempo personal incluído por supuesto, la opción final es que haré lo posible por sacar las Crónicas CienciaFiccionísticas en formato de libro. Pero no las Crónicas mismas publicadas en internet capítulo a capítulo. Creo que su estructura, contenido y extensión de capítulos están bien para una publicación por entregas semanales en un blog o en el Sitio de ciencia-ficción, pero no aguantarían en ese estado ser vertidas en letra impresa como un solo volumen. Una edición de estas características debería ser ampliada tanto en lo referente a incluir autores y libros que por motivos de espacio quedaron fuera, como a exponer con más detalle sobre hitos claves que por idéntica motivación fueron repasados quizás demasiado a vuelapluma. De esta manera las Crónicas, planteadas como un resumen sumario para quien quiera adentrarse al género y tener una visión panorámica del mismo, podría transformarse en un verdadero manual de consulta, del que parece haber más necesidad del que creía, en lo que al mundo hispánico se refiere.

Por supuesto que los lectores quedan invitados a verter sus opiniones y comentarios, así como han venido haciéndolo, tanto a través del Sitio como en la publicación original de la Guillermocracia. El intercambio libre y respetuoso de ideas enriquece los conceptos, y permitirá con el tiempo que este nuevo proyecto (¿ «Crónicas CienciaFiccionísticas: The Book»?) arribe al destino que se merece. El ubicuo y pertinaz género de la ciencia-ficción es probablemente LA mitología del siglo XX, y bien podría serlo también para el siglo XXI, y por lo tanto se merece un tratado a la altura, que le haga justicia a su desarrollo, a la frescura de sus ideas, y por qué no, que ayude a introducir a nuevos lectores y escritores dentro del género. No debemos olvidar que los comienzos del siglo XXI son tiempos de crisis para el género, y aunque no es la primera vez que eso ocurre, en ocasiones pasadas el género ha reemergido con un lavado de cara que lo ha hecho casi irreconocible para sus más antiguos fans; en esas circunstancias, mirar al pasado bien puede ayudarnos a entender el futuro.

Y por último, cerrando con un poco de autobombo, deseo extender una gentil invitación a los lectores que disfrutaron con las Crónicas CienciaFiccionísticas, a darle una oportunidad a su sucesor espiritual, que son las Crónicas Antrópicas. Estas versan sobre la evolución de la conciencia humana sobre sí misma y su lugar en el universo, y la manera en que la ciencia y la observación empírica han ayudado a modelar esta visión. Cada nueva entrega de las Crónicas Antrópicas se publica los domingos, en el blog de la Guillermocracia.

Saludos cordiales para todos, y que los robots, naves espaciales, clones, viajeros del tiempo y criaturas alienígenas os sean favorables.

© Guillermo Ríos Alvarez
(1.007 palabras)