Hace diez años
por Francisco José Súñer Iglesias

Hace justo diez años se me ocurrió la idea de que la portada del Sitio necesitaba su propio contenido, algo que sirviera de tribuna, libre y abierta, a todo aquel que tuviera que decir algo respecto al género, algo que hiciera de la portada algo más que una mera colección de enlaces, cabeceras y resúmenes. ¿Quién podría participar? Cualquier aficionado con un mínimo criterio y una cierta gracia escribiendo. ¿Qué clase de contenido debería ser? Al tener un lugar tan destacado estaría sujeto a las primeras miradas de los visitantes, tendría, por tanto, que hablar especificamente de la ciencia-ficción o cualquiera de sus ramificaciones, influencias y soportes, también sostendría la carga de marcar la línea editorial y la tendencia del Sitio.

Los objetivos, dentro de un orden, parecían fáciles. Lo complicado sería encontrar esos contenidos semana a semana. Naturalmente mucho de lo publicado ha sido cosecha mía y de colaboradores más o menos habituales (dependiendo de la época ) como Dixon Acosta, Jorge Romo, Antonio Quintana, o Mario Moreno, además de la reproducción de artículos reproducidos de otras webs y blogs de mano de gente como Daniel Salvo (Ciencia-Ficción Perú) Enric Quílez Castro (El mundo de Yarhel) Ramón Batalla (En clave pública) Alejandro Caveda (El zoco de Lakkmanda), por no hablar de todos aquellos que han participado en alguna ocasión, hasta casi rozar a la centena de colaboradores en más de seiscientos artículos.

¿Se han conseguido esos objetivos? En general si. Un tratamiento rápido y preciso de los temas que más interesan a los aficionados, con visiones diversas y la oportunidad de iniciar un debate respecto a ellos siempre es bienvenida, y es lo que en gran parte de las ocasiones se ha logrado.

El otro aspecto, el de marcar la línea editorial del Sitio también ha sido realmente exitosa, dejándola resumida en un tratamiento amplio, y desde múltiples puntos de vista, de todos los temas relacionados con el género, pero siempre desde un lenguaje comprensible y cercano. Naturalmente que los artículos están empapados del sentir y pensar de sus respectivos autores, y ahí reside su mayor vrtud; la diversidad, el no limitar la forma de entender el género a una única tendencia o corriente, a considerarlo en toda su amplitud, sin complejos ni límites, pero a la vez siendo crítico con las peores manifestaciones del mismo y poniendo a cada expresión en su justo lugar, perfectamente respetable dentro de sus objetivos y fines.

En esa línea, hay cosas con las que no estoy contento. Bastante tirones de orejas han caído a cuenta de la flojedad de algunos escritos, alguna que otra discusión áspera se ha mantenido a causa del tono o el tema elegido, en ocasiones se ha confundido la expresión particular de una idea con la intención de sentar cátedra al respecto, a veces, incluso, hasta se han mantenido sesudas y jugosas discusiones ampliando y enriqueciendo el tema principal.

Hace cinco años emplazaba a los lectores de esta sección a leer el artículo correspondiente al décimo aniversario de la misma. No he cumplido mi propósito de copiar y pegar, pero si quiero renovar la invitación para dentro de otros cinco años.

Nos seguimos leyendo.

© Francisco José Súñer Iglesias
(629 palabras) Créditos