Especial Decimotercer Aniversario
¿Cómo nos ven los medios?
Especial Decimotercer Aniversario
por Alejandro Caveda

Reconozco que es una cuestión esta —como nos ven los medios a los aficionados al género— que nunca me había planteado ni, por consiguiente, analizado en profundidad, quizás porque para mi los medios no son algo ajeno a la sociedad a la que pertenecen y les escucha. Por lo tanto, mi interés siempre ha ido más bien en la dirección de estudiar como nos ve la sociedad, ya sea a través de los antedichos medios o mediante la observación directa.

Años ha, en ese periodo nebuloso entre finales de la década de los sesenta y los comienzos de eso que dio en llamarse la Transición democrática, los lectores de ciencia-ficción eran (eramos) una tribu escasa que pasaba desapercibida entre el montón sin que los diversos medios (gubernamentales o de comunicación) reparasen en los mismos salvo por momentos puntuales como la censura-secuestro de algún ejemplar especialmente polémico como fue el caso de FORASTERO EN TIERRA EXTRAÑA de Robert A. Heinlein, que llevó a la tumba de forma prematura a la entusiasta editorial Géminis.

Por detalles como estos parte de los medios y de la opinión pública veía a los aficionados al género como una especie de cruce entre revolucionarios marxistas y guerrilleros tupamaros, y lo cierto es que en la sección del correo de revistas como Nueva Dimensión no faltaban cartas de encendidos polemistas que defendían la naturaleza inconformista y renovadora de la ciencia-ficción. Sin embargo, es de suponer que otros tantos disfrutarían de la lectura del género por si mismo, sin connotaciones políticas algunas. No obstante, si se podía percibir una cierta desconsideración social hacia la materia y sus seguidores por parte de algunas personas que catalogaban todas estas cosas que desde su punto de vista se salían de los límites de la realidad como infantiles e inmaduras. Así, mi propio padre, hombre de probado saber en diferentes campos de la erudición humana, no entendía como su hijo (todo un señor universitario) perdía su valioso tiempo con semejantes veleidades y piadosamente lo achacaba como un efecto secundario de la juventud que se me pasaría con el tiempo (cosa que como es evidente por estas líneas, no ha ocurrido)

Lo que si ha tenido lugar con el paso del tiempo es una cierta normalización del género entre la sociedad y los medios de comunicación debido, sobre todo, a dos motivos: primero, que muchos de aquellos coloridos gadgets futuristas hoy son una realidad, tal que Internet, los teléfonos móviles o los portátiles de pantalla tactil, entre otros; y segundo, que cada vez más gente ha añadido la ciencia-ficción a su dieta cultural no sólo a través de la literatura, sino también del comic, del cine, los juegos de rol, las videoconsolas o franquicias de éxito tales que Star Trek o Star Wars. Quizás por ello hoy día el género resulta mucho menos exótico para el ciudadano medio que antaño, y los medios de comunicación tan sólo se hacen eco del mismo en acontecimientos tan llamativos como una reunión de frikis con orejas de latex en una convención de Star Trek, o cuando varios miles de pseudo caballeros Jedi australianos quieren convertir su hobby en una religión oficial. Y es que a veces los aficionados somos nuestros peores asesores de imagen de cara a la galería. Qué caray.

© Alejandro Caveda
(549 palabras)
Alejandro Caveda mantiene el blog El zoco de Lakkmanda