Especial Duodécimo Aniversario
Reflexión
Especial Duodécimo Aniversario
por Juan José Aroz

Me gusta leer... lo hago diariamente con el periódico, revistas de todo tipo, publicaciones especializadas sobre discapacidad, novelas en general, cómic, etc.

Aunque diariamente veo la televisión y películas en DVD, lo cierto es que disfruto mucho yendo al cine y pasando un par de horas sumergido en una enorme sala con una gran pantalla y un excelente sonido.

Además, debido a mi labor como editor de la colección de libros Espiral Ciencia-ficción, leo a lo largo del año bastantes obras originales de autores en castellano.

La temática que más me interesa es, lógicamente, la ciencia-ficción y compro, o recibo, las novedades que van apareciendo en el mercado.

No siempre están en colecciones especializadas, editadas con la etiqueta del género, pero eso no tiene para mí excesiva importancia. Nunca he conocido una situación tipo años 50, cuando los géneros estaban delimitados. Sólo cambia la proporción que aparece etiquetada... más hace unos años, menos en la actualidad.

Sin ningún problema puedo leer un título de Omicrón (SPIN) y justo después una novela de Anagrama (NUNCA ME ABANDONES) Para ello me apoyo en las reseñas de revistas y páginas web, en los comentarios de los amigos de la Tertulia bilbaína (TerBI) o curioseando entre las baldas de las librerías.

La experiencia que atesoro en la lectura me permite, conociendo someramente el argumento de cada libro, decidir si lo puedo incluir o no dentro de la Ciencia-ficción.

Y eso no me limita en mis lecturas. Alterno con el fantástico, policíaco, best seller, histórica de misterio, etc. ¡En la variedad está el gusto!

Es cierto que vivimos un momento literario en el que autores de todo tipo utilizan nuestro género para desarrollar alguna de sus obras. Y eso es algo positivo. No conlleva la eliminación, más bien es una constatación de cómo muchos que no lo reconocen públicamente, leen también puntualmente ciencia-ficción. ¿Eso significa que la ciencia-ficción desaparecerá?

Escritores generales que entran sin reconocerlo en nuestra temática, lectores que picotean entre muchos estilos y no se centran sólo en la ciencia-ficción... ¿Y qué?

Yo podría ser uno de ellos y llevo catorce años dedicado a publicar a nuestros autores.

Creo que una cosa es compatible con la otra.

Todo evoluciona y sería algo ingenuo creer que en este nuevo siglo las cosas permanecerían igual.

El mundo de la fotografía, la música, el cine, está en pleno proceso de actualización, a veces provocando cierres y pérdidas y obliga a sus gestores a afinar mucho sobre qué decisiones tomar para no verse arruinados.

En nuestro fandom, los fanzines impresos se han visto sustituidos por las webzines y el mundo editorial convive, y está formado en gran medida, con las pequeñas autoediciones y editoriales de baja tirada.

Vemos que las librerías clásicas también tienen que luchar para mantener su hueco frente a las grandes superficies y las ventas por Internet.

Con este ambiente, ¿podemos esperar que no surjan dudas y especulaciones?

Siempre han existido, yo por lo menos las he visto en las décadas de los 80 y 90, y no por ello se ha visto que el género se haya diluido dentro de las corrientes generales.

Como en cualquier otro tema especializado y minoritario (poesía, policíaca, etc.) mientras que continuemos teniendo un grupo de lectores, la ciencia-ficción se mantendrá.

El fantástico, el cine, el cómic se nutre de nosotros y nosotros también curioseamos en esos otros formatos.

La enhorabuena de parte del equipo de Espiral ciencia-ficción al Sitio de Ciencia-ficción por su excelente labor y nuestros deseos de cumplan cincuenta años ¡y todos los veamos!:-)

© Juan José Aroz
(598 palabras)
Juan José Aroz es editor.