Influencias clásicas
por Enric Quilez Castro

Es bastante habitual en ciertos escritores de ciencia-ficción anglosajona, que algunos de sus relatos o incluso novelas estén inspirados o basados en alguna cita, poesía u obra literaria clásica. Podría citar multitud de ejemplos, pero escogeré unos pocos.

Tal vez uno de los casos más conocidos sea el HYPERION de Dan Simmons, basado en la obra inacabada del mismo título de John Keats y con una estructura narrativa similar a la de los CUENTOS DE CANTERBURY de Geoffrey Chaucer, ambos autores muy conocidos. Algo parecido sucede con ENDYMION, que también toma su nombre de un poema de Keats.

También tenemos el caso de Ray Bradbury, quien escribió un bello relato titulado LAS DORADAS MANZANAS DEL SOL, que da nombre a una antología de relatos. El título proviene de los versos finales de un poema del irlandés William Butler Yeats: THE SONG OF WANDERING AENGUS (LA CANCIÓN DE AENGUS EL ERRANTE) Como buen simbolista que era Yeats, las doradas manzanas y las plateadas manzanas que también aparecen en el poema, representan los días y las noches. Tampoco hay que olvidar que la manzana es un símbolo de primera magnitud en la literatura, tanto por su significado bíblico, como por la manzana de la discordia que lanzó Eris y que acabó provocando la guerra de Troya.

También Yeats ha inspirado a otros autores de ciencia-ficción, como el muy culto Robert Silverberg. Un ejemplo de ello es el poema SAILING TO BYZANTIUM (NAVEGANDO HACIA BIZANCIO) que inspiró una novela corta con el mismo título.

Continuando con Silverberg, otro poeta romántico, en este caso Percy Bysshe Shelley inspiró con su poema OZYMANDIAS (una transcripción griega del praenomen egipcio del faraón Ramsés II) el relato corto con el mismo título que éste escribió en 1958 y que puede encontrarse en la recopilación LOS MEJORES RELATOS DE CIENCIA-FICCIÓN. LA ERA DEL CAMBIO 1956-1965.

Finalmente, me gustaría acabar con un clásico: William Shakespeare, autor de La tempestad, que inspiró la conocida película de ciencia-ficción PLANETA PROHIBIDO (FORBIDDEN PLANET)

© Enric Quilez Castro
(336 palabras)
Publicado originalmente en El mundo de Yarhel el 23 de enero de 2008