Los derechos del lector
por Daniel Salvo

Hay un libro (que no es de ciencia-ficción, ojo) que está dando que hablar últimamente. Se trata de COMO UNA NOVELA, de Daniel Pennac, y trata (con bastante humor) sobre los derechos del lector.

Según el autor, los derechos imprescindibles del lector serían los siguientes:

1. El derecho a no leer.
2. El derecho a saltarnos las páginas.
3. El derecho a no terminar un libro.
4. El derecho a releer.
5. El derecho a leer cualquier cosa.
6. El derecho al bovarismo (enfermedad de transmisión textual)(*)
7. El derecho a leer en cualquier sitio.
8. El derecho a hojear.
9. El derecho a leer en voz alta.
10. El derecho a callarnos.

Hay una aparente contradicción en publicar semejante decálogo en forma de libro, sobre todo si uno de los derechos es, precisamente, el de no leer.

Ahora, éste derecho (expresado con menor fortuna en nuestro medio) tiene su trampa: generalmente, quienes afirman que leer no te hace mejor o que no es necesario leer para ser culto, son personas que leen o han leído mucho (Daniel Pennac es profesor de literatura) Digamos, son lo que son gracias a la lectura. En cambio, alguien que carece de la experiencia de leer difícilmente puede formarse un juicio acertado sobre la necesidad o no de leer. Con todo el respeto a su cultura, sigue siendo un analfabeto. Eso creo.

Ahora, ¿hay algo de rescatable en el decálogo? ¿Tiene algo que ver con la ciencia-ficción? Yo diría que sí. De un lado, reconoce que la relación primaria entre el lector y el libro (lo que incluye al autor y al género) es una relación íntima, personal, basada en el gusto y la afinidad. No hay esa idea platónico-fascista del libro de lectura obligatoria, libro imposible por demás, que por fuerza debe gustarle a todo el mundo. Si la relación básica lector-libro es una de amor, pues no se puede amar a todo el mundo. Desde un punto de vista cristiano se supone que sí, pero se trata de otro tipo de amor.

De modo que quienes hemos leído ciencia-ficción (y fantasía, y terror) por años no hemos hecho otra cosa que ejercer nuestro derecho de lector (utilizando la terminología de Pennac) a leer cualquier cosa, lejos de la opinión dominante que pretende imponer lo que no es otra cosa que el gusto de otros, ayudándose en un aparato que vaya uno a saber por qué razones busca uniformizar (o mediocrizar) las mentes de todos. Nos guste o no, no hay libros o géneros absolutos. Trascendentales sí, por el impacto histórico que pudieran tener, pero jamás engendradores de un deber ser que solo ha logrado alejar al lector del libro: nadie disfruta cuando lee por obligación.

Anda, ¿que no has leído a Fulano? No, pero tú tampoco has leído a Mengano. Touché.

(*) Vivir lo que uno lee.

© Daniel Salvo
(479 palabras)
Publicado originalmente en Ciencia Ficción Perú el 1 de mayo de 2007