¿2007, el año que salimos del gueto?
por Daniel Salvo

El inicio del año 2007 no puede ser más auspicioso para nuestro medio hispanoamericano en general, aunque existen algunos obstáculos muy grandes que, de no subsanarse, agostarán cualquier esfuerzo en pro de difundir y publicar ciencia-ficción, fantasía o terror propia.

Hay muestras de gran actividad en lo que a producción se refiere. Sin salir del ámbito peruano, en febrero acaba de fallar la segunda versión del Premio que otorga COYLLURAsociación Peruana de Ciencia-ficción, Terror y Fantasía—, recaído en el relato HEMOS PERDIDO LA INICIATIVA del autor colombiano Carlos Alberto Gutiérrez, y como mejor relato de autor peruano, EL TÚNEL de Javier Alejandro Villegas Llerena.

Y para mayor cumplimiento de cualquier expectativa, la editorial Aula Magna acaba de poner en circulación el segundo número de la revista impresa Argonautas, dirigida por Jorge Luis Obando y Carlos Enrique Saldívar.

Si además sumamos las ediciones de las revistas electrónicas Velero25 y la que tienen ante ustedes, se puede concluir que en este febrero loco hay abundancia de ciencia-ficción en el Perú.

Y esto, sin considerar la producción que viene de afuera, apreciable tanto en la Internet, el cine y, en menor medida, la producción editorial.

Ahora, cabe hacerse una pregunta. Toda esta producción nacional de ciencia-ficción, fantasía y terror, ¿tiene mayor eco en los medios de comunicación, digitales o escritos? Salvo quizá las siempre agradecidas menciones de Víctor Coral en su blog Luzdelimbo, o el espacio brindado por Giancarlo Stagnaro en la revista virtual El hablador, sabemos que la ciencia-ficción nacional no es precisamente noticia de portada. Bueno, para ser honestos, la cultura en general y la literatura en particular no tienen en nuestro país la relevancia que tienen en otros. Y la ciencia-ficción, pues ni eso. No quieren juntarse con nosotros. No nos mencionan.

Y ahora cabe hacer otra pregunta: ¿es necesario? ¿necesitamos (los aficionados a la ciencia-ficción) esperar a que nos dediquen un artículo en el diario Tal o la revista Cual para decir, al fin, que existimos?

Pues respondería: si y no. O mejor dicho, no y si.

No es necesario que los otros medios nos dediquen (a los cienciaficcioneros en general, lectores y creadores) atención alguna para existir y disfrutar nuestra afición. Sabemos de revistas electrónicas y de autores excelentes que han hecho una labor inconmensurable desde hace años y que son olímpicamente ignorados en sus propios países. Y sin embargo, permanecen en la brega, creando, difundiendo y ganándose el aprecio y el respeto del lector, que al final de cuentas es lo más importante. ¿Por qué alguien publica una página web sobre ciencia-ficción, terror o fantasía, sin mediar beneficio económico alguno? Pues por ustedes, lectores. Para que pasen un buen rato.

Es más, a veces puede resultar contraproducente la atención brindada por otros medios. Recuerdo a un periodista de un medio de comunicación bastante conocido que en una ocasión nos pidió una entrevista a quienes armamos la revista Velero 25. Accedimos, pero luego nos pidió que tuviéramos a mano muñequitos, afiches o disfraces, en fin, algo para la foto… Lástima, la entrevista nunca se realizó por que de fotogénicos no tenemos nada, ni coleccionamos afiches, ni mucho menos, muñequitos. Aunque respetamos a quienes tengan esa y cualquier otra afición (bueno, casi cualquier otra)

Pero, de otro lado, sí es necesario afirmar, de una manera u otra, que existimos y que no somos flor de un día, que autores de ciencia-ficción han existido en el Perú incluso antes de que se acuñara el término. A grandes saltos, lamentablemente sin solución de continuidad, la ciencia-ficción ha formado y forma parte del panorama literario nacional. Revelar y fundamentar esta afirmación, para que no quede en una mera declaración de intenciones, es una de las tareas que nos hemos propuesto.

¿Y qué sentido tiene proclamar la existencia de la ciencia-ficción nacional? ¿No es suficiente escribir o publicar, y dejar que la historia asigne a cada cual su lugar? Pues no, no es suficiente. No quisiera que ninguno de los autores que he tenido la fortuna de conocer (Adriana Alarco de Zadra, Isaac Robles, Manuel Antonio Cuba, José Guich, José Adolph, Pedro Félix Novoa, Yelinna Pullitti, Juan Rivera Saavedra, Enrique Prochazka y los novísimos autores de la revista Argonautas) sufra la misma suerte de Clemente Palma y su trascendental novela XYZ, casi sepultada en el olvido por una crítica mezquina e ignorante que (curiosamente) jamás fue puesta en duda: bastó que algún crítico diera una opinión negativa sobre XYZ para que, con la originalidad que nos caracteriza a los peruanos, fuera repetida prácticamente sin cambiar una coma por todos los demás.

Basta ya de mitos, de silencios, de depender de otros. Aprovechemos la ola fantástica que se está dando en nuestro país. Hay bastante para leer y para comentar. Promocionemos lo nuestro.

Y sin falsa humildad. De eso ya hemos tenido demasiado.

© Daniel Salvo
(812 palabras)
Publicado originalmente en Ciencia Ficción Perú el 1 de febrero de 2007