Especial Décimo Aniversario
Rutinas
Especial Décimo Aniversario
por Guillem Sánchez

Aunque soy persona poco propensa a las rutinas, hay una que se ha ido instalando en mi vida. Cada domingo me conecto para visitar el Sitio de ciencia-ficción. Tengo una razonable seguridad de que allí estará con una buena cantidad de contenidos nuevos. Actualizado, sin sorpresas, tal vez sin ofrecer grandes emociones, pero dispuesto a que recorra sus secciones hallando siempre algo interesante. A veces la opinión vertida en su Firmas es lo más interesante: por lo general carecen del histrionismo y las ganas de demostrarle al mundo que se es más que otros que en tantos medios de Internet hallamos y tanto desmerecen esos medios. En otras ocasiones puede tratarse de la reseña de un libro, y lo que me maravilla es que a menudo se trata de libros que no son novedad, que incluso pasaron desapercibidos en su día.

Este alejamiento de lo novedoso, de lo último, de lo urgente es otra muestra de lo que ha sabido crear Francisco José; un lugar donde importa la ciencia-ficción, no lo que suele importar en muchos lugares dedicados a la ciencia-ficción. La legión de cabezudos que nos regalan una carcajada semanal es otra aportación que recibo con gusto: podemos pasarlo bien en el fandom, ser forofos, metareferenciales, reírnos de nosotros mismos y encima hacerlo sin ofender a nadie. En definitiva, el Sitio de ciencia-ficción es un dechado de buen hacer. No, no me refiero a su diseño gráfico, que seguramente ya era vetusto antes de que Internet naciera, ni de las grandes aportaciones que haya hecho al género —se me antoja que más bien pocas— ni mucho menos que reivindique la ciencia-ficción ante no se sabe qué seres superiores de fuera del género, que deben darnos una suerte de bendición para seguir existiendo. El Sitio está más allá de tales cometidos por una sencilla razón: Francisco José es una persona adulta que se comporta como tal. No trata de presumir, ni de imponer opiniones, ni quiere convencernos de qué es bueno y malo. Tiene una afición y la comparte con tesón y con cariño. Su constancia le ha permitido que hoy celebremos este aniversario. Su capacidad de comprensión del género hace que hayamos disfrutado todo este tiempo, sin polémicas estériles, degustando esas grandes, pequeñas y mínimas piezas que la ciencia-ficción nos da continuamente. Una comprensión que le ha permitido entender que la esencia de la literatura es pasarlo bien.

Tal vez algún día todos asumamos que de eso se trata cuando emprendemos un proyecto como este en la red. Disfrutar, compartir y que lo importante es el contenido, no la tecnología que lo soporta, el respeto a quien te lee y no el narcisismo de quien escribe. La clave del éxito en un proyecto tecnológico no está en la tecnología, la clave del éxito en un proyecto comunicativo no está en una visión cerrada y egocéntrica de la comunicación. Cada vez más Internet se está convirtiendo en lo mismo que fueron los grandes ríos para las civilizaciones antiguas. Un medio de comunicación y de provisión de recursos, alrededor del cual se desarrollaban sociedades de creciente complejidad. Hoy en día la vía de comunicación es la red, los recursos proceden cada vez más de la propia red, pero solo crearemos comunidades en la que valga la pena estar si seguimos los tres principios que sigue el Sitio: respecto a los demás y sus opiniones. Espacio abierto a las colaboraciones de un modo lo más horizontal y transversal posible y un lugar de socialización, donde la comunidad pueda sumar en lugar de ser fuente de imposiciones o luchas egocéntricas. Esto es lo que crea sociedades abiertas, plurales y capaces de crecer aprovechando el potencial de todos. El caciquismo, la imposición, convertirlo en mero escaparate tecnológico, o tratar de controlar los recursos del nuevo medio, crea otro tipo de sociedades donde solo pueden surgir tensiones innecesarias y se desaprovecha la mayor parte del potencial.

Tal vez algún día los gurús de Internet lo comprendan y empiecen a construir una red que sirva a la sociedad, hay pequeños indicios de que se está empezando. De momento, tenemos el Sitio. Brindo por él.

© Guillem Sánchez
(694 palabras)
Guillem Sánchez es escritor.