Especial Décimo Aniversario
El reino de lo efímero
Especial Décimo Aniversario
por José Antonio Suárez

Internet es el reino de lo efímero, constantemente surgen sitios que se transforman o desaparecen al cabo de poco tiempo. Hablar de proyectos que se extiendan a lo largo de cinco o más años es raro, y no hablemos ya de una década. La mayoría sucumben porque los administradores cambian de objetivos o se cansan. Hace una década, Internet comenzaba a implantarse tímidamente en España, y en el campo que ahora nos interesa, la ciencia-ficción, las páginas dedicadas a difundir el género eran escasas.

Por eso, son meritorias las iniciativas que, a través de la constancia y la ilusión de sus creadores, permanecen en el tiempo. Hemos sufrido recientemente una debacle en lo que se refiere a publicaciones impresas. Asimov, Galaxia y Solaris quedarán en nuestro recuerdo como excelentes publicaciones dedicadas a difundir el género fantástico entre los lectores. Ahora, Gigamesh atraviesa también un momento crítico. Hace diez años, la desaparición en bloque de todos estos medios habría dejado aislado al aficionado, que para seguir informado tendría que recurrir a la búsqueda de fanzines, mal distribuidos y de escasa tirada, eso suponiendo que existiesen.

La situación ha cambiado, y me alegro que haya sido para bien. Hoy en día existen numerosos foros y páginas web que sirven de comunicación entre los aficionados, manteniéndolos informados de las novedades. Iniciativas sólidas como BEM desaparecieron en papel pero resucitaron al cabo de un tiempo, en versión electrónica. Han surgido otras, como la siempre interesante NGC3660, webs de noticias (Stardust, Dreamers), portales (Sedice, Estación de Nieblas, Literatura Fantástica) y las listas de correo aún perduran en su forma clásica. Otras publicaciones, desgraciadamente (Ad Astra, Púlsar, Cyberdark) se quedaron en el camino. Fenómenos menos interesantes, como los blogs, están restando protagonismo a los foros, dispersan la información y aumentan el ruido, pero resultan un fenómeno novedoso y divertido, aunque su vida media suela ser breve.

El Sitio, con vocación de permanencia, fue una de las páginas pioneras, abrió un camino que transitaron otros más adelante. Y ha perdurado en el tiempo. Ése es un valor que debemos elogiar. Los canales de información continúan abiertos pese a los vaivenes del mercado y los ciclos editoriales. Y no debemos olvidar que eso ha sido posible porque esas páginas web no las mantienen robots, sino personas de carne y hueso, la mayoría de las veces sin mayor retribución que la satisfacción de realizar un trabajo bien hecho.

Celebrémoslo.

© José Antonio Suárez
(401 palabras)
José Antonio Suárez es escritor