Especial Noveno Aniversario
Hispacones, fandom y otras reflexiones
Especial Noveno Aniversario
por Alfredo Álamo

Desde la última Ibercón, me niego a llamarla Hispacón, ha surgido, tanto dentro de la Asociación Española de Ciencia Ficción, Fantasía y Terror, como en los círculos más cercanos del fandom fantástico, una sensación de fin de ciclo en cuanto a la manera en que se articula el movimiento alrededor del género fantástico. Y digo movimiento y no género porque parece que últimamente también se tiende a confundir afición, organización y opinión, con la propia creación y edición; preparando una fagocitación o un paralelismo que no se presta en absoluto a la realidad.

Sin embargo, creo que la idea de fin de ciclo no es errónea, pero, contrariamente a esa sensación de hundimiento y pesimismo, pienso que el punto de inflexión al que nos hemos enfrentado desembocará en una mejora, tanto de la articulación como de la percepción.

Es evidente que el modelo actual de Hispacón necesita urgentemente una mejora. La costumbre de un grupo completamente independiente, amateur, realizando un esfuerzo desmesurado, debe matizarse.

Pero, ¿qué modelos podríamos aplicar, independientemente de una mayor implicación de la AEFCFT?

Implicación Editorial: El ejemplo es claro, ahí tenemos el Salón del Manga o Expocómic. Las editoriales son las que se unen y se mueven para crear una cita anual donde exponer sus novedades. La propuesta, claro, tendría que extenderse a las majors que publiquen fantástico, e incluso a las de cómics y juegos de rol. A favor, un mayor presupuesto y una organización semiprofesional. En contra, detrimento de actividades no relacionadas con las editoriales. Y, posiblemente, pérdida de la movilidad geográfica.

Creación de una sede fija: Una cita anual determinada en una ciudad permite la imbricación de la convención en el entramado social. Se accede a subvenciones locales y permite la fidelización de determinadas entidades colaboradoras. También crea una imagen de marca que permite que los aficionados conozcan de antemano fechas y proyectos. En contra, posible cansancio organizativo y comportamientos cerrados en cuanto a posibles colaboraciones.

Grupos voluntarios: Tal y como se ha venido trabajando hasta ahora, logrando resultados completamente dispares. Los grupos de voluntarios trabajan al límite de sus posibilidades y dependen mucho de la propia capacidad de alguno de ellos. Sería necesaria la creación de un modelo básico a partir del cual se desarrollaran las actividades locales o personales. A favor, variedad anual e implicación directa de muchos aficionados. En contra, son completamente imprevisibles.

Dejando a un lado el modelo a elegir y la implicación de la AEFCFT, lo que debe marcar el desarrollo de las Hispacones a partir de ahora es la apertura de puertas. Y no me refiero solamente a conseguir que el nuevo fandom presente en los grandes portales de literatura fantástica se implique. Eso sería seguir escondiendo la cabeza dentro de un ghetto, sólo que más grande que el habitual. Hay que llegar al aficionado de base, al que sienta curiosidad y, si es posible, incluso a la persona sin nada que hacer un sábado por la tarde. Hay que abrir las convenciones, al menos en una parte significativa, a la ciudadanía. Habrá que preparar actividades para el gran público, para niños, para adolescentes, para amantes del ocio... El concepto debe de ser amplio, lo más amplio posible. Visiones cerradas dan como resultado reuniones de amigos y titulares despreciativos en los periódicos.

Así que no puedo dejar de pedir ayuda a todo aficionado para construir ese punto de reunión, sea como sea, que logre, poco a poco, que el género deje de ser señalado con el dedo y que deje de devorarse en un ejercicio poco sano de autocompasión.

© Alfredo Álamo, (592 palabras)
Alfredo Álamo es escritor y guionista, miembro de la juta de la AEFCFT y ganador de varios Ignotus.
Publicado originalmente en El amigo de Frolik 8 el 11 de noviembre de 2005
CC 2.5 (by-nc-nd)