Cinco años de firmas
por Francisco José Súñer Iglesias

Justo hace cinco años que me vino a la cabeza la idea de enriquecer la portada del Sitio con un artículo de fondo en el que se diera cita todo aquel que tuviera algo que decir respecto a la ciencia-ficción. Ciertamente no me esperaba que, cinco años y doscientos ochenta y ocho (éste hace el doscientos ochenta y nueve) artículos después, ésta columna se haya convertido en la más regular (nunca ha faltado a su cita semana) y probablemente sea la más leída del panorama de la ciencia-ficción en español, las más de cinco mil visitas que recibe la página de bienvenida del Sitio garantizan que, al menos, tres mil personas en todo el mundo ven el título del Firmas de la semana, y al menos dos tercios lo leen de cabo a rabo.

Desde luego son cifras estimadas: no todas las visitas del contador corresponden a personas distintas, no todo el mundo lee el Firmas, pero he calculado con prudencia así pues incluso es posible que me quede corto. La cuestión es que estoy convencido que éste pequeño espacio es de los más leídos de la ciencia-ficción en español, y algunas consideraciones me ayudana reforzar esta apreciación, por lo pronto, y por filosofía, el artículo no es demasiado largo (de 500 a 1000 palabras) con lo que es posible leerlo en menos de cinco minutos, y por otro los temas que trata son variados al no existir una línea definida, un tema recurrente o una tendencia dominante, cada articulista tiene sus propias filias y fobias, desintereses y obsesiones, por lo que semana a semana éste espacio no hace más que deparar no ya sorpresas, sino una visión nueva y distinta a la de la semana pasada, con el atractivo que esto supone para el lector.

En alguna ocasión me han señalado la falta de firmas con más renombre dentro del mundillo. Lo cierto es que si bien no se prodigan, Juan Miguel Aguilera, Juan José Aroz, José Carlos Canalda, Víctor Conde, Ricard De la Casa, Julián Díez, Eduardo Gallego, Pedro García Bilbao, Ignacio Illarregui, Joan Manel Ortiz, Guillem Sánchez, entre otros, han ocupado en una u otra ocasión el hueco de portada. Aunque sus aportaciones han sido siempre magníficas e ilustrativas, el hecho de haber resultado tan parcas ha animado a muchos aficionados a aportar su propia visión sin complejos (el peso de la fama ajena aplasta demasiadas buenas iniciativas) con lo que el Firmas se ha visto enriquecido enormemente, por un lado la opinión y experiencia del experto en la materia, por otro los anhelos, frustraciones y opiniones de los aficionados sin más pretensiones.

También me han señalado la aparente blandura de los comentarios en el sentido de no entrar de lleno en temas polémicos. Sin que ésta fuera una premisa en la redacción de los artículos, no es menos cierto que ciertas formas de tratar ciertos temas (los más viejos del lugar recordarán aquellas hirientes guerras fandomitas) no son precisamente las que fomentan el buen ambiente y la discusión distendida, por eso he preferido siempre evitar las alusiones personales, excepto cuando se trataba de comentar trabajos ajenos, y que éstas se redujeran exclusivamente al trabajo realizado, no a la persona que lo realiza.

En fin, gracias por habernos acompañado hasta aquí y espero poder escribir dentro de otros cinco años un artículo titulado Diez años de firmas en el que simplemente me limite a copiar éste, ampliando los números y la lista de personalidades.

© Francisco José Súñer Iglesias
(580 palabras)