¡¡Alístese!!
por Alfredo Álamo

El cómic siempre ha sido una de mis obsesiones, en cualquiera de sus variantes; desde aquellos tebeos en blanco y negro de Vértice a los cyborgs de Masamune Shirow. No es de extrañar, entonces, que me fijara también en las tiras cómicas; no sólo en las de los periódicos, donde descubrí un cínico Garfield, un gordo Olafo, o las increíbles aventuras de Calvin y Hobbes. Era otro tipo de cómic, historias de tres viñetas en las que se a veces se contaba un mundo y gags sin palabras que hacían reír sin parar.

La aparición de aquellos libritos recopilatorios con decenas de tiras reunidas fueron una bendición: solía pasearme por las librerías de viejo con el objetivo de encontrar nuevos personajes. Y vaya que lo hice, con las aventuras del Mago de Id, los Sturmtruppers... Desde luego Sturmtruppers, de los que se hizo una adaptación bizarra para el cine, me influyeron notablemente. Demostraban que podía existir un humor negrísimo y adulto en el mundo de la tira cómica. Esa idea se quedó allí, en el fondo de mi cabeza, durante al menos diez años. Hasta hace poco.

Tener amigos dibujantes es la pesadilla del guionista, aunque podría parecer lo contrario. Es muy fácil tener ideas, empezar proyectos, realizar bocetos para que a las dos semanas queden olvidados. En ésta ocasión, sin embargo, logré convencer a Nacho Machí para que empezara con la Legión. Llegamos más lejos de lo normal y realizó un excelente diseño de personajes. Sin embargo, como siempre, cuestiones de trabajo acabaron con el proyecto antes de nacer.

Meses después, hablando con otro amigo dibujante, vi la oportunidad para desarrollar la Legión del Espacio. Fedde buscaba proyectos para darse a conocer, es un buen conocedor de la cultura underground del fantástico y la ciencia-ficción (o sea, un friki como yo), y al haberse torcido un tobillo no podía huir muy lejos. Así que le invité a cerveza y lo convencí.

A partir de los diseños de Nacho, Fedde logró un resultado espectacular. No desmerece a cualquier tira cómica profesional. Al menos en el grafismo, la responsabilidad de los chistes es principalmente mía, ya que quedo con Fedde y le hago unos bocetos chapucero mientras mediante mímica primaria represento el sketch. Casi podríamos colgar esas sesiones como complemento a las tiras.

Por ahora estamos contentos con el resultado y tengo la esperanza de la continuidad de la Legión, para eso espero alcanzar la complicidad de todos los lectores que se arriesguen a seguir las andanzas de nuestros pequeños astronautas cabezones.

Poco más tengo que añadir, ¡disfruten de la Legión, olviden sus problemas al menos diez segundos! Eso sería un éxito.

© Alfredo Álamo
(442 palabras)