Física cuántica y ciencia-ficción
por José Enrique León Alcalde

Es frecuente que el aficionado a la ciencia-ficción guste de diversos aspectos relacionados con la ciencia en general, máxime cuando la propia ciencia-ficción es, en la mayoría de los casos, una proyección de la ciencia y la tecnología que puede existir en el futuro, tantos en sus aspectos teóricos como prácticos. A mí personalmente me ocurre esto y siento mucha curiosidad por las relaciones que se pueden entrever entre la ficción que nos cuentan algunos autores y la realidad científica del momento.

Uno de los campos científicos que más posibilidades está ofreciendo actualmente a los modernos autores de ciencia-ficción es la Física Cuántica. Esta presenta una serie de diversos fenómenos que parecen verdaderamente ciencia-ficción. Por poner algunos ejemplos, podemos citar el teorema de incertidumbre de Heisenberg el cual postula que en ningún momento podremos conocer simultáneamente la velocidad y la posición de una partícula. El famoso gato de Erwin Schrodinger está encerrado en una caja hermética, junto a una botella de veneno y un dispositivo cuántico que puede, o no, romper la botella. El gato estará siempre en dos estados simultáneos que son vivo y muerto a la vez y nunca podremos determinar la realidad de su estado hasta que abramos la caja. También podemos revisar los experimentos que se han realizado con partículas, en los cuales se han verificado comportamientos insólitos, como lo es el que una partícula pase por dos sitios a la vez y al mismo tiempo. Otro fenómeno muy curioso y que puede servir de base a viajes temporales y universos paralelos y realidades alternativas es el denominado colapso de la función de onda. Vulgarmente hablando, el colapso de la función de onda estaría expresada por la dirección del tiempo y su realidad en un momento determinado. Antes de que se produzca este evento, el tiempo se abre como un abanico en las infinitas posibilidades que se pueden producir en ese momento dado.

Tenemos que tener la mente muy abierta, (normalmente los aficionados a la ciencia-ficción la tienen) para asimilar estas particularidades, ya que en física cuántica nada es lo que parece.

Hablando de ciencia-ficción, uno de los autores que quizás han tratado este tema con más solvencia y autoridad es Greg Egan. Egan tiene en su haber una novela paradigmática sobre estos temas que es CUARENTENA. La novela está concebida como un triller detectivesco, donde el protagonista se encontrará inmerso en un delirante mundo donde algunos de los fenómenos más arriba mencionados se hacen presentes.

Casi en todas las novelas de Greg Egan se tratan temas relacionados con la física cuántica. Otro autor, también actual donde podemos encontrar imágenes y situaciones similares es Robert J. Sawyer. Novelas como FACTOR DE HUMANIDAD o EL EXPERIMENTO TERMINAL son un compendio de vistazos al mundo surrealista y alucinatorio de los quantos y de la realidad virtual.

Esta función de la ciencia-ficción, (sobre todo en la hard fiction) de instruir deleitando, es una de las que más pueden atraer al tanto al neófito como al veterano. Solo hay que cumplir unos mínimos requisitos: ser curioso y estar interesado por el mundo de la ciencia.

© José Enrique León Alcalde
(522 palabras)