The Outer Limits
por Alvaro Gregori

He leído una infinidad de críticas negativas sobre The Outer Limits tanto en foros como en artículos y no las entiendo. Los capítulos que yo he visto eran, para ser televisión y contando que se ve que el presupuesto es apretaito, muy buenos.

Lo más interesante de esta serie es que muchos de sus episodios son adaptaciones de relatos de terror o ciencia-ficción (más esto último) bastante conocidos o incluso clásicos. Los actores suelen ser habituales de los telefilmes y alguna que otra luminaria de la serie B. Episodios autoconclusivos independientes con historias habitualmente interesantes resueltas de forma digna.

Por eso me es incomprensible cómo la gente se dedica a alabar a series como Stargate, Star Trek, o Starloquesea que son más soap-operas que space-operas y desprecia intentos como este de hacer una serie de ciencia-ficción digna más similar a los relatos que leemos en cualquier revista o compilación.

The Outer Limits se parece mucho más a lo que yo leo que cualquier otra de esas series tan populares, que siempre me han parecido dirigidas un público que habitualmente no lee ciencia-ficción, ni tiene interés alguno en el género. Y lo que es peor, parecen realizadas por gente que tampoco lee ni tiene interés en la ciencia-ficción.

Siempre me ha sorprendido el abismo que separa la literatura de ciencia-ficción de su plasmación en la pantalla, incluyendo el cine (salvo contadas excepciones) Y me da que ese es el problema, películas y series producidas por gentes que cuando no desprecian el género simplemente lo ven como algo menor producidas para alcanzar una audiencia masiva, no el pequeño reducto que aquí y en Sebastopol es el Fandom. De ahí que series como The Outer Limits, dentro de su modestia, o las películas de la serie B sean en la mayoría de los casos más dignas que las interminables sagas estelares o los aparatosos blockbusters de Holywood, quizás porque las hacen fans como tú o como yo.

© Alvaro Gregori
(331 palabras)