El amor en el espacio
A Patricia, mi personal definición del amor
Dixon Acosta

Una noticia pasó relativamente desapercibida hace algún tiempo, se trató del primer matrimonio a distancia realizado entre un cosmonauta ruso quien hacía trabajos en la futura estación internacional con su prometida estadounidense, también astronauta, quien se encontraba en la base espacial de Houston.

Aunque en sí no representara un gran suceso, su importancia radica en que es la primera etapa de un proceso que algún día continuará con un matrimonio fuera de orbita y se cristalizará cuando por fin nazca el primer bebé extraterrestre, aunque de esencia terrícola, precursor de una nueva tribu de humanos, con una característica diferente, no tendrán Tierra...tierra o suelo firme bajo los pies, así como Adán no tuvo ombligo. Es el cauce natural de las cosas.

La ciencia ficción literaria y cinematográfica, como todos los géneros, ha tocado el tema del amor, pero en algunas ocasiones como algo circunstancial, por ejemplo SOLARIS la novela de Stanislaw Lem, hace referencia a una relación amorosa más como pretexto marginal y recurso novelístico que como tema principal, aunque su última versión fílmica explota esa característica. Otra obra literaria llevada al cine, BLADE RUNNER, entre muchas cosas, narra el amor entre un policía cazador de clones y una mujer creada de esta manera. LA GUERRA DE LAS GALAXIAS en su original presentación en la pantalla grande, insinuaba un triángulo amoroso, que terminó resolviéndose como en cualquier telenovela-culebrón con el argumento que dos de las tres partes involucradas eran hermanos. Una de las series pioneras de la ciencia ficción en televisión, PERDIDOS EN EL ESPACIO, una adaptación del drama de Robinson fuera de orbita, transmitía la vida nada cotidiana de una familia que intentaba conservar su unidad y amor filial frente a situaciones inesperadas.

Sin embargo, es interesante especular en el próximo futuro, cuando no sea uno, sino quizás cientos, miles de individuos nacidos en el espacio, humanos pero no terrícolas. ¿Cuál será su nacionalidad, su gentilicio? Mientras no se compruebe otro tipo de existencia alternativa, estos seres realmente serán los primeros extraterrestres. Una sociedad que imaginamos repetirá muchas de las experiencias de quienes los antecedimos en este mundo, ojalá no todas, pues uno de nuestros pecados comunes, la guerra, en buena parte ha sido por pelearnos algunos metros del terreno heredado a nuestros padres.

En todo caso este grupo de parientes cercanos o lejanos, será la vanguardia de un pueblo nómada que tal vez añore este pequeño planeta o quizás no tenga ningún afecto por él y prefiera vagar por el espacio. Quien sabe. Lo importante es que todo se habrá iniciado, como todas las uniones humanas por el factor amor y sus infinitas definiciones.

© Dixon Acosta
(438 palabras)