Technothrillers: el subgénero mainstream de la ciencia ficción
Alvaro Gregori

Hay una ciencia ficción que no vende miles de ejemplares, si no que lo hace por cientos de miles. Una ciencia ficción que los no aficionados al género leen sin reparos. Un subgénero de la ciencia ficción que no parece tal y que gracias a estar camuflado de novela de aventuras ha salido del guetto. Es lo que se conoce como technothrillers.

Autores como Michael Crichton o Douglas Preston y Lincoln Child, escriben historias que por su temática son básicamente ciencia ficción, pero que se venden como rosquillas y no son habitualmente identificadas como ciencia ficción. Pero, ¿qué son si no ciencia ficción, ESFERA, PARQUE JURÁSICO o RESCATE EN EL TIEMPO de Crichton? Y de igual modo, también podemos considerar como ciencia ficción EL ÍDOLO PERDIDO (THE RELIC) y su secuela, NIVEL 5 y EL LÍMITE DEL HIELO de Preston y Child. Y sin embargo venden cientos de veces más que cualquier autor de ciencia ficción.

Al igual que con cualquier otro género o subgénero la definición de technothriller es difusa, el término se emplea por igual para definir las fantasiosas (y tendenciosas) aventuras de política internacional de Tom Clancy y para mentar al santo patrón del technothriller más científico, Michael Crichton. Creo que la más acertada que he leido es la que se extrajo como conclusión en una mesa redonda celebrada en la Worldcon del pasado año, en la que participaban Kevin J. Anderson y Peter F. Hamilton entre otros.

Technothriller: narración desarrollada con los recursos clásicos de la novela de intriga y aventuras (thriller) en la que la tecnología y/o la ciencia son elementos básicos de la trama. El technothriller siempre transcurre en el presente o el futuro cercano (10 años máximo) y que se basa en la ciencia o tecnología viable o previsiblemente viable a corto plazo.

Esta definición marca un elemento diferenciador fundamental, donde dice con los recursos clásicos de la novela de intriga y aventuras, lo que aparta definitivamente, en mi opinión, el technothriller de los cánones estéticos y argumentales de la ciencia ficción tal y como ha venido evolucionando desde la Edad de Oro. El technothriller toca temas de ciencia ficción, pero lo hace con otro estilo, el de los thrillers convencionales. Un primer punto básico para explicar porqué el technothriller es en general mucho más popular que la ciencia ficción.

La segunda parte de esta definición incluye el segundo punto básico para explicar la gran popularidad del technothriller entre un público que de ordinario no se interesa por, o incluso desprecia, la ciencia ficción. Gracias a transcurrir en un futuro muy cercano y basarse en tecnologías conocidas, el technothriller requiere para su disfrute de un grado de suspensión de la incredulidad mucho menor que la mayoría de obras de ciencia ficción. Lo que necesariamente no significa que sea más plausible desde el punto de vista científico, que en muchos casos no lo es, pero sí que facilita que el lector se trague la bola.

Otras definiciones enclavan el technothriller dentro de la ciencia ficción, reduciendo las diferencias con las demás ramas de la ciencia-ficción a temas puramente de marketing. Bajo ese punto de vista un technothriller es una novela de ciencia ficción o ciencia-ficción hard vendida como novela mainstream, esto es, no en el rincón de la ciencia-ficción si no haciendo compañía a lo último de John Grisham o incluso Antonio Gala. Y esta definición viene al pelo para explicar la popularidad que el subgénero está adquiriendo entre los escritores de ciencia ficción consagrados.

CRYPTONOMICON de Neal Stephenson es un technothriller y aun lo es más THE COBWEB escrita al alimón con su abuelo bajo el pseudónimo Stephen Bury. LA RADIO DE DARWIN y ALT 47, dos de las últimas novelas de Greg Bear son technothrillers. SECRET OF LIFE de PAUL MACAULEY es también un technothriller. Y lo mismo ocurre con las últimas novelas de Catherine Asaro, etc... Parece haber un interés común entre los escritores de ciencia ficción actuales en el technothriller, bien sea por acercarse a un público más amplio y acceder a las estanterías mainstream y los escaparates de las librerías, bien sea por puro interés crematístico.

Ya pueden leerse en la Red y en las publicaciones especializadas diatribas de puristas y gurús acerca de la muerte o desnaturalización de su género favorito, contaminado ahora por la ponzoña bestsellera. Pero la opinión de este escribidor es que puede que el fenómeno sea todo lo contrario, la expansión del technothriller puede ser la pasarela por la que lleguen nuevos lectores a la ciencia ficción. Y esta expansión, unida al renovado auge de la space opera puede que sean los motores del florecimiento que la ciencia ficción está experimentando en los últimos años, tras el lastre y sangría de lectores que supuso el auge de la ciencia-ficción hard y en menor medida el cyberpunk.

Larga vida pues al technothriller.

© Alvaro Gregori
(812 palabras)