2003, el año de las segundas y terceras partes
Dixon Acosta

Será acaso porque este año en el cual nos desplazamos, comienza con un dos y termina con un tres, que los realizadores de cine de ciencia ficción, decidieron hacer tantas segundas y terceras partes?

Lo ignoro, pero para satisfacción de las mayorías y el enojo de un sector de la crítica, directores y productores coincidieron en el propósito de inundar las salas de cine con secuelas de historias exitosas. Algunas son lógicamente esperadas porque concluyen con la narración de un libro clásico como será EL RETORNO DEL REY, tercera parte de EL SEÑOR DE LOS ANILLOS. Otras como X-MEN 2, continúa con la adaptación de los héroes del cómic al cine. Pero también arriba la tercera parte de TERMINATOR, la historia que catapultó a la fama a un atleta/actor/austriaco ahora estrella/electorera/estadounidense. Para rematar, los creadores de THE MATRIX, no aguantaron las ganas y le programaron el mismo año la segunda y tercera parte de su obra a los espectadores.

Eso hablando del género de nuestro interés, porque revisando la cartelera hay muchos más ejemplos como las aventuras de modelos detectives (LOS ÁNGELES DE CHARLIE), comedias juveniles (LEGALLY BLONDIE 2), policíacas divertidas (BAD BOYS II) e incluso dibujos animados clásicos (EL LIBRO DE LA SELVA). Como se observa no mencioné la tercera parte de HARRY POTTER, pues este personaje amenaza con prolongar su vida fílmica, hasta convertirse en un abuelo y director de su escuela de magia, lo cual no extrañaría, si su autora sigue vendiendo semejante cantidad de libros como hasta el momento.

Lo anterior nos lleva a una eterna pregunta, en el cine son buenas las segundas y terceras partes? Hay una frase célebre de autor desconocido que lo niega de plano, aunque como se diría hay honrosas excepciones que confirman la regla, lo demuestra el ejemplo siempre a mano de EL PADRINO. Considero que como toda creación humana, habrá que juzgar caso por caso. Lo cierto es que hay un elemento sustancial que los realizadores sacrifican, el factor sorpresa. Una cinta de ciencia ficción o fantasía, generalmente es afortunada en la medida de su capacidad de sorprender (como los viejos cuentos policíacos, las fábulas infantiles o la buena poesía).

Una segunda y tercera parte deben partir de un modelo establecido, esa es su ventaja y desventaja. Para los patrocinadores y quienes asumen el costo, puede resultar más confiable invertir en un producto conocido que ha probado ser exitoso, pero en ocasiones la historia, columna vertebral de la película, se ve afectada, los directores apelan a lo superficial, a los efectos visuales, sacrificando el guión. Por ello, en ocasiones, uno observa (cual espectador de espectadores), las largas filas de los cinéfilos que comentan a la salida de los teatros que tal película estuvo entretenida, pero sin la alegría de haber visto algo nuevo.

© Dixon Acosta
Bogotá, (469 palabras)