Especial Sexto Aniversario
El suave influjo de Internet en las revistas
Especial Sexto Aniversario
por José Joaquín Ramos de Francisco

Desde la aparición de Internet en nuestras vidas, hemos asistido a una auténtica revolución en el mundo de las comunicaciones que se traduce en una más rápida y ágil difusión de la información. La versión más light de todo esto sería el correo electrónico y el chat. Si el asunto quedase ahí, podríamos pensar que el fenómeno es poco relevante. Sin embargo, Internet está llamada a revolucionar el medio impreso. De todos es conocido que numerosos periódicos y revistas poseen su propia edición electrónica. Se pueden alegar motivos publicitarios para las grandes compañías editoriales, aunque no está muy claro si esa será la razón principal. Baste señalar que la versión electrónica de Usa Today, un periódico norteamericano, tiene casi tantos lectores como su versión impresa. Quién sí se ha visto enormemente favorecido es el pequeño editor y el editor aficionado que nunca se hubiera decidido a entrar en el mundillo sin las facilidades que proporciona Internet: simplemente te ahorras los gastos de impresión y distribución que ya es mucho. Puestas así las cosas, no es extraño que nos encontremos con una gran variedad de revistas electrónicas que de otra forma sería impensable editar. De hecho, los editores de BEM atribuyen la desaparición de esta revista a los elevados costos que supone publicar en papel impreso. La alternativa en estos casos es el formato electrónico. A Axxon, una revista argentina, le ocurrió lo mismo y optó por el formato electrónico. Al principio compilaba sus contenidos en unos ficheros autoejecutables que bajabas desde Internet (de hecho aún se pueden bajar los números antiguos) y luego leías (o lees) en tu propio ordenador.

Sin embargo, este no debe ser el formato más apropiado para el lector cuando la misma Axxon se pasó al formato HTML. La principal ventaja es que se puede acceder más fácilmente a los contenidos. Numerosas revistas electrónicas, Sitio de Ciencia Ficción, Bibliopolis..., utilizan este formato. Desde mi punto de vista, este modelo es comparable al de los periódicos y semanarios tradicionales en los que predominan fundamentalmente artículos sin que ello suponga desdeñar la publicación de relatos, tal y como ahora hace Sitio de Ciencia Ficción. Su maquetación también es similar a las publicaciones mencionadas. La principal ventaja de este formato es que permite al usuario saltar a aquellos artículos (links) que más le interesen e incluso consultar los atrasados con una mayor facilidad. El mayor inconveniente es que debes permanecer conectado mientras lees aquello que deseas. O buscarte algún truco para ahorrar teléfono.

Otro modelo seguido por las revistas electrónicas (Pulsar, Alfa Eridiani, La Plaga...) es editarlas en formato PDF. Tienen el aspecto de una revista literaria, el modelo que siguen por cierto. Dado su enfoque, en ellas predomina la sección de cuentos sin que por ello carezcan de otras secciones como reseñas de libros, crítica cinematográfica (Pulsar) o artículos de fondo sobre el género (Alfa Eridiani).

La ventaja fundamental de este formato es que puedes bajarlas de una sola vez y leerlas tranquilamente en tu casa o llevártelas impresas de camino al trabajo. Esto se podría conseguir con cualquier otro formato, Word por ejemplo. Sin embargo el formato PDF respeta mucho mejor la maquetación que le ha dado el editor porque no depende de la configuración que el usuario dé al programa. Con esto se pretende salvaguardar el trabajo del editor. También se le pueden añadir contraseñas que eviten la piratería. Cuestión no baladí en la mayoría de ellas dado que pretenden profesionalizarse y salir al mercado. Sin embargo volvemos al tema de los costos y la distribución de las revistas, tema este último que puede bloquear su comercialización. Señalar aquí que las distribuidoras se llevan la parte del león, un cincuenta por ciento sobre el precio de portada. No es extraño por tanto que los editores vuelvan sobre sus pasos y decidan publicar exclusivamente en Internet.

¿Qué nos deparará el futuro? Es pronto para decidirlo. Muy posiblemente el futuro sea el e-book o libro electrónico. Ya hay algunas editoriales dedicadas exclusivamente a este tema. Es previsible que el fenómeno vaya a más. El tiempo nos lo dirá.

© José Joaquín Ramos de Francisco
(681 palabras)
José Joaquín Ramos de Francisco es el editor de Alfa Eridiani y colaborador habitual del Sitio de Ciencia-Ficcion