Especial Sexto Aniversario
Los nuevos formatos de revistas
Especial Sexto Aniversario
por Carles Quintana i Fernández

Es un hecho que internet, y todo lo relacionado con la red de redes, ha cambiado la forma de ver el mundo. Ahora es muy fácil transmitir información a gran número de personas. Cualquiera puede crear una página web, con la que presentarse ante el mundo, y decir prácticamente todo lo que le venga en gana. A lo largo de los años, se ha asistido a un aumento considerable de la cantidad de sitios web, y a la creación de editores para hacer su uso más sencillo, y nuevos formatos de texto, desarrollados para su consulta desde la red. Todo esto ha contribuido al florecimiento de las revistas electrónicas, que presentan varias ventajas respecto las escritas en formato papel.

Hasta hace una década, crear una revista era algo caro, y podía ser difícil hacerlo llegar a los compradores. Así que siempre había el riesgo de que fracasara. Y aún más en el caso de la ciencia-ficción, por lo relativamente limitado de su público. De hecho, existen varios casos de publicaciones de este género, como la famosa Nueva Dimensión española, y la mayoría de pulps estadounidenses, que a la larga terminaron corriendo esa suerte.

Pero con internet, los problemas económicos y de distribución han desaparecido. Ahora, muchos colectivos sacan regularmente revistas con formato exclusivamente electrónico, aunque naturalmente el lector puede imprimírsela si le interesa. Como en general la gente que colabora en ellas lo hacen sin ánimo de lucro, los únicos gastos son del servidor donde está colocada, y estos son fácilmente asumibles con publicidad.

Así que en estas circunstancias, no es nada extraño que desde unos años a esta parte, se haya asistido a un verdadero boom de este tipo de publicaciones, que además de lo ya mencionado, tienen la ventaja de que pueden ser leídas por gente de todo el planeta. La estructura es común en todas ellas, divididas en un porcentaje que puede variar considerablemente, entre artículos de temática variada, y cuentos, tantos de fantasía como de ciencia-ficción.

Sobre las diferencias, una de las principales es el soporte usado. Hay dos. El primero es el HTML, caso de NGC3660 o El Sitio de Ciencia-Ficción, que se caracteriza por que puede ser consultado en cualquier navegador. El segundo, que utilizan Qliphoth, y AlfaEridani, es el PDF, que permite leer e imprimir el texto, pero no modificarlo. Además, con él, se baja la revista de un solo golpe, en lugar de un artículo cada vez, como ocurre con el HTML.

Como ya se ha mencionado, las personas que las hacen no cobran nada por ello. Así que todas estas revistas son gratuitas, lo que es otro punto a favor de una gran distribución. Un inconveniente de las publicaciones de papel es como se han de vender y además pagan a sus colaboradores, no pueden sacar todo lo que reciben, sino que han de elegir aquello que saben que interesará al público hasta el punto de gastarse el dinero que cuestan.

En cambio, este tipo de revistas, como no dependen de dichos ingresos, gozan de una gran flexibilidad para definir su contenido. Así, casi todo el mundo que haya escrito un artículo o un cuento que cumpla unos criterios mínimos de calidad, tiene la seguridad de que su obra será publicada más pronto o más tarde. En consecuencia, y gracias a ellas, muchas personas que nunca se lo habrían esperado, pueden ver algo suyo publicado.

Ahora bien, es cierto que las revistas de papel se han de pagar, pero en cambio están en un material que se puede guardar y consultar cuando se quiere. Eso no pasa con las electrónicas. Se pueden imprimir, pero no es lo mismo, aunque sólo sea por la encuadernación. Así que no todo en el monte es orégano. Lo que si se ha de reconocer es que ahora el lector tiene acceso a mucha más información que antes de la aparición de internet.

© Carles Quintana i Fernández
(650 palabras)
Carles Quintana i Fernández es articulista y escritor de ciencia-ficción