El fan ideal de ciencia-ficción
Julio Mª Escrivá de Viccina

El fan ideal de ciencia-ficción hispanohablante debe gustar de J.G. Ballard, Stanislaw Lem y cualquier otro autor inglés, excepto Arthur C. Clarke en su vejez. De los autores norteamericanos, Ursula K. Le Guin, Gene Wolfe y Benford en sus inicios (no existe la madurez para los autores norteamericanos, de la brillante creatividad pasan de frente a la decadencia).

Nunca, pero nunca jamás deberá decir que le gustan Star Trek, Star Wars o series similares de gusto masivo y vulgar, prefiriendo Dr. Who, Red Dwarf y los 7 de Blake aunque nunca haya visto un episodio en su vida. No deberá abrir jamás un ejemplar de Timun Mas o Dragonlance, debiendo hacer un gesto de bizco ante la presencia de tales volúmenes (los fans mas delicados pueden decir ay, fo). Deberá ser muy condescendiente y asertivo con lo que sea que publiquen autores extranjeros, y muy crítico y exigente con los libros escritos por autores connacionales.

Deberá repetir antes de acostarse 100 veces la siguiente jaculatoria Heinlein es un fascista de lunes a viernes, los sábados la cambiará por Asimov es pueril y los domingos por Ender es pretencioso. Los feriados puede descansar. En lugar de decir ciencia-ficción, usará la expresión el género, y siempre encontrará una clasificación correcta para cualquier obra: ciberpunk, steampunk, hard cifi, space opera o similares.

Con todo, el fan ideal de ciencia-ficción puede, como los otros seres humanos inferiores, sucumbir a ciertas tentaciones. A fin de disciplinar su espíritu rebelde y pertinaz, se establece una lista (referencial) de pecados nefandos y sus correspondientes penitencias:

  • Si disfrutó STARSHIP TROOPERS en el cine... 100 azotes
  • Si la volvió a ver en VHS o DVD... 500 azotes (por reincidente)
  • Si la disfrutó en novela... 100 jaculatorias Heinlein es un facha, por ser pecado venial.

    Nota: Además, el relapso deberá acudir a su superior (Sacros Moderadores de Listas de Correos, Venerables Editores de Páginas Web, Intocables responsables de colecciones de libros de ciencia-ficción), y ofrecer sumisión y obediencia, acatando lo prescrito por el superior responsable. Los mismos procedimientos pueden aplicarse para otros casos...

El fan ideal de ciencia-ficción debe predicar con la palabra y el ejemplo, por ello, deberá andar premunido de un ejemplar de la palabra del Señor, servirán para el caso VALIS, SIVAINVI, A CABEZA DESCALZA, o LLEGADA A EASTERWINE para predicar a los infieles e incrédulos. Se recomienda ediciones de tapas gruesas y sin ilustraciones o textos de contraportada, a fin de no escandalizar a los impíos.

El fan ideal de ciencia-ficción deberá saber cómo enfrentarse a los herejes y disidentes, pudiendo enfrentarlos con palos, piedras y comentarios mordaces en revistas o páginas web.

¿Cómo se reconoce a un hereje o disidente? Son aquellos que no piensan como nosotros.

© Julio Viccina Aguilar
(459 palabras)