Freaks, mentiras y webs de BLADE RUNNER
Joaquín Moreno

Todos los aficionados al cine de ciencia-ficción saben bien que durante este año 2002 se celebra el 20 aniversario del estreno de la mítica película BLADE RUNNER. Resulta comprensible que en tan señalada fecha las editoriales se lancen a publicar algún que otro libro al respecto, intentando hacer memoria de tan magnífico film.

Pues bien, hace poco (marzo de 2002) se ha publicado RIDLEY SCOTT - BLADE RUNNER, un pequeño volumen escrito por Jorge Gorostiza y Ana Pérez, y editado por Paidós () dentro de su colección Paidós Películas.

Me gustaría hacer referencia a un interesante párrafo -no tiene desperdicio- que aparece en la página nº 11 del libro, justo en el capítulo de introducción y presentación de la obra.

Dice así:

    La identificación entre buena película y buen director ha sido también fomentada por uno de los más peligrosos aficionados al cine, el antes llamado cinéfilo y ahora convertido en el freak. Un sujeto con una memoria asombrosa, llena de un cúmulo de datos inútiles y absurdos, que ama u odia sin paliativos y sin término medio a cualquier director o película. Desde ahora queremos dejar claro que este libro no va destinado a este tipo de aficionados, que exigirían datos pormenorizados y nimios, que además no aportan nada al sentido global y a la importancia de la película. Para este tipo de personas ya existen numerosas páginas en Internet, algunas de ellas citadas al final de este volumen, que cumplirán con sus necesidades de poseer los datos más recónditos y ocultos para avivar tanto sus fervores como sus rencores.

Bien, en mi opinión, entiendo que los dos autores primero anticipan sutilmente que el contenido de su libro no va a ser gran cosa, y después van todavía más allá y se atreven a insultar, y calificar de freak, a todo aquel seguidor del film que osa visitar un web site dedicado a BLADE RUNNER con la única intención de encontrar en él una mayor o diferente información sobre la película.

¿Significa eso que lo que hay en las webs dedicadas a BLADE RUNNER es material freak escrito por freaks para ser leído por otros freaks? ¿Significa eso que lo que hay en estas webs es información nimia, un cúmulo de datos inútiles y absurdos, de nula calidad, importancia o interés, sólo apta para ser consultada por peligrosos aficionados al cine y freaks fervorosos y/o rencorosos?

Antes de continuar, permitidme hacer un pequeño inciso explicativo:

Recordemos que en inglés freak significa monstruo o cualquier clase de ser anormal; en español esta palabra se usa, por parte de algunos editores, críticos y escritores nacionales fandomitas, y de una forma muy peyorativa y despectiva que yo no comparto lo más mínimo, para referirse a los jóvenes y no tan jóvenes lectores (al parecer) inmaduros e infantiles, devoradores de franquicias y de cómics, jugadores de rol, acólitos de STAR WARS, STAR TREK o BLADE RUNNER, y, en definitiva, todo aquel individuo dotado (al parecer) con un cráneo poco privilegiado que se deja maravillar por cosas banales, pueriles y de nula calidad literaria o cinematográfica.

Bien, creo que esto es un insulto grave a personas como Jorge Morales y David Llorente, Guillermo Ménguez (), o yo mismo, por sólo citar a unos pocos webmasters que mantienen páginas dedicadas a esta famosa y sublime película, y también creo que es una falta de respeto enorme hacia los internautas que visitan con cierta regularidad este tipo de webs. Webs detrás de las cuales hay un montón de trabajo, un montón de colaboradores que participan desinteresadamente (aportando nuevos temas de discusión, comentarios, ensayos, artículos, análisis críticos, dibujos originales, fotocomposiciones hechas por ordenador, etc.), un montón de horas quemándote las cejas frente al ordenador y, sobre todo, un montón de buenas y valiosas lecturas.

Pero sigo...

Resulta que, después de haber leído el libro de Jorge Gorostiza y Ana Pérez en su totalidad, uno llega al convencimiento de que aproximadamente la mitad de las ideas y referencias que hay en él es información sacada de webs sites dedicados a BLADE RUNNER y, sobre todo, del documento FAQ Oficial de Blade Runner, un texto ya clásico que circula sólo por Internet, en varias páginas web, que originalmente fue desarrollado por el australiano Murray Chapman (), y que actualmente lo llevan otros como Lukas Mariman y la gente del newsgroup alt.fan.blade-runner (la última versión del documento en cuestión puede ser encontrada en ).

¿No es esta una clara contradicción de los autores frente a lo expuesto por ellos mismos al principio de su libro?

También quiero señalar un dato más a tener en cuenta: al final del volumen se afirma que Jorge Gorostiza es arquitecto y Ana Pérez geógrafa. Bien, a dos personas que poseen sendos títulos universitarios creo que se les puede exigir un pequeño ejercicio de modestia y un poquito más de respeto al criticar páginas webs dedicadas a BLADE RUNNER tildándolas de sitios con datos nimios, inútiles y absurdos, ideales para ser visitados por freaks y peligrosos aficionados al cine que busquen avivar tanto sus fervores como sus rencores.

Y ya sólo una última cosa más...

Los aficionados a los cómics, los jugadores de rol, los amantes del cine fantástico o los lectores de cualquier subgénero de literatura de ciencia-ficción (y hasta incluso los webmasters y visitantes de páginas web dedicadas a BLADE RUNNER) jamás serán freaks. Los freaks son aquellos que ven programas de televisión (de cuyos nombres no quiero acordarme) sin pausa ni descanso, o aquellos que se creen que Gregorio Samsa o Gully Foyle, por elegir rápidamente y al azar a dos famosos personajes de ficción, son los nombres de los últimos delanteros centro que ha fichado el equipo de fútbol de su ciudad.

Esos sí son verdaderos freaks.

© Joaquín Moreno
(957 palabras)