Los nuevos Pulp
Alvaro Gregori

Echando un vistazo a la sección de ciencia-ficción de amazon.com se comprueba cómo un porcentaje muy elevado de la ciencia-ficción mas vendida son franquicias. Sin entrar en matizaciones sobre la calidad del material, lo que es un hecho es que se vende mucha franquicia en paperback en los USA y en el Reino Unido. Y esto es un fenómeno interesante.

Este verano pasado me vi forzado a leer en inglés lo primero que encontraba en un supermercado (el tipo de cosas que se encuentran en una isla del sudeste asiático) El resultado fue descubrir algunos autores puramente pulp publicados de forma masiva. Mucha space opera de corte militar en interminables series. Muchas franquicias de cine, videojuegos y RPG. Y mucho technothriller casposo pero entretenido. Y todo publicado en paperback, esto es, portada chillona, papel parecido al de periódico y encuadernación pensada para durar lo justo (exactamente el par de horas que se tardará en leerlo)

Algunos autores consagrados, con premios Hugo y similares, trabajan en este segmento. Y aunque les pese a los lectores puristas, los de la ciencia-ficción como literatura de ideas o grandes alardes estilísticos, parece que al público lo que le atrae son las aventuras rápidas, estereotipadas y fantasiosas en las que los buenos son muy buenos y los malos muy malos.

Quizás la ciencia-ficción, en su eterna búsqueda de reconocimiento y salida del getto, ha olvidado en exceso el entretenimiento y el sentido de la maravilla, para perderse en el onanismo cientifista y esteticista. Es posible que la gente quiera leer ciencia-ficción para pasarlo bien y evadirse, en lugar de perderse entre tanta extravagancia, y que sea ese el motivo real del éxodo de lectores a otros campos.

Yo creo que es perfectamente viable ofrecerlo todo; entremetiendo, ideas brillantes y escritura competente. Y si hay que sacrificar algo, mejor que sean las ideas y el barroquismo antes que el entretenimiento. Es posible que la gente eche de menos las naves espaciales, los paisajes alienígenas, las batallas interestelares, los monstruos lascivos de ojos saltones... todas esas cosas tan divertidas. Quizás sólo sea necesario actualizarlo todo un poco, añadirle toda la imaginería que nos ha caído encima desde STAR WARS, BLADE RUNNER y MATRIX. Barnizar la Space Opera con nuevos colores.

La idea de que el futuro del género pudiera estar en la vuelta de las novelas de a duro podría no estar en absoluto equivocada.

© Alvaro Gregori
(404 palabras)