Pioneer 10
por Sergio Pedraja Cabo

La noticia de la recuperación de las comunicaciones con el Pioneer 10 me ha emocionado de forma inevitable. Veréis, yo pasaba regularmente los veranos en casa de mis abuelos y tíos maternos (en el pueblo, para entendernos) Lo hice desde mis tres años hasta los catorce. Tanto mi hermano como yo siempre dormíamos en la misma habitación, en la cual había un par de mesitas en las que mi abuelo guardaba sus tres elementos de lectura, a saber; las novelas de Marcial Lafuente Estefania, los tebeos de todo tipo (principalmente Bruguera: Din Dan, DDT, Pulgarcito...) y ejemplares de Selecciones del Reader's Digest. Yo comence a leer de forma regular con siete años, cuando me regalaron LA ISLA MISTERIOSA de Julio Verne, en una edición de Circulo de Lectores que aun conservo. El caso es que a los nueve años ya me atrevía con los ejemplares de Selecciones de mi abuelo... Y da la casualidad de que el primer articulo que leí era precisamente una crónica de las posibilidades y de la misión del Pioneer 10. Me fascino tanto que durante una temporada la releía siempre, tanto al dormirme como al despertarme. No sé si el culpable de mi afición a la ciencia-ficción lo fue este articulo, los tebeos de Galax el Cosmonauta, el Capitan Nemo, o las series de ciencia-ficción de Irwin Allen.

Sinceramente, la noticia de la recuperación del contacto con este satélite ha supuesto un reencuentro con mi pasado. Y, por que no decirlo, la noticia en si tiene un cierto aroma a narraciones de Arthur C. Clarke o Bradbury. O, también, me trae inevitablemente a la cabeza el argumento de STAR TREK: LA PELICULA. Y además, me gusta saber que el hombre es capaz de hacer cosas y emprender misiones que trascienden la vida de una persona. Seria importante que esta comunicación con el Pioneer no se perdiese NUNCA. ¿Os imagináis la plaza de las Naciones Unidas, con un simple monumento que contase con un indicador que mostrase de forma constante las señales de aquellos satélites enviados por el hombre que hubiesen abandonado nuestro sistema solar y se dirigiesen como nuestros embajadores hacia otros soles?

Saludos desde el Norte

© Sergio Pedraja Cabo
(365 palabras)