Especial Quinto Aniversario
¿Triunfo virtual o fracaso real?
Especial Quinto Aniversario
por Guillem Sánchez i Gómez

En los últimos años un movimiento imparable se ha hecho presente en nuestro mundo: la globalización de la información. Este proceso permite una gran rapidez y eficiencia en la difusión de información, en la colaboración en proyectos y en el acceso a la información. Como no podía ser menos la comunidad de aficionados a la ciencia ficción a sabido sacar partido de estas posibilidades. Empezamos en pequeñas comunidades, a través por ejemplo de Fidonet, y progresivamente el fenómeno se ha ido ampliando. Hoy en día existen numerosas páginas web, bases de datos, revistas en línea y páginas personales que facilidad que nos informemos, interactuemosy tengamos más posibilidades que nunca de difundir nuestra afición. Sin duda una gran oportunidad para dar a conocer el género y traspasar fronteras.

Podría parecer un panorama idílico, a pesar de ello cada vez es menor la importancia, en volumen o consideración, de que goza la ciencia ficción ante el gran público. ¿Cabría pensar que hemos fallado en algo? Se ha estado produciendo un retroceso de la presencia de la ciencia ficción en el mundo de la cultura, tanto cuantitativamente (menor presencia en librerías, menos películas de calidad...) como cualitativamente. En este último sentido tal vez sea más subjetivo, pero sinceramente tengo la impresión que este género cada vez cuenta menos. Hace unas décadas supo constituirse en una fuente de sublimación de los terrores de la guerra fría, en un creador de sueños y en una fuente de nuevas ideas que, en mayor o menor medida, interesaban a la sociedad, o al menos a su pequeña fracción interesada por la cultura. Sería la época de ULTIMATUM A LA TIERRA, de la película 2001, UNA ODISEA ESPACIAL o de 1984. Era, en definitiva, una época en que el género creaba referentes culturales, nuevas ideas sobre las que discutir y, tan importante como lo anterior, sabía venderse a sí mismo.

Hoy en día los mejores referentes culturales de la ciencia ficción siguen siendo los de antes: una rápida encuesta a pie de calle nos demostraría que los autores más conocidos siguen siendo Asimov, Clarke y similares. Las cada vez más raras ocasiones en que un suplemento cultural habla de la ciencia ficción suele hacer referencia a 1984 y las tertulias sobre cine, cuando se pretenden profundas, ajenas a la taquilla del mes, vuelven inevitablemente sobre 2001 y ULTIMATUM....

He oído echarle la culpa al público con el pobre argumento de que está perdiendo las ganas de imaginar. Pero si así fuera no tendría tanto éxito el género de fantasía, que no solo no pasa por las mismas horas bajas que la ciencia ficción; además arrasa con todo: en taquilla con EL SEÑOR DE LOS ANILLOS, entre el público infantil con HARRY POTTER y entre adolescentes con todo lo imaginable. ¿Realmente podemos culpar al público o deberíamos pensar que en esta gran empresa de la literatura el departamento de fantasía está trabajando más que nosotros?

Deberíamos reflexionar sobre ello. Podemos tratar de crear de nuevo una ciencia ficción que enganche al público y emplear los nuevos medios que están a nuestro alcance para divulgar la ciencia ficción entre el gran público. De lo contrario acabaremos por convertirlos en una confortable jaula de oro mientras el público se aleja de nosotros.

© Guillem Sánchez i Gómez
(541 palabras)
Guillem Sánchez i Gómez es escritor.